N. M. D. [Poema]

Este semestre estoy llevando una materia acerca de nuevas narrativas, en donde hemos visto formas narrativas, tipos de narradores y comparación de los tipos de cuentos. Analizamos cortometrajes, canciones, películas, cuentos, fotografías, ilustraciones y alguna que otra cosa más que estoy seguro se me está escapando en este momento. Entre uno de los trabajos finales que nos pidieron para la clase es hacer una adaptación. Podían ser reinterpretaciones de cuentos, o una obra de teatro a partir de una canción, o canción a partir de un cuento; el caso es que las posibilidades eran extensas. No sabía de qué lo iba a hacer, al final me decidí por una canción de un álbum que mi roommie me había compartido hace poco. La artista se llama Hope Tala y la canción se titula “D. T. M.”, abreviaturas de Don´t tell me. La canción explora una ruptura y como una de las partes recrimina a la otra al decirle que es insensible y que no le duele, cuando en realidad la voz narrativa asegura que el proceso también le duele y le está afectando. No soy bueno con la poesía pero quise escribir un pequeño texto para el vídeo que haría, ambos basados en la canción “D. T. M.”. Les adjunto la canción al final de este post y algunas de las fotos del día que grabé el vídeo con una amiga de teatro y su amigo. El clip ya casi lo termino de editar y en cuanto lo suba, se los comparto. Realmente me la he pasado muy bien al adaptarlo.


N. M. D.

No me digas que mi café se enfría,
que aquel globo voló alto.
que este sol no te quema,
que las lágrimas no arden o
que esa mordida no te envenena.

No me digas que aún tienes esa flor seca,
que la has dejado pudrirse entre páginas,
que las palabras te respiran al oído,
que se arrastran sobre el polvo,
que clavan sus colmillos y construyen nidos.

No me digas que los abrazos no terminan,
que las manos y los huesos crujen,
que los pies se doblan y tambalean,
que te secas sobre tu propio tallo
que baila y grita para que todos lo vean.

No me digas que el día es eterno,
que nuestras sombras alumbran la noche,
que los búhos y murciélagos aman el día,
que mis secretos vuelan y
que no escuchas lo que predice mi melodía.

No me digas que los profetas se equivocaron,
que podemos cambiar las cartas del Tarot,
que si la muerte, la torre y el diablo,
que el final ha llegado y
que mis palabras no te llegan cuando te hablo.


PD: Para la clase de literatura inglesa haremos un trabajo audiovisual también. Una amiga y yo adaptaremos el cuento de la escritora anglo-irlandesa Elizabeth Bowen “La amante del demonio”, contextualizado en México.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

“Espero curarme de ti” – Jaime Sabines [poema]

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

-Jaime Sabines


pd: en una semana recrearemos cada pecado capital, evento en fb…

Quiero que tengas un balcón [poema]

Quiero que tengas un balcón,
para ver a través de tu ventana,
para no cantarte esta canción,
que eso para ti es cosa vana.

Quiero que tengas un balcón,
para ver tus horas de alegría,
ver como suspiras de emoción,
desde abajo pasar la vida mía.

Quiero que tengas un balcón,
adornada de plantas y flores,
ver como nace en ti la pasión,
entre ramas y rosas de colores.

Quiero que tengas un balcón,
para verte pasar nuestro hoy.
Verás mi avergonzada confusión,
Sonrió, ¡tonto enamorado soy!

Quiero que tengas un balcón,
para que me sigas con tu mirada;
Ser súbdito tuyo sin decisión,
tú mi dueña, por siempre amada.

Quiero que tengas un balcón,
para verte en el atardecer del valle;
de sol bañada en dorada loción,
mientras soñador camino por la calle.

Quiero que tengas un balcón,
no porque seas una princesa,
lo quiero para verte a ti;
para contemplar tu belleza.

Algún balcón en Puebla

Reza por presa

Ruge en el silencio de tus decisiones.

Elige a la más débil carnada,

Zorra sigilosa o hiena enfurecida,

Ahoga el temor y arrebata la vida,

Para juntos destrozar sus almohadas y

Ocultar sus pesadillas en botellas.

Reza conmigo mi vida que las

Presas son astutos seres,

Reinan en monótonos quehaceres

Engendrando luces de patéticas estrellas.

Salgamos esta noche a cazar una presa,

Aclama a Dios por nosotros, calla y reza.

-Oscar Mares

20170901_092538-01

[Poema] “Amor constante más allá de la muerte” de Francisco de Quevedo

fdq

Francisco de Quevedo 
España: 1580-1645

Amor constante más allá de la muerte


Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

 

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día

[Poema] “Tú crees en el ron del café” de Paul Verlaine

paul_verlaine_250

Paul Verlaine  
Francia: 1844-1896

Tú crees en el ron del café


Tú crees en el ron del café, en los presagios,
y crees en el juego;
yo no creo más que en tus ojos azulados.
Tú crees en los cuentos de hadas, en los días
nefastos y en los sueños;
yo creo solamente en tus bellas mentiras.
Tú crees en un vago y quimérico Dios,
o en un santo especial,
y, para curar males, en alguna oración.
Mas yo creo en las horas azules y rosadas
que tú a mí me procuras
y en voluptuosidades de hermosas noches blancas.

Y tan profunda es mi fe
y tanto eres para mí,
que en todo lo que yo creo
solo vivo para ti.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día

[Poema] Silencio de Francisco Luis Bernárdez

francisco_luis_bernardez_2501

Francisco Luis Bernárdez 
Argentina:  1900-1978

Silencio


No digas nada, no preguntes nada.
Cuando quieras hablar, quédate mudo:
que un silencio sin fin sea tu escudo
y al mismo tiempo tu perfecta espada.

No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.

Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco y silenciosamente
inundará tu pecho de este modo,

sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día
.

[Poema] Si has de Amarme… de Elizabeth Barrett Browning

ebb

 Elizabeth Barrett Browning 
Inglaterra:
1806-1861

Si has de amarme que sea solo
por amor de mi amor. No digas nunca
que es por mi aspecto, mi sonrisa, la melodía
de mi voz o por mi dulce carácter

que concuerda contigo o que aquel día
hizo que nos sintiéramos felices…
Porque, amor mío, todas estas cosas
pueden cambiar, y hasta el amor se muere.

No me quieras tampoco por las lágrimas
que piadosamente limpias de mi rostro…
¡Porque puedo olvidarme de llorar

gracias a ti, y así perder tu amor!
Por amor de mi amor quiero que me ames,
para que habite en los cielos, eternamente.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día.