Reseña: «Momo» de Michael Ende

Autor: Michael Ende
Título: Momo
Fecha de publicación: Enero 2016 (Originalmente publicado 1973)
País: Alemania
Editorial: Alfaguara
Formato: Físico
No. Páginas: 320 páginas
Género: Literatura infantil y juvenil

Sinopsis

Momo es una niña muy especial, posee la maravillosa cualidad de hacer sentir bien a todo aquel que la escucha. Pero la llegada de los hombres grises, que pretenden apoderarse del tiempo de las personas, va a cambiar su vida. Será la única en no dejarse engañar y con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, emprenderá una aventura fantástica contra los ladrones de tiempo.

Reseña

Momo es una historia que puse en pausa a lo largo del año y me parece que lo he terminado en el momento perfecto: en un fin de año. Lleno de personajes entrañables que narran las diferentes maneras en la que una vida sin juego, sin rumbo y sin una clara visión de nosotros mismos, es solo una vida monótona, de apuros, cansancio, frustraciones y en donde el tiempo pareciera nunca ser suficiente. Momo nos cuenta sobre la llegada de los hombres grises a un pequeño pueblo y cómo logran convencer a todas las personas que la calidez de sus tratos y costumbres de convivencia, les está ocasionando «perdida de tiempo». Esta en manos de Momo y sus amigos en hacerle ver a la gente el daño que esos hombres grises están ocasionando. Esta misión se vuelve más y más difícil, y no será hasta la llegada de otros fascinantes personajes; entre ellos una carismática tortuga llamada Casiopea, cuando Momo tendrá la posibilidad de salvar a las personas de esos fríos y cenizos hombres grises.

Sigue leyendo Reseña: «Momo» de Michael Ende

Una taza caliente de estrofas y otras «Palabras de desayuno» [Reseña]

Autora: Laura Fernanda
Título: Palabras de desayuno
Fecha de publicación: 2018
País: México
Editorial: Grupo Rodrigo Porrúa
Formato: Físico
No. Páginas: 65 páginas
Género: Poesía

Sinopsis

Son todas las recetas de mis amores, inquietudes, respuestas y preguntas sin signos de interrogación
Los ingredientes son mis derechos, mis izquierdos, mis frentes que van en alto y las que van al borde de la zona donde crece mi cabello y mis locuras; son pizcas de mis miedos que nunca se atrevieron a salir y jugaban en mi cabeza a saberlo todo; cucharadas de mis ganas ahorradas e invertidas; son gotas de suposiciones y sus posiciones.
Son medicina sin prescripción y mi refugio sin descripción.
Son espacios separados de caracteres. Son espacios unidos de carácter.
Son palabras que alimentaron mis mañanas, sazonaron mi razón y nutrieron mi corazón.
Son para ti, lector. que desayunas cereal y rutina todas las mañanas, agarres y cocines tus huevos como te pegue la chingada gana.

Reseña

La mesa está servida entre las 65 páginas que conforman la variedad de platillos de este poemario. Publicado por el Grupo Rodrigo Porrúa, Laura Fernanda o como la llegué a conocer por Instagram, La Pinche Fer, nos presenta un texto como vía de escape de esta ajetreada realidad. Pero más allá de un «escape» es un camino a ver desde su fresca perspectiva y elección de palabras, esas situaciones que compartimos todos: ganas de ser fuertes, débiles, ganas de coger, de cuestionar o de mandar todo a la chingada. Laura toma algunos sentimientos y sensaciones universales y las ensambla de manera que tengamos un flashback a ese momento incómodo, a ese minuto placentero, a esa sensación de inutilidad, de plenitud y de inconsistencia. En una entrevista para el portal de Playboy México, Iván Montejo anota » buena parte de los poemas siguen lo que Laura Fernanda llama “Polisemia Emocional”, un signo lingüístico donde una palabra tiene dos o más significados, las emociones no son las mismas». Así, como en busca de nuevos sabores, Laura experimenta a través de la búsqueda para encontrar una estética sencilla, una propuesta agradable y fácil de digerir por las mañanas en el desayuno, durante el caos de la comida o el agotamiento de la cena.

Palabras de desayuno deja un espacio para esos pensamientos que a veces se oyen bien en nuestras cabezas y que no es hasta que lo leemos en papel cuando vemos que lucen mucho mejor. Es en ese momento cuando vemos que la sinceridad es poesía en sí misma.

Gracias

por abrirme
tu puerta
tu corazón

y tus piernas

——–apio y piña en cuadros

O ¿qué tal la reiteración de los hechos para superar los miedos?

Ya no me da miedo
saber que existes
y no saber quién eres
ni dónde estás.

——– media toronja y tostada con hummus

Tal vez hasta esa angustia irrazonable que narra «——–parfait de frutas» (fragmento):

En el momento que
acogí,
acepté
y amé
mi parte romántica
y cursi,
(esa parte que se comparte)
comprendí
que vivo el riesgo
de enamorarme
en cualquier momento.

Se puede observar mi afinidad por las frutas, partiendo de la selección de poemas que elegí, pero de igual forma hay otros más agridulces, salados y otros sin sabor (sin que este llegué a saber mal).

Ante la alta competencia entre los medios de comunicación para capturar al espectador, la estructura y forma de la poesía de Laura, se adhiere a las dinámicas fugaces y rápidas impuestas por las alternativas de entretenimiento. El libro como objeto se enfrenta a esta característica de «fugacidad» y el texto llega a suplir este aspecto para dar pie a las relecturas y redescubrimientos en las palabras de los poemas.

Palabras de desayuno es un buen libro para llevar, acompañar esos pequeños espacios vacíos del día y un buen sustituto a las pantallas pequeñas. Palabras que se adaptan a los desayunos tranquilos o apresurados. Tal vez, a los lectores habidos, el libro les llegue parecer breve, dependiendo que tanto quieran detenerse en cada platillo. Otra característica del texto es que lo considero como un buen inicio para los lectores interesados en la poesía y para aquellos que buscan sin intenciones de encontrar.

Pueden conseguir el libro en Otros mundos café dentro de Casa Madrid en Hermosillo, a través de la página oficial de la autora o mandando un mensaje directo a a su cuenta de Instagram. Es fácil de distinguir el libro con su color amarillo madrugador. En fin, no se pueden perder la oportunidad de leerlo y para cuando lo encuentren, les deseo un «buen provecho».

PD: Sólo anoto que encontrar a autores es uno de mis hobbies favoritos. Laura Fernanda es originaria de Cananea, Sonora; muy cerca de «El Charco», el nombre por el que conocemos a la ciudad donde nací: Agua Prieta, Sonora.

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Naves, robots y los escenarios posibles de lo fantástico

Portada Los visitantes

Autora: Reina, Claudia
Título: Las visitantes
Fecha de publicación: Abril, 2017
País: México
Editorial: Color
Formato: Físico
No. Páginas: 96 páginas
Género: Narrativa, cuento, fantástico, ciencia ficción.

Sinopsis: En este compendio de cuentos Claudia Reina privilegia la escritura mediante la imaginación fantástica y los escenarios posibles. Cada uno de los textos comprende un mundo de historias entrelazadas por la consistencia de los enigmas. Más allá de una postura mística, la narrativa fantástica de Los visitantes nos comunica los cuestionamientos que nos hemos hecho todos, alguna vez, respecto a la realidad. ¿Qué fue lo que vi? ¿Soy un afortunado? ¿Me estoy volviendo loco? ¿Qué está pasando allá afuera? ¿Colonizar para qué? Estas y otras preguntas nos hará Claudia Reina para sujetarnos con el cinturón narrativo a su film interpretativo de la sociedad, respecto a los conflictos que nos visitan a diario. Nos «queda poco tiempo». Empecemos.

Reseña

“También [tengo] un libro de cuentos que se llama Los visitantes, pero la fecha de publicación de este libro es incierta”, decía la escritora sonorense, Claudia Reina (Nogales, Sonora, 1980) durante una entrevista en el 2016 para la revista Pez Banana. Hoy sabemos que fue casi un año exacto, el tiempo que transcurrió entre la fecha de la entrevista y el momento en el que su libro se terminó de imprimir en los talleres gráficos de la Editorial Color en la Ciudad de México.

Claudia Reina es reconocida por mantenerse al margen de las relaciones públicas del mundo literario lo que repercute en un escaso número de entrevistas o páginas que permitan conocer un poco más de cerca a la escritora. Si bien la autora se mantiene reservada, es su pluma la que atrae los reflectores. Gracias a su habilidad e interés por contar historias y crear mundos, Claudia Reina ha sido acreedora de varios premios literarios. Algo que es importante destacar sobre Reina, son los temas y espacios en las que decide desarrollar sus relatos. Siendo Sonora uno de los espacios geográficos por antonomasia de la literatura fronteriza, algunas generaciones no han podido deslindarse de los espacios desérticos y su respectivo imaginario, o han tenido un mínimo interés en hacerlo. Y aunque en La visita del  señor Morhl (Fondo editorial Tierra Adentro, 2012), novela escrita por Reina, se hace mención a Sonora pero más que nada como un elemento subordinado a las meras características esenciales del espacio pertinente para la obra “Nunca menciona el nombre de la capital, ni el de la playa donde fue rescatado: al igual que Roberto Bolaño alude a Sonora como un lugar abarcador. Daniel llega a su destino, cuyo intolerable calor parece ser su rasgo más notable” (Gil, 2013). Si bien esta novela ha llegado a ser un vehículo de reconocimiento luego de ser galardonado por el III Premio Nacional de Novela para Escritoras Nellie Campobello, Reina ya había demostrado en el 2007, su dominación por la escritura, siendo ganadora del Concurso del libro sonorense en tres categorías: teatro, cuento y novela. Los visitantes, llega en un momento justo para poner el nombre de Claudia Reina sobre la mesa junto a diversos cuestionamientos de lo que se está escribiendo actualmente. Este texto pasa a ser un elemento más que contribuye al proceso de consolidación de la autora.

Las 96 páginas que conforman Los visitantes transitan en el campo de lo fantástico, género que ya ha sido excursionado por la autora en obras anteriores. Algo importante de resaltar es que por medio de los cinco cuentos  que conforman la obra, no sólo se abordan los temas fantásticos, sino que además propone espacios y elementos de la ciencia ficción. De este modo, la obra genera un punto de convergencia entre ambos géneros. La literatura fantástica, partiendo del planteamiento que Todorov establece en Introducción a la literatura fantástica, tiende a evolucionar y cambiar conforme a las nuevas propuestas. Entonces “un texto no es tan solo el producto de una combinatoria preexistente, sino también una transformación de esa combinatoria” (Todorov, 08). Pero a pesar de que Todorov prevé la hibridación y la evolución del género fantástico, cabe leer a Ana María Barrenechea en “Ensayo de una Tipología de la Literatura Fantástica” en donde argumenta sobre los parámetros establecidos por Todorov, mismos que no han logrado seguir las manifestaciones contemporáneas de lo fantástico: “los requisitos de Todorov hacen que sólo haya un período histórico muy reducido en el que florece la literatura fantástica pura (desde fines del XVIII con Cazotte, hasta fines del XIX con Maupassant [..])” (Barrenechea, 295). Los cambios eran de esperarse ya que “La literatura se crea a partir de la literatura” (Todorov, 10), según la cita que hace Todorov de “Ethical Criticism: Theory of Symbols” de Frye. Por este lado, Reina ha dejado claro que su escritura surge a raíz de sus lecturas y su trabajo se desenvuelve en una reformulación narrativa, brindándonos este agradable  conjunto de cuentos.

El cuentario inicia con “Noche estrellada”, la historia de Tomás López, un niño poco común que recibe el rechazo de sus compañeros y que su aparente extrañeza permea hasta perturbar a las personas adultas. Una narración que despega ante una aparente cotidianidad, para luego pasar al extrañamiento y terminar en la revelación final. Contada por una voz narrativa aparentemente adulta o consciente que rememora la interacción que tuvo con ese niño durante su niñez. Todo girará alrededor al secreto que el niño escondía y que ella llegó a conocer.

“Luces en el horizonte” nos brinda la historia de un hombre violento y alcohólico que murmura que “la vida iba más allá del espacio infinito”. Contada desde la voz de una mesera en modo de confesión y recurriendo a un hecho pasado. Ella trabaja en la cantina al que recurre este misterioso hombre, su relación tendrá origen a partir de esa frase que escucha murmurar al hombre. Al estilo de un escoltamiento similar al de Juvencio Nava en el cuento “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, acá el hombre se lleva a la mesera y el cuento gira en torno a la incertidumbre de ella al no saber qué le hará ese sujeto; sólo para desembocar en un sorpresivo encuentro del que ahora ella también es testigo.

“R400” establece la dinámica entre el hombre y la máquina, Reina explora esta psicología desde la perspectiva de un hombre que no confía en estos seres metálicos que son cada vez más analíticos hasta llegar a conclusiones que chocan con las creencias humanas. Pero en este juego de máquina-hombre, las relaciones empiezan a asemejarse tanto que surgen preguntas acerca de quién es el hombre y quién es la máquina.

“Meteorito”, el cuento que en lo personal se me hizo el más entrañable, narra la historia de una pareja de adultos mayores, los López, y su cotidianidad. Los apellidos pueden ser un juego con el primer cuento, o no. Ante los sueños que parecen comunicarle algo, la señora López recurre al pasado, vive su presente, y recurre al futuro en sus sueños, en donde alguien le dice que “le queda poco tiempo”. Aún así, y en invierno, ella sigue saliendo a regar sus flores.

Finalmente “¿Qué harías si vieras naves espaciales en el cielo?”, brinda una continuidad al cuento anterior, respecto al espacio y tiempo. Se establece una atmósfera onírica y de realidad en donde se empieza a inclinar una cierta preferencia por el espacio onírico. Esto nos lo cuenta un narrador omnisciente con un enfoque en el personaje de María, una joven que vive una vida monótona y en donde sus sueños adquieren una realidad más agradable que la propia. Consciente de que el espacio al que recurre a manera de escape no es del todo “real”, la joven empieza a tomarle cariño a ese lugar que parece ser un Edén donde se resguardan sus padres ya fallecidos. Un día descubre que ese espacio de aparente ensoñación está regido bajo normas propias y que las consecuencias por haber accedido  a él puede llegar a ser más real de lo que cree.

Claudia Reina propone la narración de lo fantástico ante nuevos escenarios. La sutileza de su escritura permite un lectura fluida y envolvente. Las veces en las que los elementos de la ciencia ficción quedan expuestos de manera explícita, es porque el cuento lo amerita, pero en la mayoría de los casos, opta por alejar al presunto concepto. Este recurso de omisión configura la parte fantástica de sus relatos.

Gracias al estímulo del FORCA (Fondo Regional para la Cultura y las Artes del Noroeste) y su respectiva alianza de los organismos culturales que la conforman: Instituto Sonorense de Cultura, Instituto de Cultura de Baja California, Centro Cultural Tijuana, Instituto Sinaloense de Cultura, Instituto Sudcaliforniano de Cultura y la Secretaría de Cultura; se ha hecho posible que Los visitantes (2017), pueda ser adquirido en línea o librerías. Este cuentario se perfila como una propuesta a las posibilidades de lo que el centro del país se empeña en clasificar como “literatura fronteriza/del norte” y brinda las posibilidades de diálogo no sólo a lo fantástico sino que por medio de esta, se abren puertas a otros géneros. El libro crea una propuesta y amplía el panorama actual de la creación literaria sonorense y brinda una alternativa al encasillamiento de los géneros literarios que se basan en los espacios geográficos. Los visitantes se presenta ante los ojos de los críticos que han seguido a Reina, pero existe toda una audiencia de estudiantes y público en general, ansioso por conocer qué otras posibilidades brinda la literatura local.

Claudia Reina dictamina su escritura y los temas que ella desea abordar. La Universidad de Sonora, la institución literaria más grande de Sonora forma licenciados ejemplares, que se dividen en múltiples áreas pero que rara vez llegan a la escritura creativa. Se  ha etiquetado a nuestra literatura desde una perspectiva centralizada; son los casos como Reina y otros más los que brindan voz a la literatura del estado. Si queremos que nos escuchen, critiquen y que se generen diálogos en el área de la escritura creativa, se necesita formar y estimular figuras establecidas. También es necesario ver cómo se percibe la creación literaria en las instituciones y actuar por una reformulación de la misma y la presencia que esta tiene en los programas educativos, todo en busca de una voz como la de Reina y los creadores de Sonora.

Al final del día Los visitantes es propuesta, convergencia, ejemplo, irrupción, extrañamiento y cómo dice Barrenechea “el ámbito de los desconocido se reduce cada vez más con los avances de la ciencia, porque el psicoanálisis ha acabado con ciertos tabúes que alimentaban lo fantástico” (Barrenechea, 402) pero ella misma anota lo siguiente como un acto de fe a la continuidad del género “el miedo a la muerte inevitable continuará alimentando la posibilidad de imaginaciones fantásticas” (Barrenechea, 402). Reina ejemplifica esto y lo hace a su modo ante el género de la ciencia ficción, género que sigue captando la atención de los lectores. Los visitantes termina siendo, irónicamente, un texto digno de ser visitado.

03/12/18

Hermosillo, Sonora.

Bibliografía:

  • Reina, Claudia. Los visitantes. Ciudad de México, México: Editorial Color, 2017.
  • Todorov, Tzvetan. Introducción a la literatura fantástica (1970). España: Editor digital 17ramsor ePub baser r1.0, 2014.

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Portada de Los visitantes