[Cartas a Diana] Carta II

Seis de marzo del 2017

Querida Diana,
Deseo que te encuentres bien. Me he puesto a pensar si el ajetreo cotidiano de la ciudad donde ahora estas sea la misma que la ciudad donde me encuentro yo ¿las cosas son diferentes pero iguales, tal vez? Aquí, como sabes, los naranjos están floreciendo. Las pequeñas flores blancas de azahar perfuman las calles; encuentro el aroma de estas flores entre las esencias más exquisitas y agradables dentro de mi paradigma de aromas. He pensado en arrancar unas cuantas y guardarlas en un frasco, pero se que eventualmente su aroma se convertirá en algo putrefacto. Pero no importa, lo haré. Las tardes en las que el sol está en su punto, es cuando los árboles desprenden con mayor potencia el aroma de sus flores. Lo digo por las veces cuando voy camino al trabajo en mi bicicleta y paso junto a los naranjos. Huelen delicioso.

Cambiando de tema, hoy una amiga me dijo que esto de las cartas es una mala idea, dice que debo superarte. No sé de qué habla, ¿cómo superas a alguien? digo, si encapsulo las flores de azahar; llegará un punto que las recordaré por la esencia que alguna vez tuvieron. Será inevitable olvidarlas, a menos que corten todos los naranjos de la ciudad, que la primavera nunca llegue o que me vaya lejos donde esos árboles no existan. Es por eso que le digo que no se preocupe, que esto no omite mi sentido del olfato para otros aromas, aunque el azahar sea siempre mi favorito. Supongo que más que superar, prefiero el recuerdo.

With shortness of breath, I’ll explain the infinite
How rare and beautiful it truly is that we exist.

Lo anterior es parte de la letra de una canción que he estado escuchando recientemente. Forma parte de un álbum llamado Space. Te dejo el enlace a la canción por si gustas checarlo. El álbum tiene una canción para cada planeta. Saturno es mi favorito.
Tal vez sea egoísta pensar que el universo solo existe para que pueda ser visto por mí, pero es una idea que me tranquiliza aún cuando pienso que ya estoy tranquilo.

Perdón por la poca profundización de los temas. Espero que las siguientes cartas sigan el hilo de algo en particular.

Espero que te encuentres bien. Te envío un cálido abrazo.

Te quiere,
firmaCAD

PD: Gracias por tomarte el tiempo de leer mis palabras.

¿Qué se comparten las parejas?

B612_20160717_110255.jpg

Hola, Press.

Luego de algunas semanas intercaladas que oscilan entre pláticas o mensajes agradables hasta los mensajes incómodos y laberínticos que no parecen tener salida: sigo pensando en lo que ella me contestará. Mensajes de Whatsapp híbridos y extraños que no provocan temor sino una búsqueda infinita de espontaneidad; una espontaneidad que pareciera ser el héroe de las relaciones en las que uno quiere parecer «casual».  Créeme, Press; casual es lo último que siento. Ya quisiera sentirme casual. Siento en su lugar: una especie de angustia, ansiedad por saber que pensará cuando me lee y que tanto de lo que piensa llega de forma intacta en sus respuestas. Me tortura la idea si ese emoji estará reflejando su verdad.

En la mañana mientras tomaba fotos me pregunté acerca de qué actividades puedo o son las que seguiré haciendo sólo. Creo que estar soltero por mucho tiempo, por lo menos en mi caso, provoca un apego enfermizo hacia la soledad. El estar sólo se vuelve de pronto mi mejor y peor compañía. Pienso acerca de todas las actividades que disfruto hacer sólo. Más tarde, al llegar a casa y limpiar, reflexiono acerca del asunto ¿Será cierto lo que dicen, será que una relación es de compartir lo que te gusta y hacer lo que te gusta con esa persona especial? Y mientras junto el polvo con el recogedor admito que soy egoísta y que por más que quiera mis actividades solitarias, prefiero mil veces compartir mis actividades y mis momentos con ella. Compartirlas con esa persona.

Mira, Press, ahorita mismo creo que tengo miedo a que mis pasatiempos le sean extraños, tengo miedo a acostumbrarme a hacer las cosas en compañía, porque eso haría que la soledad tengo una inclinación hacia una compañía desagradable.

Espero que entiendas, Press. Descansa.

Con cariño,

Edgar M.