[Diario de un estudiante de letras] Cuando el autor cree que sus lectores son idiotas

Imagen: Pexels

Todas las materias que llevaré este semestre se ven muy prometedoras, pero hay una clase en especial en donde tengo puestas expectativas muy altas. Esta clase: Taller de composición. La dinámica de esta clase, al ser un taller; consistirá en la escritura de textos, la edición individual y grupal en donde se buscará el ejercicio de la crítica de nuestras obras. El día de ayer, el maestro aclaro que los viernes (donde la única clase que tenemos es la de él) se dedicarán al análisis de nuestros textos para identificar los puntos débiles y fuertes para así trabajar sobre ello.

A veces en la carrera se crea un conflicto cuando se pregunta ¿qué es literatura?. Los debates simplemente no se dejan esperar. Pero hoy el caso fue distinto; mi punto de reflexión parte cuando mi profesor del taller de composición mencionó que hay autores que escriben pensando que los lectores son idiotas. Esto me hizo pensar. Mi profesor hace referencia a obras donde todo se explica y se le da al lector en la boca. Dijo que usualmente estos son los libros que más venden;porque son obras donde el lector no necesita pensar más allá de lo que se le está diciendo. Compara esta dinámica pasiva con ver la televisón, donde la construcción del mundo corre por cuenta de alguien más y no del imaginario del receptor (en este caso: el lector).Llegamos a esto mientras comentabamos el texto de un compañero en donde escribía una prosa poética donde construía un mundo. 

El maestro no menosprecia la escritura de ficción comercial, sino todo lo contrario, porque dice que lograr un dinamismo semejante también conlleva una práctica particular. La diferencia es que a veces los fines de estas obras es sólo vender.

Algo que sí no pude evitar recordar mientras el maestro hablaba al respecto: Cazadores de Sombras. La saga de Cassandra Clare es una que apenas empecé el año pasado. Recuerdo que al leer el primer o segundo capítulo del primer libro; me sentí un poco abrumado. Los personajes explicaban todo el funcionamiento de las cosas a un personaje intruso. Entonces cuando el maestro hablaba sobre evitar decirlo todo y explicar como si el autor pensara que su lector es un idiota; pensé en esas páginas del primer libro. Aunque entiendo que en el mercado y como gancho, estas técnicas funcionen muy bien. Y yo no tengo nada en contra de ello porque al menos alguien logró expresarse y publicar su obra. Además de ser entretenida y de lectura accesible; muchos de estos libros nos introducen a mundos fantásticos que de otra manera nunca hubieran salido a la luz. 

¿Qué opinan al respecto?

Muchas gracias por leer 🙂
PD: Hoy en la mañana diseñé una portada para mi historia en Wattpad y se la mostré a una amiga. Dice que le gustó pero que la imagen es bonita y que por eso no leería el libro. Dice que parece la portada de un libro como Juego de Tronos o algo por el estilo. Aclara que con frecuencia, los libros de los grandes autores suelen ser de portadas feas y que algo bonito suele ser de una obra fea. Puede que sea un comentario generalizador; pero creo que tiene algo de verdad porque a veces, por más que no queramos; es inevitable juzgar un libro por su portada.

Cazadores de Sombras- Ciudad de Hueso

¿Literatura? Ojalá no mueras de hambre

Querido *,
Te contaré  algo, es un tema imposible de evadir cuando estudias la carrera de literatura. Sucedió hace una o dos semanas. Estaba en una fila para inscribirme a un taller de teatro del Olimpo y entre las personas de la fila conocí a una señora que parecía ser amable, fue por eso que decidí entablar conversación con ella. Luego supe que la señora quería inscribirse a una clase de pintura. Nuestra conversación empezó cuando la señora me preguntó:

-¿A qué taller te vas a meter?
-Quiero ver qué onda con el de teatro
-Oh, qué bien ¿estudias?
-Sí (Le sonreí)
-¿Aquí?
-Sí
-Qué bien, ¿y qué estudias?
-La licenciatura en literatura hispánica…

Antes de continuar, debo hacer hincapié en la reacción que le ocasionó mi respuesta. La señora hizo una mueca de lástima, paso de ver a un estudiante a un cachorro perdido. El gesto de la señora me incómodo, pero me causaba risa. Le pregunté:

-¿Por qué?
-¿Y en qué trabajas cuando sales de la carrera?
Hmm, pues… puedes, para empezar, trabajar como docente, puedes, eh… trabajar como promotor cultural en organismos públicos o privados, como editor de texto y estilo en alguna editorial; puedes ser escritor… son varias cosas.

La señora mantuvo la mueca durante toda mi explicación, lo cual dejó de ser gracioso y se volvió molesto. Para variar, la señora paso de tener una cara de «lástima» a una de asco, a la que agregó:

-Pues ojalá que no te mueras de hambre.

No me esperaba ese comentario, menos de alguien que «parece ser amable», aunque realmente no le di importancia. Supuse que la señora es alguna mujer status medio/alto, económicamente hablando, tal vez con un hijo estudiando medicina o alguna ingeniería.


¿Pasión o formación?

Me veo en la necesidad de escribir acerca del dilema existencial en lo que refiere a la elección de una carrera universitaria. Como experiencia personal tengo la fortuna de estudiar algo que me gusta mucho, algo que fue  elección, no la de otros (tal vez un poco influenciado, pero al final de cuentas, mí decisión). Pero el hecho de estar en donde quiero estar no significa que no tuve mis dudas. Lo interesante es analizar la argumentación que tenía contra la voz que me decía «Estudia la ingeniería en mecatrónica, será una carrera bien pagada». Luego, de no haber sido por personas que cruzaron mi camino, que me hicieron ver las consecuencias de seguir ideas como esas, hoy estaría quejándome de mi existencia y maldiciendo las matemáticas.

Comentarios como «Si haces bien las cosas, el dinero llega sólo» hace que tengo algo de esperanza. Se debería considerar pasión y formación en un conjunto y una vez que sientas pasión por las materias que te están «formando», tal vez estés en la carrera correcta.

Opiniones como las de la señora llegan a ser algo periódicas, pero lo importante es estar convencido en los que haces, lo que te gusta y la meta que tienes, el objetivo por el que estás estudiando eso que elegiste.

Aquí les dejo una respuesta más concreta acerca del egresado de literatura, según el Olimpo:

  • Docencia en los niveles medio y superior.
  • Investigación literaria en universidades e instituciones de estudios superiores.
  • Promoción cultural en organismos oficiales o privados.
  • Crítica, difusión y creación literaria en medios masivos de comunicación o en publicaciones especializadas.
  • Corrección de estilo y redacción en organismos oficiales, medios masivos de comunicación o empresas privadas de otro tipo.

No creo ver de nuevo a la señora y se la llegara a ver no recordaría su rostro. En fin, creo que su comentario no fue literal… creo.

Firma

Estudiante de Letras