#3 Taller ¿Cómo empezar tu propio podcast? (Video)

Esta es una publicación que ya había compartido en Instagram, en el post, anoto:

Entre tanto ajetreo olvidé que hoy el Instituto sonorense de cultura publicaba mi participación en la segunda edición de Cultura Sonora Digital.
El taller es sobre un tema del cual me la llevo hablando: podcasts. Espero que les sirva, en especial a las personas que me han dicho que han quieren empezar un podcast y que simplemente pues no saben por dónde empezar.
Es un taller muy básico ya que el mundo técnico de los podcasts me resulta un poco abrumante.
En el video les recomiendo aplicaciones y plataformas que pueden utilizar para crear, gestionar y promocionar su podcast.

Oscar Mares

Obviamente hablo de mi podcast De artista a artista, que por cierto, quisiera tomarme un día para hablar sobre cómo la dinámica de múltiples responsabilidades me han hecho dejar abandonado ese proyecto que me traía tanto entusiasmo. Por lo pronto, espero que les guste el vídeo que preparé.

El discurso de Barragán

El siguiente texto es un fragmento de el discurso del arquitecto, Luis Barragán. Si desean leer el discurso completo, favor de dar clic aquí.

Este discurso lo pusieron de ejemplo en una de las sesiones del Programa de Actualización de Arte Contemporáneo. En este discurso el ganador del premio Pritzker delinea el motivo de su obra y hace un ejercicio de lo que ahora conocemos como “statement”.


© Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán

Luis Ramiro Barragán Morfín

(Guadalajara, 9 de marzo de 1902 – ciudad de México, 22 de noviembre de 1988)

Ceremonia de Premiación del Premio Pritzker, martes 3 de junio de 1980, Dumbarton Oaks, Estados Unidos.

Deseo dejar constancia, además, de mi respeto y admiración por el pueblo norteamericano, gran mecenas de las ciencias y de las artes, y que sin encerrarse dentro de los límites de sus fronteras las trascendió para distinguir de manera tan honrosa y generosa, en este caso, a un hijo de México. Tengo plena conciencia, por tanto, que el premio que se me otorga es un acto de reconocimiento de la universalidad de la cultura y en particular de la cultura de mi patria.Pero como nunca nadie se debe todo a sí mismo, sería mezquino no recordar en este momento la colaboración, la ayuda y el estímulo que he recibido a lo largo de mi vida por parte de colegas, dibujantes, fotógrafos, escritores, periodistas y personales amigos que han tenido la bondad de interesarse en mis trabajos.

Quisiera valerme de esta ocasión para presentar ante ustedes algunos pensamientos, algunos recuerdos e impresiones que, en su conjunto, expresen la ideología que sustenta mi trabajo. Y a este respecto ya se anticipó –aunque con excesiva generosidad– el señor Jay A. Pritzker cuando explicó a la prensa que se me había concedido el Premio por considerar que me he dedicado a la arquitectura “como un acto sublime de la imaginación poética”. En mí se premia entonces, a todo aquél que ha sido tocado por la belleza. En proporción alarmante han desaparecido en las publicaciones dedicadas a la arquitectura las palabras belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento y también las de serenidad, silencio, intimidad y asombro. Todas ellas han encontrado amorosa acogida en mi alma, y si estoy lejos de pretender haberles hecho plena justicia en mi obra, no por eso han dejado de ser mi faro.

Religión y Mito. ¿Cómo comprender el arte y la gloria de su historia sin la espiritualidad religiosa y sin el trasfondo mítico que nos lleva hasta las raíces mismas del fenómeno artístico? Sin lo uno y lo otro no habría pirámides de Egipto y las nuestras mexicanas; no habría templos griegos ni catedrales góticas ni los asombros que nos dejó el renacimiento y la edad barroca; no las danzas rituales de los mal llamados pueblos primitivos ni el inagotable tesoro artístico de la sensibilidad popular de todas las naciones de la Tierra. Sin el afán de Dios nuestro planeta sería un yermo de fealdad. “En el arte de todos los tiempos y de todos los pueblos impera la lógica irracional del mito”, me dijo un día mi amigo Edmundo O’Gorman, y con o sin su permiso me he apropiado sus palabras.

Belleza. La invencible dificultad que siempre han tenido los filósofos en definir la belleza es muestra inequívoca de su inefable misterio. La belleza habla como un oráculo, y el hombre, desde siempre, le ha rendido culto, ya en el tatuaje, ya en la humilde herramienta, ya en los egregios templos y palacios, ya, en fin, hasta en los productos industriales de la más alta tecnología contemporánea. La vida privada de belleza no merece llamarse humana.

Silencio. En mis jardines, en mis casas, siempre he procurado que prive el plácido murmullo del silencio, y en mis fuentes canta el silencio.

Soledad. Sólo en íntima comunión con la soledad puede el hombre hallarse a sí mismo. Es buena compañera, y mi arquitectura no es para quien la tema y la rehuya.

Serenidad. Es el gran y verdadero antídoto contra la angustia y el temor, y hoy, la habitación del hombre debe propiciarla. En mis proyectos y en mis obras no ha sido otro mi constante afán, pero hay que cuidar que no la ahuyente una indiscriminada paleta de colores. Al arquitecto le toca anunciar en su obra el evangelio de la serenidad.

Alegría. ¡Cómo olvidarla! Pienso que una obra alcanza la perfección cuando no excluye la emoción de la alegría, alegría silenciosa y serena disfrutada en soledad.

La muerte. La certeza de nuestra muerte es fuente de vida, y en religiosidad implícita en la obra de arte triunfa la vida sobre la muerte.

Arquitectura. Mi obra es autobiográfica, como tan certeramente lo señaló Emilio Ambas en el texto del libro que publicó sobre mi arquitectura el Museo de Arte Moderno de Nueva York. En mi trabajo subyacen los recuerdos del rancho de mi padre donde pasé años de niñez y adolescencia, y en mi obra siempre alienta intento de transponer al mundo contemporáneo la magia de esas lejanas añoranzas tan colmadas de nostalgia. Han sido par a mí motivo de permanente inspiración las lecciones que encierra la arquitectura popular de la provincia mexicana: sus paredes blanqueadas con cal; la tranquilidad de sus patios y huertas; el colorido de sus calles y el humilde señorío de sus plazas rodeadas de sombreados portales. Y como existe un profundo vínculo entre esas enseñanzas y las de los pueblos del norte de África y de Marruecos, también éstos han marcado con su sello mis trabajos.

Católico que soy, he visitado con reverencia y con frecuencia los monumentales conventos que heredamos de la cultura y religiosidad de nuestros abuelos, los hombres de la colonia, y nunca ha dejado de conmoverme el sentimiento de bienestar y paz que se apodera de mi espíritu al recorrer aquellos hoy deshabitados claustros, celdas y solitarios patios. Cómo quisiera que se reconociera en algunas de mis obras la huella de esas experiencias, como traté de hacerlo en la capilla de las monjas capuchinas sacramentarias en Tlalpan, ciudad de México.

El arte de ver. Es esencial al arquitecto saber ver; quiero decir ver de manera que o se sobreponga el análisis puramente racional. Y con este motivo rindo aquí un homenaje a un gran amigo que con su infalible buen gusto estético fue maestro en ese difícil arte de ver con inocencia. Aludo al pintor Jesús (Chucho) Reyes Ferreira a quien tanto me complace traer ahora la oportunidad de reconocerle públicamente la deuda que contraje con él por sus sabias enseñanzas. Y a este propósito no está fuera de lugar traer a la memoria unos versos de otro gran y querido amigo, el poeta mexicano Carlos Pellicer: por la vista el bien y el mal nos llegan. Ojos que nada ven, almas que nada esperan.

La nostalgia. Es conciencia del pasado, pero elevada a potencia poética, y como para el artista su personal pasado es la fuente de donde emanan sus posibilidades creadoras, la nostalgia es el camino para que ese pasado rinda los frutos de que está preñado. El arquitecto no debe, pues, desoír el mandato de las revelaciones nostálgicas, porque sólo con ellas es verdaderamente capaz de llenar con belleza el vacío que le queda a toda obra arquitectónica una vez que ha atendido las exigencias utilitarias del programa. De lo contrario la arquitectura no puede aspirar a seguir contando entre las bellas artes.

Mi socio y amigo el joven arquitecto Raúl Ferrera y el pequeño equipo de nuestro taller comparten conmigo los conceptos que tan rudimentaria e insuficientemente he intentado presentar ante ustedes. Hemos trabajado y seguiremos trabajando animados por la fe en la verdadera estética de esa ideología y con la esperanza de que nuestra labor, dentro de sus muy modestos límites, coopere en la gran tarea de dignificar la vida humana por los senderos de la belleza y contribuya a levantar un dique contra el oleaje de deshumanización y vulgaridad.


Fragmento de mi intervención al leer el discurso:

[Charla] De la imaginación al movimiento #QuédateEnCasa

El día de hoy el Instituto Sonorense de Cultura subió un vídeo que grabé, en donde exploro mis aproximaciones a la danza. Lo que pueden encontrar es lo siguiente:

De la imaginación al movimiento busca guiar y estimular la exploración de un proceso creativo para la danza a partir de la creación de personajes, argumentos narrativos y abstracción de movimientos comunes.

Dividí el vídeo en 4 partes.

  1. Utilería y espacio
  2. Personajes
  3. Narrativas
  4. Sonido y reacción

Hasta hoy aterricé e hice este ejercicio de reflexión. Espero les sea de utilidad.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Naves, robots y los escenarios posibles de lo fantástico

Portada Los visitantes

Autora: Reina, Claudia
Título: Las visitantes
Fecha de publicación: Abril, 2017
País: México
Editorial: Color
Formato: Físico
No. Páginas: 96 páginas
Género: Narrativa, cuento, fantástico, ciencia ficción.

Sinopsis: En este compendio de cuentos Claudia Reina privilegia la escritura mediante la imaginación fantástica y los escenarios posibles. Cada uno de los textos comprende un mundo de historias entrelazadas por la consistencia de los enigmas. Más allá de una postura mística, la narrativa fantástica de Los visitantes nos comunica los cuestionamientos que nos hemos hecho todos, alguna vez, respecto a la realidad. ¿Qué fue lo que vi? ¿Soy un afortunado? ¿Me estoy volviendo loco? ¿Qué está pasando allá afuera? ¿Colonizar para qué? Estas y otras preguntas nos hará Claudia Reina para sujetarnos con el cinturón narrativo a su film interpretativo de la sociedad, respecto a los conflictos que nos visitan a diario. Nos «queda poco tiempo». Empecemos.

Reseña

“También [tengo] un libro de cuentos que se llama Los visitantes, pero la fecha de publicación de este libro es incierta”, decía la escritora sonorense, Claudia Reina (Nogales, Sonora, 1980) durante una entrevista en el 2016 para la revista Pez Banana. Hoy sabemos que fue casi un año exacto, el tiempo que transcurrió entre la fecha de la entrevista y el momento en el que su libro se terminó de imprimir en los talleres gráficos de la Editorial Color en la Ciudad de México.

Claudia Reina es reconocida por mantenerse al margen de las relaciones públicas del mundo literario lo que repercute en un escaso número de entrevistas o páginas que permitan conocer un poco más de cerca a la escritora. Si bien la autora se mantiene reservada, es su pluma la que atrae los reflectores. Gracias a su habilidad e interés por contar historias y crear mundos, Claudia Reina ha sido acreedora de varios premios literarios. Algo que es importante destacar sobre Reina, son los temas y espacios en las que decide desarrollar sus relatos. Siendo Sonora uno de los espacios geográficos por antonomasia de la literatura fronteriza, algunas generaciones no han podido deslindarse de los espacios desérticos y su respectivo imaginario, o han tenido un mínimo interés en hacerlo. Y aunque en La visita del  señor Morhl (Fondo editorial Tierra Adentro, 2012), novela escrita por Reina, se hace mención a Sonora pero más que nada como un elemento subordinado a las meras características esenciales del espacio pertinente para la obra “Nunca menciona el nombre de la capital, ni el de la playa donde fue rescatado: al igual que Roberto Bolaño alude a Sonora como un lugar abarcador. Daniel llega a su destino, cuyo intolerable calor parece ser su rasgo más notable” (Gil, 2013). Si bien esta novela ha llegado a ser un vehículo de reconocimiento luego de ser galardonado por el III Premio Nacional de Novela para Escritoras Nellie Campobello, Reina ya había demostrado en el 2007, su dominación por la escritura, siendo ganadora del Concurso del libro sonorense en tres categorías: teatro, cuento y novela. Los visitantes, llega en un momento justo para poner el nombre de Claudia Reina sobre la mesa junto a diversos cuestionamientos de lo que se está escribiendo actualmente. Este texto pasa a ser un elemento más que contribuye al proceso de consolidación de la autora.

Las 96 páginas que conforman Los visitantes transitan en el campo de lo fantástico, género que ya ha sido excursionado por la autora en obras anteriores. Algo importante de resaltar es que por medio de los cinco cuentos  que conforman la obra, no sólo se abordan los temas fantásticos, sino que además propone espacios y elementos de la ciencia ficción. De este modo, la obra genera un punto de convergencia entre ambos géneros. La literatura fantástica, partiendo del planteamiento que Todorov establece en Introducción a la literatura fantástica, tiende a evolucionar y cambiar conforme a las nuevas propuestas. Entonces “un texto no es tan solo el producto de una combinatoria preexistente, sino también una transformación de esa combinatoria” (Todorov, 08). Pero a pesar de que Todorov prevé la hibridación y la evolución del género fantástico, cabe leer a Ana María Barrenechea en “Ensayo de una Tipología de la Literatura Fantástica” en donde argumenta sobre los parámetros establecidos por Todorov, mismos que no han logrado seguir las manifestaciones contemporáneas de lo fantástico: “los requisitos de Todorov hacen que sólo haya un período histórico muy reducido en el que florece la literatura fantástica pura (desde fines del XVIII con Cazotte, hasta fines del XIX con Maupassant [..])” (Barrenechea, 295). Los cambios eran de esperarse ya que “La literatura se crea a partir de la literatura” (Todorov, 10), según la cita que hace Todorov de “Ethical Criticism: Theory of Symbols” de Frye. Por este lado, Reina ha dejado claro que su escritura surge a raíz de sus lecturas y su trabajo se desenvuelve en una reformulación narrativa, brindándonos este agradable  conjunto de cuentos.

El cuentario inicia con “Noche estrellada”, la historia de Tomás López, un niño poco común que recibe el rechazo de sus compañeros y que su aparente extrañeza permea hasta perturbar a las personas adultas. Una narración que despega ante una aparente cotidianidad, para luego pasar al extrañamiento y terminar en la revelación final. Contada por una voz narrativa aparentemente adulta o consciente que rememora la interacción que tuvo con ese niño durante su niñez. Todo girará alrededor al secreto que el niño escondía y que ella llegó a conocer.

“Luces en el horizonte” nos brinda la historia de un hombre violento y alcohólico que murmura que “la vida iba más allá del espacio infinito”. Contada desde la voz de una mesera en modo de confesión y recurriendo a un hecho pasado. Ella trabaja en la cantina al que recurre este misterioso hombre, su relación tendrá origen a partir de esa frase que escucha murmurar al hombre. Al estilo de un escoltamiento similar al de Juvencio Nava en el cuento “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, acá el hombre se lleva a la mesera y el cuento gira en torno a la incertidumbre de ella al no saber qué le hará ese sujeto; sólo para desembocar en un sorpresivo encuentro del que ahora ella también es testigo.

“R400” establece la dinámica entre el hombre y la máquina, Reina explora esta psicología desde la perspectiva de un hombre que no confía en estos seres metálicos que son cada vez más analíticos hasta llegar a conclusiones que chocan con las creencias humanas. Pero en este juego de máquina-hombre, las relaciones empiezan a asemejarse tanto que surgen preguntas acerca de quién es el hombre y quién es la máquina.

“Meteorito”, el cuento que en lo personal se me hizo el más entrañable, narra la historia de una pareja de adultos mayores, los López, y su cotidianidad. Los apellidos pueden ser un juego con el primer cuento, o no. Ante los sueños que parecen comunicarle algo, la señora López recurre al pasado, vive su presente, y recurre al futuro en sus sueños, en donde alguien le dice que “le queda poco tiempo”. Aún así, y en invierno, ella sigue saliendo a regar sus flores.

Finalmente “¿Qué harías si vieras naves espaciales en el cielo?”, brinda una continuidad al cuento anterior, respecto al espacio y tiempo. Se establece una atmósfera onírica y de realidad en donde se empieza a inclinar una cierta preferencia por el espacio onírico. Esto nos lo cuenta un narrador omnisciente con un enfoque en el personaje de María, una joven que vive una vida monótona y en donde sus sueños adquieren una realidad más agradable que la propia. Consciente de que el espacio al que recurre a manera de escape no es del todo “real”, la joven empieza a tomarle cariño a ese lugar que parece ser un Edén donde se resguardan sus padres ya fallecidos. Un día descubre que ese espacio de aparente ensoñación está regido bajo normas propias y que las consecuencias por haber accedido  a él puede llegar a ser más real de lo que cree.

Claudia Reina propone la narración de lo fantástico ante nuevos escenarios. La sutileza de su escritura permite un lectura fluida y envolvente. Las veces en las que los elementos de la ciencia ficción quedan expuestos de manera explícita, es porque el cuento lo amerita, pero en la mayoría de los casos, opta por alejar al presunto concepto. Este recurso de omisión configura la parte fantástica de sus relatos.

Gracias al estímulo del FORCA (Fondo Regional para la Cultura y las Artes del Noroeste) y su respectiva alianza de los organismos culturales que la conforman: Instituto Sonorense de Cultura, Instituto de Cultura de Baja California, Centro Cultural Tijuana, Instituto Sinaloense de Cultura, Instituto Sudcaliforniano de Cultura y la Secretaría de Cultura; se ha hecho posible que Los visitantes (2017), pueda ser adquirido en línea o librerías. Este cuentario se perfila como una propuesta a las posibilidades de lo que el centro del país se empeña en clasificar como “literatura fronteriza/del norte” y brinda las posibilidades de diálogo no sólo a lo fantástico sino que por medio de esta, se abren puertas a otros géneros. El libro crea una propuesta y amplía el panorama actual de la creación literaria sonorense y brinda una alternativa al encasillamiento de los géneros literarios que se basan en los espacios geográficos. Los visitantes se presenta ante los ojos de los críticos que han seguido a Reina, pero existe toda una audiencia de estudiantes y público en general, ansioso por conocer qué otras posibilidades brinda la literatura local.

Claudia Reina dictamina su escritura y los temas que ella desea abordar. La Universidad de Sonora, la institución literaria más grande de Sonora forma licenciados ejemplares, que se dividen en múltiples áreas pero que rara vez llegan a la escritura creativa. Se  ha etiquetado a nuestra literatura desde una perspectiva centralizada; son los casos como Reina y otros más los que brindan voz a la literatura del estado. Si queremos que nos escuchen, critiquen y que se generen diálogos en el área de la escritura creativa, se necesita formar y estimular figuras establecidas. También es necesario ver cómo se percibe la creación literaria en las instituciones y actuar por una reformulación de la misma y la presencia que esta tiene en los programas educativos, todo en busca de una voz como la de Reina y los creadores de Sonora.

Al final del día Los visitantes es propuesta, convergencia, ejemplo, irrupción, extrañamiento y cómo dice Barrenechea “el ámbito de los desconocido se reduce cada vez más con los avances de la ciencia, porque el psicoanálisis ha acabado con ciertos tabúes que alimentaban lo fantástico” (Barrenechea, 402) pero ella misma anota lo siguiente como un acto de fe a la continuidad del género “el miedo a la muerte inevitable continuará alimentando la posibilidad de imaginaciones fantásticas” (Barrenechea, 402). Reina ejemplifica esto y lo hace a su modo ante el género de la ciencia ficción, género que sigue captando la atención de los lectores. Los visitantes termina siendo, irónicamente, un texto digno de ser visitado.

03/12/18

Hermosillo, Sonora.

Bibliografía:

  • Reina, Claudia. Los visitantes. Ciudad de México, México: Editorial Color, 2017.
  • Todorov, Tzvetan. Introducción a la literatura fantástica (1970). España: Editor digital 17ramsor ePub baser r1.0, 2014.

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Portada de Los visitantes

Entre florecimiento caótico y la simetría |Carta a la exposición BLOOM

Estimado Omxart,

Recuerdo que el haber llegado a tu exposición fue mera casualidad. Caminaba con algunos compañeros de artes plásticas y una señora con la que habíamos charlado aquella tarde. Habíamos comentado el mural llamado “Nuestras raíces” de Raúl Ruiz y Marlen Loss ubicado en el lobby de uno de los edificios del Colegio de Sonora. Llegué a tu exposición, gracias a mi colegas. Esa tarde estaba ansioso por ejercitar mi lado perceptivo. Descubrí la importancia de una inauguración, le comenté a una compañera que si podía comparar la inauguración de una exposición con la publicación de un libro y ella me dijo que era algo similar. Me alegré por ti y hasta recuerdo haber estado ansioso por recorrer tus pinturas.

Caminé entre los cuadros pero me detuve ante un panorama vertical. Fue inevitable ver aquella pared llena de pinturas de flores. Pensé que ahí cobraba sentido el título: BLOOM o el florecer. Me dejé llevar por la música y la simetría de tus cuadros.

Recuerdo que al terminar de ver las pinturas, me acerqué a ti y me comentaste acerca de la cronología de la exposición. Ahí es cuando el primer cuadro de la serie adquirió para mí un significado nuevo. “Conspiración Geométrica” ahora parecía el origen, ese destello delicado que fundamenta la serie. Ante la luz de dimensiones maleables, las figuras geométricas parecen querer encuadrarla, generando una especie de respaldo a las cuadro consecutivos. Había un tipo de lucha, como su nombre lo dice: una conspiración.

20180427_160308
“Conspiración Geométrica”. Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Le sigue “Future”, una pintura que sugiere una secuencia casi inmediata de la primera, en la que pareciera retratar el génesis. En este aparecen los colores verdes, azules y unos tonos tierra. Ante las abstracciones de unos cuerpos vemos que este pequeño mundo sigue encuadrado por la simetría.

20180427_160318
“Future”. Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Con el aspecto “cronológico” en mente, tuve una mirada distinta a lo que la serie posiblemente narraba o de lo que buscaba provocar. BLOOM fue redescubrir la belleza de la simetría, lo agradable que es el paralelismo como si se tratara de un acompañante infinito en donde la seguridad de un elemento complementario siempre está ahí. Enamorarse de la simetría es enamorarse del orden. Nos cautivaste en el orden, nos presentaste la disciplina y nos hiciste ver lo bonito de las intersecciones.

Cuando más sumergidos estábamos, te vemos a ti en un autoretrato colorido y oscuro a la vez. Manteniendo la simetría en todo, la exposición cierra ante el florecimiento. La exposición empieza con “Conspiración geométrica” y termina en ese caos de flores que resulta confuso. Nos enamoraste de lo simétrico y ante semejante pieza, la desproporción de las flores resultaba chocante pero agradable. Había un choque entre la belleza de las flores y la manera desproporcionada en las que estaban acomodadas. Pensé en las escenas en cámara rápida de una florecimiento, como esta parece llevar un ritmo uniforme para crecer de manera libre. Fue ahí cuando lo vi…

Vi la complejidad de lo humano, como lo simétrico resulta atractivo pero a veces claustrofóbico y como el caos tiene un orden propio, con una belleza particular que sólo puede ser apreciada ante la apertura. Nuestro propio florecimiento.

Fue agradable apreciar más allá de la letra, la dualidad de caos-orden y ver como su forma plástica nos lleva a nuevas perspectivas. Gracias por ello, Omar.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: La exposición BLOOM de Omar Mendoza seguirá hasta el 11 de mayo en la sala de arte del Instituto Sonorense de Cultura (clic aquí para ver ubicación). La última vez que visité la sala, habían unas tablas grandes que entorpecían el recorrido, pero que no pasaba más allá de un obstáculo para “recorrer el espacio”.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

20180427_160352
“Relación”. Óleo sobre tela. 101×55 cm.

Donación e intercambio en la “Biblioteca de Intercambio”

DSC08638
Ella intercambió tres libros por otros tres de Smallville

¿Sabías que en Hermosillo puedes intercambiar libros o donarlos? Un grupo de jóvenes se han organizado y han hecho un proyecto social llamado “Biblioteca de Intercambio”, con el fin de compartir la cultura de la lectura por medio del intercambio de acervo bibliográfico gratuitamente, esta iniciativa estará ubicada en la plaza Hidalgo del sábado 23 de abril al 23 de mayo las 24 horas del día. Te esperamos, dona, intercambia y participa.- Biblioteca de Intercambio

El día de ayer fui con una amiga a las afueras del Instituto Sonorense de la Cultura, en la plaza Hidalgo, en donde están colocadas varias javas de colores con libros. Abierto las 24 horas del día, estas javas conforman la Biblioteca de Intercambio, una propuesta dinámica en la que puedes intercambiar libros o donarlos para seguir disfrutando de la lectura. Actualmente el coordinador de esta actividad hace una atenta invitación a donar libros para obtener una mayor y mejor circulación de títulos. Luego de una llamada breve con el coordinador, otra de sus intenciones es fomentar la confianza hacia la comunidad hermosillense. Él está consciente de que habrá casos en la que alguna persona llegue, deje un libro y llevarse dos; es por eso que en estos momentos necesita una mayor cantidad de donadores.

Ubicación de la Biblioteca de Intercambio

Les dejo la ubicación de la plaza Hidalgo para que puedan llevar sus libros para donar o intercambiar.

DSC08640
Desde literatura infantil hasta específicas para carreras como física e ingenierías.


Más información y reglas sobre la “Biblioteca de Intercambio”

13055545_1843691359191383_3798005125411367786_n

 

¿Qué libros traje de la Biblioteca de Intercambio?

20160424_105257

Los títulos que me traje fueron los siguientes:

  • “El Mexicano P…” de C. P. Víctor E. Molina Aznar.
  • Poema de Mío Cid
  • “Crónicas marcianas” de Ray Bradbury
  • “Por qué no soy Cristiano” de Bertrand Russell
  • “La belleza y el dolor de la batalla” de Peter Englund

Mi selección es un claro ejemplo de la variedad de títulos disponibles en la Biblioteca de Intercambio, desde ensayos hasta narrativa.

DSC08641
Diccionarios, manuales, novelas, cuentos, ensayos, revistas y más.

¿Tienes algún libro en mente para intercambiar?

¿Cómo estuvo el curso de producción cinematográfica?

DSC06416

Un concentrado de personas con proyectos en mano y ganas de hacer cine, fueron los que se hicieron presentes del 20 al 22 de noviembre en la sala de cine “Alejandro Parodi” en la Casa de la Cultura. Más de 18 horas de anécdotas, información, dudas, respuestas y mucho cine, gracias al productor Nicolás Célis y la retroalimentación activa por parte de la audiencia.

El Gobierno del Estado de Sonora, a través del Instituto Sonorense de Cultura y el Centro de Capacitación Cinematografica A.C., con el objetivo de fomentar la profesionalización de cineastas y creativos del quehacer cinematográfico e impulsar la producción en Sonora convocan a participar en el Curso de Producción Cinematográfica impartido por Nicolás Celis.- Evento de Facebook


 

Anécdota+Información

Las charlas entabladas fueron amenas, proporcionando consejos del qué hacer y no hacer durante la producción de una película, en base a las experiencias de Célis.

Junto a un temario diverso y abierto a debate, se inició el curso conociendo la semblanza curricular de Célis.

Una vez concluida la presentación, se tomó por referencia las múltiples producciones del productor, apoyándose en documentos digitales de esas mismas películas, desde su computadora personal, Célis mostró y ejemplifico las carpetas, archivos de presupuesto, trailers, publicaciones y demás material audiovisual que concretaba el argumento de los temas vistos. Hubo además de una selección de vídeos de Youtube y Vimeo; pertinentes a los temas abordados, donde al final de cada ejemplo se reafirmaba lo dicho y se abría una sesión de comentarios.

Célis mostró a lo largo de las tres jornadas del curso, una disposición amable a las dudas presentadas por parte de los presentes, intentando resolverlas, recomendado páginas y material que fueran adecuadas a la persona según la ayuda solicitada.


 

Alianza CCC-Sonora/ISC

Como se aclara al principio de esta entrada, el curso fue posible gracias a la coordinación del Gobierno de Sonora, el Instituto Sonorense de Cultura con el Centro de Capacitación Cinematográfica, una de las escuelas de cine de mayor prestigio en México.

Se espera que este curso sea el inicio de futuras alianzas con el CCC, para poder brindar más eventos de este tipo, logrando abrir puertas y brindar las herramientas necesarias para los creadores sonorenses, que tienen ganas de hacer cine, durante el curso quedó ejemplificado ese entusiasmo.


Alianzas

Continuando con las alianzas, este curso ha sido un pretexto perfecto para ubicar en un sólo espacio a cada una de las personas ansiosas por seguir o arrancar y trabajar los proyectos correspondientes a sus intereses. Es precisamente los intereses, el aspecto que menos difiere entre los asistentes, ya que durante los descansos, fueron evidentes las charlas grupales en donde se compartían opiniones e intercambiaban información de contactos, que espero sea para futuras colaboraciones.

Célis hace especial hincapié en las colaboraciones y de lo necesario que resultan en un lugar como Sonora, donde se está lejos del nicho productor que es el Distrito Federal. Destaca el comentario de trabajar juntos para sacar adelante proyectos en donde cada uno pueda desenvolverse en el área que tenga mayor habilidad, logrando sacar adelante un proyecto con más facilidad, con miras a seguir desarrollando ideas.

Plataformas como el Festival Internacional de Cine en el Desierto, evento que se realiza en Sonora, son las que Célis recomienda para utilizar en beneficio a los creadores cinematográficos locales, para difusión y enlace a las relaciones exteriores como apoyo.


Cierre del curso

Entre agradecimientos, regalos, fotos, certificados, firmas, invitación para un próximo curso y metas personales en iniciar nuestros proyectos individuales, se dio por terminado el curso de producción cinematográfica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entradas sobre el "Curso de producción cinematográfica":
-La iniciativa de hacer cine de Peter Jackson
-Financiamiento y elección de una producción cinematgráfica
-Cuando todo sale mal en una producción cinematográfica
-Me gusta el cine ¿qué hago?