Seres que respiran

“No se puede pintar eternamente mujeres haciendo punto y hombres leyendo; yo quiero representar seres que respiran, sienten, aman, sufren. El público a de percatarse de lo sagrado que hay en ellos; así que tendrá que descubrirse al verlos, como en la iglesia”, escribía Munch en su diario.

Extracto Pintura contemporánea de Julián Gallego

El expresionismo modernista, paradójicamente decorativo y profundo, encuentra en Munch su intérprete más genial. Y, traducción de las formas a lo más esquemático -el rielar de la luna se convierte en una i tan real como las siluetas humanas que bailan ante ella-, será uno de los precursores de la pintura abstracta geométrica.

Ojo en ojo (1894) Edvard Munch

Cita del prólogo “de la naturaleza”

La razón es el instrumento de que ha provisto al hombre la naturaleza para que se defienda de ella misma. Madre y madrastra a la par, la naturaleza ha creado en el hombre su víctima o su domeñador; lo ha puesto en condiciones de conseguir el bien supremo, la felicidad, o de querer lo opuesto y precipitarse en el abismo de la miseria. El hombre quiere, el hombre es libre, es artífice de su destino; y esta libertad, que puede parangonarlo con los dioses, hace de él también la criatura maldita del mundo.

.

Extraído del prólogo escrito por Concetto Marchesi en el libro de Tito Lucrecio Caro de la naturaleza.