Encierros y libertades: visiones sobre el matrimonio e infidelidad en algunas cuentistas de mediados del siglo XX y principios del XXI

Photo by Pixabay on Pexels.com

El siguiente texto es una reseña de una compilación de cuentos de mi clase de literatura mexicana. La compilación está compuesta por las siguientes narradoras mexicanas:

  • Amparo Dávila
  • Inés Arredondo
  • Raquel Banda
  • Ángeles Mastretta
  • Silvia Molina y
  • Guadalupe Nettel

La reseña es de una cuartilla, por eso la brevedad. Adjunto los comentarios que el maestro anota (excepto por aquellos que tienen que ver con la redacción). Al final, les comparto un mapa que el maestro elaboró con base a los temas que abordaron las reseñas que el grupo le mandó.

Si desean recibir el archivo con la antología que el maestro elaboró, escríbanme a oscarmares9@gmail.com, con asunto “Antología escritoras mexicanas”.


Encierros y libertades: visiones sobre el matrimonio e infidelidad en algunas cuentistas de mediados del siglo XX y principios del XXI

Las voces de las mujeres quedan subordinadas a la ideología dominante, la cual se caracteriza por androcéntrica y patriarcal. Es por eso que resulta interesante analizar los cuentos de narradoras mexicanas que escribían a mediados del siglo XX, momento decisivo en su lucha por obtener voz y voto en un país que acuñó el término que lo caracteriza: machista. “La celda” de Amparo Dávila, delinea un personaje que vive a los márgenes y violentada ante las mecánicas “funcionales” de la sociedad y de su familia nuclear[DAC1] . El cuento “En la sombra”, al igual que Dávila, Inés Arredondo propone a una mujer introspectiva de la cual sus palabras hacen ecos en su cabeza y en la oscuridad. Raquel Banda continúa narrando sobre el tema del “deshonor”, al igual que sus dos antecesoras de la selección, sólo que esta vez hay una verbalización sorprendente de la voz que exige y del sujeto opresor que decide seguir ignorando. Es a partir de Ángeles Mastretta, con sus cuentos de Mujeres de ojos grandes, cuando la mujer sigue el hilo de manifestar y accionar sobre lo que quiere, denotando un antes y después de la representación de la mujer. “La noche de Mara” de Silvia Molina libera, literal y sintácticamente a la voz de la mujer, al desinhibir las expresiones que no son socialmente “aceptables” cuando su voz narrativa femenina usa palabras consideradas como  “groseras”. Finalmente, “Hongos” de Guadalupe Nettel, crea al personaje con mayor perspectiva sobre el matrimonio, generando así un fuerte contraste con el cuento de Dávila, el cual aborda ese mismo tema.

Más allá de las formas y estrategias narrativas, cabe enfatizar el matrimonio, visto como símbolo de fidelidad incondicional, atadura y una inminente monotonía. Ligado a esto se encuentra la infidelidad como deshonra, vergüenza y motivo para demeritar el supuesto “valor” de la mujer. Pero ambos conceptos son abordados con ajustes que responden a los cambios generados en su tiempo de escritura[DAC2] . Por ejemplo, el matrimonio abordado en “La celda” dista mucho del de “Hongos” en el sentido de que se presupone una felicidad en algún momento de la vida de la protagonista y más importante aún: en el cuento no parece haber indicio de que un tercero haya forzado la unión; en cambio, con Dávila, el matrimonio es construido como una nueva forma de violencia y encierro. La infidelidad en “Un hijo” y “En las sombras”, la mujer amante es vista como portadora de un extremo deshonor y falta a la moralidad. En cambio “Hongos”, “La noche de Mara” y en uno de los cuentos de Mastretta, la amante y la infidelidad son vistas como un elemento natural, con sugerencia de ser hasta necesario en respuesta al aburrimiento del matrimonio. La mujer de “En las sombras” es introspectiva, callada y se rige bajo las normas del hombre. Nettel responde a un nuevo contexto histórico y a través de este escenario, delinea a una mujer contemporánea y cosmopolita [DAC3] que decide el papel que juega y que acepta por elección más que por imposición.
Finalmente, cabe esperar las futuras rupturas de otros constructos sociales impuestos hacia la mujer y las repercusiones que esta tendrá en la literatura.


 [DAC1]Compuesta, por cierto, por puras mujeres, lo cual sugiere que el machismo es una estructura, no un comportamiento individual y exclusivamente de los hombres. En el cuento de Amparo, la hermana y la mamá son las primeras opresoras.

 [DAC2]Totalmente de acuerdo: el tema es el mismo, pero no su tratamiento ni la lectura que cada cuentista hace de él, por más que haya muchas convergencias.

 [DAC3]De acuerdísimo: la infidelidad se da, para empezar, en otros país, a raíz de un viaje de trabajo internacional.

Mapa conceptual

Mapa sobre escritoras mexicanas (1959-2014)

PD: ¿Qué opinan sobre la evolución de las voces narrativas escrita por mujeres?

El spanglish de Don Quixote, un gentleman que andaba por los fifty

El siguiente texto lo vimos en la clase de literatura fronteriza. Se trata de una traducción al spanglish del primer capítulo de Don Quijote de la Mancha. Al leerlo, se puede apreciar esta convergencia de palabras que renuevan al texto para darle una tercera dimensión utilizando como ejes al inglés y el español.


El heart en la palabra

Don Quixote de La Mancha (I)

Ilán Stavans

Don Quixote de La Mancha
Miguel de Cervantes
First Parte, Chapter Uno
Transladado al Spanglish por Ilán Stavans

In un placete de La Mancha of which nombre no quiero remembrearme, vivía, not so long ago, uno de esos gentlemen who always tienen una lanza in the rack, una buckler antigua, a skinny caballo y un grayhound para el chase. A cazuela with más beef than mutón, carne choppeada para la dinner, un omelet pa’ los Sábados, lentil pa’ los Viernes, y algún pigeon como delicacy especial pa’ los Domingos, consumían tres cuarers de su income. El resto lo employaba en una coat de broadcloth y en soketes de velvetín pa’ los holidays, with sus slippers pa’ combinar, while los otros días de la semana él cut a figura de los más finos cloths. Livin with él eran una housekeeper en sus forties, una sobrina not yet twenty y un ladino del field y la marketa que le saddleaba el caballo al gentleman y wieldeaba un hookete pa’ podear. El gentleman andaba por allí por los fifty. Era de complexión robusta pero un poco fresco en los bones y una cara leaneada y gaunteada. La gente sabía that él era un early riser y que gustaba mucho huntear. La gente say que su apellido was Quijada or Quesada –hay diferencia de opinión entre aquellos que han escrito sobre el sujeto– but acordando with las muchas conjecturas se entiende que era really Quejada. But all this no tiene mucha importancia pa’ nuestro cuento, providiendo que al cuentarlo no nos separemos pa’ nada de las verdá.

It is known, pues, que el aformencionado gentleman, cuando se la pasaba bien, which era casi todo el año, tenía el hábito de leer libros de chivaldría with tanta pleasura y devoción as to leadearlo casi por completo a forgetear su vida de hunter y la administración de su estate. Tan great era su curiosidad e infatuación en este regarde que él even vendió muchos acres de tierra sembrable pa’ comprar y leer los libros que amaba y carreaba a su casa as many as él podía obtuvir. Of todos los que devoreó, ninguno le plaseó más que los compuestos por el famoso Feliciano de Silva, who tenía una estylo lúcido y plotes intrincados that were tan preciados para él as pearlas; especialmente cuando readeaba esos cuentos de amor y challenges amorosos that se foundean por muchos placetes, por example un passage como this one: La rasón de mi unrasón que aflicta mi rasón, en such a manera weakenea mi rasón que yo with rasón lamento tu beauty. Y se sintió similarmente aflicteado cuando sus ojos cayeron en líneas como these ones: … el high Heaven de tu divinidad te fortifiquea with las estrellas y te rendea worthy de ese deserveo que tu greatness deserva.

El pobre felo se la paseaba awakeado en las noches en un eforte de desentrañar el meanin y make sense de pasajes como these ones, aunque Aristotle himself, even if él had been resurrecteado pa’l propósito, no los understeaba tampoco. El gentleman no estaba tranquilo en su mente por las wounds que dio y recebió Don Belianís; porque in spite de how great los doctores que lo trataron, el pobre felo must have been dejado with su face y su cuerpo entero coverteados de marcas y escars. Pero daba thanks al autor por concluir el libro with la promisa de una interminable adventura to come. Many times pensaba seizear la pluma y literalmente finishear el cuento como had been prometeado, y undoubtedly él would have done it, y would have succedeado muy bien si sus pensamientos no would have been ocupados with estorbos. El felo habló d’esto muchas veces with el cura, who era un hombre educado, graduado de Sigüenza. Sostenía largas discusiones as to quién tenía el mejor caballero, Palmerín of England o Amadís of Gaul; pero Master Nicholas, el barbero del same pueblo, tenía el hábito de decir que nadie could come close ni cerca to the Caballero of Phoebus, y que si alguien could compararse with él, it had to be Don Galaor, bró de Amadís of Gaul, for Galaor estaba redy pa’ todo y no era uno d’esos caballeros second-rate, y en su valor él no lagueaba demasiado atrás.

En short, nuestro gentleman quedó tan inmerso en su readin that él pasó largas noches –del sondáu y sonóp–, y largos días –del daun al dosk– husmeando en sus libros. Finalmente, de tan pocquito sleep y tanto readin, su brain se draidió y quedó fuera de su mente. Había llenado su imaginación con everythin que había readieado, with enchantamientos, encounters de caballero, battles, desafíos, wounds, with cuentos de amor y de tormentos, y with all sorts of impossible things, that as a result se convenció que todos los happenins ficcionales que imagineaba eran trú y that eran más reales pa’ él que anithin else en el mundo. El remarcaba que el Cid Ruy Díaz era un caballero very good, pero que no había comparación with el Caballero de la Flaming Sword, who with una estocada had cortado en halfo dos giants fierces y monstruosos. El prefería a Bernardo del Carpio, who en Rocesvalles había slaineado a Roland, despait el charm del latter one, takin advantge del estylo que Hercules utilizó pa’ strangulear en sus arms a Antaeus, hijo de la Tierra. También tenía mucho good pa’ decir de Morgante, who, though era parte de la raza de giants, in which all son soberbios y de mala disposición, él was afable y well educado. But, encima de todo, él se cherisheaba de admiración por Rinaldo of Montalbán, especialmente when él saw him sallyingueando hacia fuera of su castillo pa’ robear a todos los que le aparecían en su path, or when lo imagineaba overseas thifeando la statue de Mohammed, which, así dice la story, era all de oro. Y él would have enjoyado un mano-a-mano with el traitor Galalón, un privilegio for which él would have dado a su housekeeper y su sobrina en el same bargain.

In efecto, cuando sus wits quedaron sin reparo, él concebió la idea más extraña ever occurrida a un loco en este mundo. Pa’ ganar más honor pa’ himself y pa’ su country al same time, le parecía fittin y necesario convertirse en un caballero errant y romear el mundo a caballo, en un suit de armadura. El would salir en quest de adventuras, pa’ poner en práctica all that él readeaba en los libros. Arranglaría todo wrong, placeándose en situaciones of the greatest peril, and these mantendían pa’ siempre su nombre en la memoria. Como rewarda por su valor y el might de su brazo, el pobre felo podía verse crowneado por lo menos as Emperador de Trebizond; y pues, carriado por el extraño pleacer que él foundió en estos thoughts, inmediatamente he set to put el plan en marcha.

Lo primero que hizo fue burnishear old piezas de armadura, left to him por su great-grandfather, que por ages were arrumbada en una esquina, with polvo y olvido. Los polisheó y ajustó as best él could, y luego vio que faltaba una cosa bien importante: él had no ral closed hemleto, but un morión o helmete de metal, del type que usaban los soldados. Su ingenuidad allowed him un remedio al bendear un cardbord en forma de half-helmete, which, cuando lo attacheó, dió la impresión de un helmete entero. Trú, cuando fue a ver si era strong as to withstandear un good slashin blow, quedó desappointeado; porque cuando dribleó su sword y dió un cople of golpes, succedió only en perder una semana entera de labor. Lo fácil with which lo había destrozado lo disturbó y decidió hacerlo over. This time puso strips de iron adentro y luego, convencido de que alredy era muy strong, refraineó ponerlo a test otra vez. Instead, lo adoptó then y there como el finest helmete ever.

Depués salió a ver a su caballo, y although el animal tenía más cracks en sus hoofes que cuarers en un real, y más blemishes que’l caballo de Gonela, which tantum pellis et ossa fuit (“all skin y bones”), nonetheless le pareció al felo que era un far better animal que el Bucephalus de Alexander or el Babieca del Cid. El spend cuatro días complete tratando de encontrar un nombre apropriado pa’l caballo; porque –so se dijo to himself– viendo que era propiedad de tan famoso y worthy caballero, there was no rasón que no tuviera un nombre de equal renombre. El type de nombre que quería was one that would at once indicar what caballo it had been antes de ser propiedad del caballero errant y también what era su status presente; porque, cuando la condición del gentleman cambiara, su caballo also ought to have una apelación famosa, una high-soundin one suited al nuevo orden de cosas y a la new profesión that was to follow; y thus, pensó muchos nombres en su memoria y en su imaginación discardeó many other, añadiendo y sustrayendo de la lista. Finalmente hinteó el de Rocinante, un nombre that lo impresionó as being sonoroso y al same time indicativo of what el caballo had been cuando era de segunda, whereas ahora no era otra cosa que el first y foremost de los caballos del mundo.

Habiendo foundeado un nombre tan pleasin pa’ su caballo, decidió to do the same pa’ himself. Esto requirió otra semana. Pa’l final de ese periodo se había echo a la mente that él as henceforth Don Quixote, which, como has been stated antes, forwardeó a los autores d’este trú cuento a asumir que se lamaba Quijada y no Quesada, as otros would have it. Pero remembreando que el valiant Amdís no era happy que lo llamaran así y nothin más, but addirió el nombre de su kingdom y su country pa’cerlos famous también, y thus se llamó Amadís of Gaul; so nuestro good caballero seleccionó poner su placete de origen y became Don Quixote de La Mancha; for d’esta manera dejaría very plain su linaje y confería honor a su country by takin su nombre y el suyo en one alone.

Y so, with sus weapons alredy limpias y su morión in shape, with apelaciones al caballo y a himself, él naturalmente encontró que una sola cosa laqueaba: él must seekiar una lady of whom él could enamorarse; porque un caballero errant sin una ladylove was like un árbol sin leaves ni frutas, un cuerpo sin soul.

“If,” dijo, “como castigo a mis sines or un stroque de fortuna, me encuentro with un giant, which es una thing que les pasa comunmente a los caballeros errant, y si lo slaineo en un mano-a-mano o lo corto en two, or, finalmente, si vanquisheo y se rinde, would it not be well tener a alguien a whom yo puedo enviárelo como un presente, in order pa’ que’l giant, if él is livin todavía, may come in pa’ arrodillarse frente a mi sweet lady, and say en tono humilde y sumisivo, ‘Yo, lady, soy el giant Caraculiambro, lord de la island Malindrania, who has been derroteado en un single combate para ese caballero who never can be praiseado enough, Don Quixote of La Mancha, el same que me sendió a presentarme before su Gracia pa’ que Usté disponga as you wish?’”

Oh, cómo se revolotió en este espich nuestro good gentleman, y más than nunca él pensaba en el nombre that él should oferear a su lady! Como dice el cuento, there was una very good-lookin jovencita de rancho who vivía cerca, with whom él had been enamorado una vez, although ella never se dio por enterada. Su nombre era Aldonza Lorenzo y decidió that it was ella the one que debía to have el título de lady de sus pensamientos. Wisheó pa’ ella un nombre tan good como his own y que conveyera la sugestión que era princeza or great lady; y, entonces, resolvió llamarla Dulcinea del Toboso, porque ella era nativa d’ese placete. El nombre era musical to his óidos, fuera de lo ordinario y significante, like los otros que seleccionó pa’ himself y sus things.


Ilán Stavans tiene la cátedra Lewis-Sebring en Amherst College.


Fuente: Cuadernos Cervantes

PD: A mí me resultó un poco difícil seguir la lectura del texto ya que a pesar de que conozco el idioma inglés, sigue habiendo alguna que otra palabra que me resulta desconocida. Pero eso no le quita el mérito y lo entretenido que es ver este texto ante esta nueva perspectiva.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Estudio literatura y no leo tanto como creen

—¿Y qué estudias?

Oscar podía sentir hacia donde desembocaba esa conversación, pero aun así contestó.

—Literaturas hispánicas— dijo mientras esbozaba una sonrisa.

Tres.

Dos.

Un…

—¡Ah, qué padre! ¿te gusta leer mucho, entonces?

Oscar sigue sonriendo, lo bueno es que ya ha vivido varios momentos como estos.


Confesión de un literato

La conversación anterior suele ser común y se entiende que la gente dé por sentado o reitere lo que a veces parece ser obvio. Pero también entiendo que habrá quien se pregunte “¿literatura? ¿qué es eso?” como un interés genuino por saber al respecto o curiosidad. Seguido de eso se preguntarán “¿por qué alguien estudiaría algo así?” y aquí ya todo es más subjetivo. Entré a la carrera con intenciones de escribir, (des)afortunadamente las cosas se dejan claras desde un principio y nos dicen que la universidad tiene un enfoque a la do-cen-cia. Y no es que me moleste eso, en realidad me gusta mucho, ademas de que hay otras especialidades muy interesante: investigación, crítica, promoción cultural, edición y corrección de estilo.

Aunque es curioso que a pesar de que el perfil del aspirante a la carrera debe incluir un gusto por la lectura, el perfil de egreso de varios es de no tener el mismo ahínco por la lectura como solían tener. Comentaba con una amiga que muchos de los egresados de la carrera no leen tanto y no hablan de literatura. Claro, esto es desde un aspecto generalizado y que tal vez se deba a que varios de los egresados no se dedican a áreas de especialización con las que salen de la universidad.

Anteriormente escribí acerca de esto en ¿Cómo llegué al quinto semestre de la licenciatura en literatura hispanoamericana sin haber leído a Juan Rulfo? y me doy cuenta que la lectura es un aspecto que funciona tanto como maestro y escritor. Gracias a la lectura, las ideas surgen; se estimula un aspecto creativo en el imaginario mientras leemos, tanto en la construcción abstracta del mundo que se construye en la narración o el poema y el imaginario propio que parte del mismo espacio-tiempo del texto. En ¿Qué deberían leer nuestros próximos alumnos? se hace un listado de cuentos que pueden ser un buen inicio para acercar a los estudiantes a la literatura. Y es aquí donde la lectura, el aumento del acervo literario y las referencias cumplen con un papel importante en cualquier área a la que se desea dedicar un estudiante de literatura. Pero hasta ahora solo he mencionado lo que estaría bien leer y lo que se debería hacer como docente y escritor: leer.

Decir es una cosa, hacer es otra

No leo tanto. A veces no leo más de una hora al día, a veces no leo más que artículos en Medium o mensajes de Whatsapp (o alguna otra cosa “banal”). Pero si alguien me pregunta si me gusta leer, no lo dudaría ni un segundo y le diría que sí. Las novelas del romanticismo han sido mis favoritas en la carrera y no se me dificulta nada, leer novelas de ese género. Entonces quiero pensar que aun conservo el toque para ser ese aspirante eterno de ser un literato.

pexels-photo-46274
Imagen: Pexels

PD: Perdón por escribir esta entrada que fue como confesión y palabras de incertidumbre ante la duda de haber perdido mi lado lector.

📚Joyas de 20 pesos💚[Diario de un estudiante de letras]

Querido *,
No acostumbro a compartir las compras de los libros que voy adquiriendo; y es que con todo eso del estilo de vida minimalista, se supone que ya no compraré tantos libros como antes. Entonces creo que aprovecharé más estas ocasiones para mostrarte mis adquisiciones. Si bien transmito el mensaje de los préstamos, creo que esta compra fue excelente. Aunque el libro está algo viejo,su contenido se parece a las clases de literatura española que llevé en el tercer y cuarto semestre ¿sabes lo emocionante que es encontrar un libro que te ayude a repasar o que sintetiza lo que viste en dos semestres? yo siento que me saco la lotería porque es conocer bibliografía y encontrar lo mismo, pero dicho de otra forma. El título original del libro es Literatura española. Tercer curso de español. Manual para uso de los alumnos de segunda enseñanza escrito por Soledad Anaya Solorzano, maestra en letras graduada en la Universidad de México y profesora de español en las escuelas secundarias de México. El libro se imprimió el 12 de agosto de 1968 y su primera edición se escribió en 1941, la edición que tengo es la vigésima edición. Es de la editorial Porrúa. Entre sus página hay ilustraciones de Imelda Calderón.

Te dejo algunas fotografías de su índice para que te des una idea de su contenido:

20170618_10032520170618_10033920170618_10034920170618_100401

El libro está rayado, tiene estampas y dibujos. Es un libro viejo que ha pasado ya por algunas manos. Es en sí uno de esos libros que ubicas de manera rápida por el contenido que tiene. Este es un libro que reúne el panorama de la literatura española que desde su primera edición fue pensada para servir a maestros y alumnos para cubrir el “tercer curso de literatura española”. Habría que reflexionar cómo eran construidos los programas de literatura española en aquel entonces, ya que el contenido del libro estaba destinado para alumnos de secundaria. Yo nunca vi temas de ese tipo en la secundaria. Es ahora en la universidad y en la carrera de literaturas hispánicas donde veo algunas de las cosas que este libro presenta. Me gusta porque al ser un manual de “temas por ver”, tiene la ventaja de argumentar cada tema nuevo que se empieza. No digo que mis maestros no hayan sido buenos, pero creo que libros como este pueden ser un complemento para sus clases.

Espero te encuentres bien *. Hasta pronto.

firmaCAD

20170618_100308

PD:Insisto que los libros de segunda mano son cajas misteriosas en las que nunca sabes qué puedes encontrar. Te invito a que ubiques y visites algún espacio similar 🙂

Nueva Sección: Diario de un estudiante de letras

¿Dónde podría documentar y divulgar mis inquietudes como estudiante universitario?

Pensé que sería necesario abrir otro blog para poder concentrar entradas de esta idea vaga que tengo, pero me di cuenta que no iba a ser necesario. Así que ahora, en el menú, de arribita donde antes sólo decía “Blog Personal”, ahora dirá solamente “Blog”, mismo que tendrá un submenú desplegable con las opciones de “Blog Personal” y el nuevo blog “Diario de un estudiante de letras“.

Diario de un estudiante de letras es más que nada un espacio inquieto en el que mi principal objetivo es guardar y divulgar mi experiencia universitaria y todo su conjunto: las clases, los maestros, los compañeros de clase, los amigos, las dificultades, los eventos, las fiestas, las materias, etcétera.

Eventualmente, prefiero hablar o más bien dirigirme hacia mis compañeros, amigos y maestros por medio de metáforas o algo que funcione como un velo que oculte sus verdaderas identidades. La caracterización de mi alrededor será con el motivo de hacer todo esto más abierto, pero más que eso, supongo que lo haré para evitar problemas. Pero esto, para nada llegará a ser un motivo de “censura”, sino todo lo contrario, utilizar la caracterización me dará una mayor libertad de palabra… como dicen, Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Pero bueno, empecemos por el  mito ¿cómo nace el nuevo grupo de Literatura Hispanoamericana?

El Olimpo 15.9

Lejos de su natalidad, a mares y mares de distancia, en una de las áreas más cálidas y tersas del cuerpo de Gea, está el Olimpo 15.9 . En el Olimpo 15.9 habitan más criaturas que dioses. En éste año ha ingresado al 15.9 una nueva criatura, la Hidra 104-15 con más de 40 cabezas, parece ser en conjunto una bestia domable. Cada cabeza de la Hidra 104-15 es de un color distinto, cada cabeza busca una especia de individualidad, pero saben que cada uno forma parte de un solo cuerpo. Eran uno, sí, aunque eso no destruía el profundo Tártaro que había entre cada cabeza.

La Hidra 104-15 con más de 40 cabezas, cada cabeza es una bestia única, salvaje… joven.

Al inicio del nuevo ciclo en el Olimpo 15.9, la gran Hidra se dirigió a Hefesto. Este Dios vivía lejos del Olimpo 15.9, parecía molesto, decidió sin preguntar, tomar a la criatura 104-15 y seccionarla de forma minuciosa de tal manera que la bestia no se multiplicara, pero no lo logró, unas cabezas perecieron y otras dieron luz a nuevas cabezas. Pero a pesar de eso, la cantidad se mantuvo, más de cuarenta bestias habían nacido. Cada cabeza tenía un nuevo cuerpo.

Cada cuerpo nuevo se encontraba en un estado de trance confuso. Se observaban entre ellos ante su nueva forma, unos se detenían a saludar, otros se distanciaban. Estaba escrito que la Hidra 104-15, pasaría a ser cuerpos independientes, por lo que ahora sólo se quedo en 104-15, ya no más “Hidra”.

En el Olimpo cada nueva criatura, un tanto mansas, conocieron a sus maestros, dioses del Olimpo 15.9
Cada dios emanaba sabiduría de sus labios, cada dios intentaba apaciguar a la bestia que alguna vez fue una. Aunque no conocían a todos los dioses que merodeaban por el Olimpo 15.9, los dioses presentados son los siguientes (cada uno con un fin distinto):

Olimpo Universitario


Con el transcurso del tiempo cada dios empezó a moldear a cada parte de lo que alguna vez fue Hidra. Atenea desgarro las escamas protectoras de cada bestia y sacó a la luz, por lo menos de forma superficial, lo que había en el interior, revelando la belleza que escondían cada uno de ellos. Atenea, junto con los demás dioses, sin querer logran atravesar a cada criatura. Curiosamente, los 104-15 dejaron de ser bestias y obtenían la belleza de la individualidad ante cada nuevo interacción con los dioses.

Fue de esa forma como la Hidra pasó a ser múltiples criaturas y las criaturas, nuevos seres que ansiaban conocer todo lo que el Olimpo 15.9 les podía otorgar.

El Diario

No todas las entradas del diario será de estructura relacional, esto fue más que nada como una introducción. Porque de cierta manera la urbanidad del siglo XXI va a devorar las entradas y el mito va a disminuir un poco, más no desaparecer.

Los “dioses” que eventualmente son docentes, no obtuvieron el nombre de un dios en particular por características específicas, sino por ligeros puntos relativos.

Como confesión: formar parte de la Hidra 104-15, fue genial… pero prefiero admirar e involucrarme con cada uno de los seres del 104-15 por separado, conocerlos a cada uno de ellos… los letrados.

Ahora bien… esto será el la entrada -1 del Diario de un estudiante de letras.

pergamino4