Festival Viso Out: Cosas que debes saber de este evento [Entrevista]

Hoy es el último día de la convocatoria Viso, festival que este 2019 realizará su quinta edición. A pesar de esto, sigue siendo un espacio desconocido para algunos. Es por eso que en esta entrada anoto las palabras y datos que me ha compartido Edgar García Véjar, uno de los coordinadores del evento, para que así puedan conocer un poco más acerca de este festival, así como su funcionamiento y evolución.


¿Qué es VISO?

Viso es una plataforma, un festiva y un espacio en el que los artistas de todas las disciplinas, todas las experiencias y todas las edades tienen la posibilidad de presentar su trabajo y convivir con otros artistas y con el público. Es un espacio que se abre para responder a una necesidad de infraestructura y de apertura a distintas visiones artísticas, a distintos tipos de expresión, distintos caminos de experimentación y para que cualquiera, sin restricciones, pueda presentar su trabajo.

Aquí, de alguna manera incluyes el objetivo de este espacio y plataforma.

Sí, creo que sí, pero quisiera esclarecerlo más. El objetivo por el que nace el festival y por lo que sigue siendo la bandera principal, es lo de responder a una necesidad de acceder a espacios que de pronto es difícil hacerlo de manera convencional, sobre todo los espacios institucionales. Es complicadísimo acceder a ellos, más aún si no tienes experiencia o renombre. De pronto también, a los festivales ya consolidados, es complicado entrar si no tienes cierto tipo de experiencia o apoyos a los que no puedes acceder por la misma razón. Entonces el festival responde a una necesidad de este tipo: a una complicación con respecto a la infraestructura cultural. Pero no sólo es para visibilizar el problema, sino que responde a una noción de que responder a estas problemáticas no es sólo responsabilidad de las instituciones públicas, sino que también es una responsabilidad de la sociedad civil, sobre todo los artistas. Es nuestra responsabilidad tener el dónde presentarnos y abrir espacios, abrir camino para los que van empezando, los que ya tienen trabajo hecho.

¿Qué edición es?

Estamos por empezar la edición número cinco. Cada edición ha sido muy distinta de la otra, con cada una han surgido objetivos y metas nuevas. Entre ellos: crear comunidad, por ejemplo, ha sido un tema interesante, ha sido una palabra que ha surgido en varias ocasiones, durante varias de las ediciones ¿Qué es eso de “comunidad”? ¿para qué sirve? ¿con qué se come? ¿será que somos comunidad o somos un gremio? ¿será que ser comunidad nos lleva a un lado? si lo somos, ¿fortalece y desarrolla el arte? ¿Somos una comunidad local, tenemos impacto aquí y en otros estados o en otras entidades de la república? Han sido muchas dudas que han surgido para eso a lo largo de las cinco ediciones, para lanzar dudas al aire, a partir de los que vemos y platicamos dentro de la convivencia del evento.

La edición pasada la sede fue Quinta de Anza…

No solo la vez pasada, Quinta de Anza ha sido la casa de Viso desde el primero. En ese entonces no se llamaba Quinta de Anza, era el Colegio Central, me parece. Era un espacio rescatado que recién había adquirido la nueva dueña de este espacio. Era una escuela primaria, me parece, que todavía estaba en ruinas cuando el festival lo adoptó. Fue un festival interesante porque no solo se trató de crear espacios para presentaciones, no solo se trató de comunidad, sino del rescate y la reapropiación de espacios. Todavía estaban los mesabancos, pizarrones, la biblioteca estaba intacta, por ejemplo, algunas áreas del espacio todavía conservan ciertas ruinas.

Vista actual de Quinta de Anza

Hay ahí una mezcla entre la remodelación y lo que estaba ahí…

¡Y es bonito! El festival ha ido avanzando junto con el espacio. Para el segundo año ya estaban empezando la remodelación, entonces lo que nos tocó ese año, fue un edificio que estaba como obra gris. Ya tenía paredes nuevas, tenía enjarres, era gris e interesante. Había plastas de cemento y de yeso sobre las paredes, montoncitos de grava por aquí y por allá, nuevos laberintos, escaleras que no llevaban a ningún lado, cuartos sin puertas. Era muy interesante.

Para el tercer año, ya Quinta de Anza era Quinta de Anza, pero todavía no abría tal cual, pero ya se parecía un poco más a como es hoy, como te tocó ver el año pasado. Y para la cuarta edición que te tocó visitarla, 2018, pues ya era Quinta de Anza con todos sus poderes y en forma. Es un salón de eventos muy particular, muy bonito.

Definitivamente, Quinta de Anza sigue siendo nuestra casa. Ayer tuvimos nuestra primer rueda de prensa en la que presentamos la convocatoria y fue ahí. Ese espacio no se va. La Universidad de Sonora desde el principio ha estado. El tercer año fue en el que más sedes hubo: el museo de la UNISON, el préstamo de sus espacios para los talleres del festival. Este año hay un compromiso de nuestra parte para involucrar de manera más activa a la Universidad y sus dependencias. Estamos viendo si nos unimos con otros lugares también. El festival regresa a distintas sedes para compartir junto a Quinta de Anza.

Y la convocatoria ya la presentaron…

Sí, la convocatoria tiene abierta casi un mes, ayer hicimos una presentación oficial para atraer a más gente y ya nos han estado llegando varias propuestas de diversas disciplinas.

¿Dónde encuentro la convocatoria?

En nuestras redes, puede ser en Facebook, Instagram o en Twitter. Igual también ya la están compartiendo distintos medios, en la página de Instituto Sonorense de Cultura, la página del Instituto Municipal de Cultura y Arte de Hermosillo y en otros medios de divulgación que ya la están compartiendo también, no va a ser difícil de encontrar. Es muy fácil acceder a la inscripción, y de hecho es un elemento que ha tenido la convocatoria desde el inicio, ha ido creciendo y perfeccionándose. La característica principal del festival es este, que no hay una curaduría tal cual. No hay un proceso que diga “esta obra sí, esta obra no” y tratamos que el acceso a la plataforma sea lo más fácil posible, para que pueda entrar quien quiera entrar y quien tenga el interés y el compromiso de mostrar su trabajo para hacerlo crecer. En este año es un formulario en línea que es muy sencillo de llenar. El formulario se encuentra en nuestra página o lo pueden solicitar directamente a nuestro correo electrónico visooutfestival@gmail.com

Dime la fecha en la que se llevará a cabo este festival, lo que esperas de esta quinta edición y las problemáticas a las que responde.

El mismo festival nos dice. Cada año es una lucha y es un reto mantenerlo vivo porque cada año es distinto y responde a necesidades diferentes. El festival ha tenido la constante de tener por lo menos cuatro o cinco días de programación.

La tercera edición fue la más larga, me parece; el año pasado fueron seis, casi una semana. En esta edición, decidimos que van a ser sólo dos jornadas, dos días en las que decidimos condensar la programación con el afán de atender a otros sectores que se han abierto en el festival: las actividades académicas, las actividades de reflexión, los talleres y los espacios de diálogo. Revisar cuales son los objetivos y metas que tenemos que replantearnos. A cinco años de haber empezado con este evento que definitivamente tiene que transformarse para responder a las necesidades del gremio artístico y de la sociedad en la que estamos ahorita; que no es la misma de hace cinco años, que parecen pocos pero son muchos para la vida de un festival. No todos llegan a cinco y estamos muy conscientes de eso y de que tiene que mejorar.

Se está elaborando un diagnóstico de los objetivos que se han cumplido en estos cinco años, de las necesidades que en verdad ha respondido, porque una cosa es lo que se planificó en principio y otras es lo que realmente ha pasado. Tenemos muchas ideas como por ejemplo, extender las actividades del festival durante el año o tal vez replantearnos si el espacio sirve sólo para presentarse o si habría que abrirlo a otras posibilidades como generar producciones, ciclos de conferencias… tenemos que ver en qué se va a transformar y ante qué va a responder esa transformación. De principio no queremos soltar la muestra artística porque creemos que es una característica que prima y que vuelve especial al festival: poder presentar tu trabajo sin curaduría, sin juicio, con la libertad y apertura de que tu trabajo se exponga ante artistas y público.


PD: Da clic aquí para ver algunos de los momentos de la cuarta edición de VISO (2018).


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Entrevista a Gabriel Ledón, ganador del Premio nacional de poesía Alonso Vidal 2015

image-35
El presidente municipal de Hermosillo, Manuel Ignacio Maloro Acosta, acompañado por su epsosa y presidenta de DIF Hermosillo, Martha Antúnez de Acosta y Margarita Torres Ibarra, directora del Instituto municipal de cultura y arte (IMCA), haciendo entrega del Premio nacional de poesía Alonso Vidal 2015 al autor Gabriel Ledón. Fuente/Foto: Central Informativa.

Era un día en el que luego de haber leído varios tuits; me topé con uno en el que salía el ganador del premio nacional de poesía Alonso Vidal 2015. No conocía nada sobre él y es así como decidí buscarlo en Twitter para felicitarlo. Pensé en la probabilidad de una entrevista; así que le mandé un mensaje directo preguntándole si podía contestar algunas preguntas que le escribiría; a lo que Gabriel Ledón dijo que sí. Realmente no tenía idea sobre qué preguntas serían las adecuadas pero intenté que fueran una especia de oscilación entre su vida personal y su vida creativa. A continuación les dejo la entrevista al autor tijuanense.

  1. En términos así generales, sólo para conocernos mejor, escribe un poco de ti ¿cuántos años tienes? ¿dónde radicas? ¿en qué trabajas o qué proyectos te encuentras planeando actualmente? Algo así como un currículum exprés.

Soy Gabriel Ledón, mi trabajo conjuga la danza contemporanea, las artes plásticas y la literatura.  Tengo 30 años  y vivo  en  ciudad Triste Tijuana, de acá soy.  Desde hace un par de años dirijo la compañía de danza contemporánea Cuarto Fractal, es una plataforma que me permite accionar desde el cuerpo diversas manifestaciones artísticas. Por la tarde-noche, escribo en mi casa.  Actualmente trabajo en una novela cuyo título todavía no lo sé, pero tiene que ver con pulpos y sistemas de producción masiva.

A manera exprés obtuve

En 2013 el  Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras /Border of Words, por la novela Cuando todo el mar (Fondo editorial Tierra Adentro)

En 2015 el Premio Nacional de Novela Ignacio Manuel Altamirano por la novela Óleo sobre el tiempo (Ediciones Arlequín)
En 2015 Mención honorifica en el concurso de cuanto corto Agustín Monsreal

Y en 2016 el Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal, por el poemario El dron de Nonaka

Premio estatal de la juventud 2013 y he sido beneficiario del PECDA en las emisiones 2009 y 2012, y otros mas que tienen que ver con danza y artes plásticas.

 

  1. Estudiaste la licenciatura en danza escénica en el Instituto universitario de bellas artes de la Universidad de Colima ¿cómo es tu excursión o primer acercamiento a la literatura?

Mi primer contacto con las letras fue a través de mi abuelo, él era  amante de los libros y tenía una enorme biblioteca,  el problema era que sólo lo visitábamos en verano y todavía recuerdo la ansiedad por llegar a su casa en Nayarit. No era un abuelo cálido ni complaciente, supongo que profesaba su amor a través de la lectura.

Un momento importante en mi vida fue cuando decidí estudiar danza y no otra cosa, puesto que, según mi reloj biológico, si no estudiaba danza, no podría hacerlo después. El aprendizaje de la danza en términos de desarrollo y maduración corporal, es una carrera contra el tiempo  y yo dije, bueno, ahora bailo, después escribo.

  1. ¿Cómo fue que de novelas premiadas pasas a hacer poesía?

Soy  enemigo de las limitantes formas establecidas, tampoco me llevo bien con las  etiquetas. Apuesto a  los procesos creativos que parten  de la necesidad y de la intuición para hacer preguntas dentro de las preguntas, y tomar el camino recorrido como una respuesta, si es que la hay, si es que existe.

También hay filtros. Por general me pregunto ¿Qué quieres hacer y de qué forma quieres llevarlo a cabo? Y entonces los caminos se van abriendo o se nublan y entonces sí, me pongo a llorar.

 

  1. ¿Tienes algún poema favorito, así que te guste mucho?

Siempre he tenido problemas con este tipo de preguntas, canciones, libros, películas, etcétera.  Soy pésimo recomendando cosas. Me gusta que la gente haga sus propios descubrimientos, y me gusta hacer los propios.

Pienso en la posibilidad de expectativa, es decir, aunque suene cursi, mis cosas favoritas son las que todavía no he experimentado.

  1. ¿Has tenido proyectos en las que hayas utilizado algún texto literario para armar o inspirarte para la realización de una pieza escénica? Platícame de ello.

La compañía de danza Cuarto Fractal surge de la necesidad de manifestar una estética donde  el   lenguaje corporal se acciona  a partir  de la conjunción, experimentación,  precisamente de textos, imágenes, voz,  en la palabra, medios audiovisuales, etcétera.

La mayor parte del repertorio es una constante exploración que va por los caminos de la interdisciplina, que tampoco es algo nuevo, pero es nuestro hit.  Por otra parte para materializar una idea son necesarios ciertos recursos, a veces intelectuales, a veces materiales o financieros, en ese sentido trato de valorar lo que tengo y lo que puedo hacer a partir de ello.

  1. ¿Qué representa Tijuana para ti en el área creativa?

Tijuana es una ciudad que, partiendo de su estructura multicultural, te permite visualizar un amplio margen de campos de acción. Una conjunción de conceptos que se mezcla ante tus ojos y te permite tomar un poco de esto y un poco de aquello.

  1. Felicidades de nuevo por tu Premio Nacional de Poesía Alfonso Vidal 2015. En tu poemario usaste el seudónimo “Liebre ártica”, ¿existe alguna anécdota o motivo en especial referente al uso particular de ese seudónimo?

Muchas gracias, sí, si existe una anécdota.  Es uno de los recuerdos valiosos que conservo de mi padre.  El automóvil con el que viajábamos de Tijuana a Nayarit se descompuso en pleno desierto, en Sonora. Era tarde y mi padre no tuvo más remedio que caminar hasta la próxima población, mi mamá y mis hermanas nos quedamos en el auto. Yo tenía mucho miedo porque conocía ya la oscuridad y el frío que pronto nos envolvería. Cuando se lo comenté, mi padre me dijo, “No tengas miedo, sé una liebre ártica”. Me lo dijo en relación a un documental de Nat Geo  de  liebres árticas, que sobreviven al peligroso frío (no hibernan) gracias a sus diversas adaptaciones fisiológicas y de comportamiento. Aquella noche me convertí en una, una muy blanca que nunca tembló.

  1. Tu poemario ganador “El dron de Nonaka”, me decías será publicado entre octubre o noviembre, en rasgo generales y sin spoilers ¿con qué nos encontraremos en ese poemario?

Creo que verá la luz el próximo año. Lo que nos podremos encontrar  es una serie de retazos intimistas, de exploración formal, cuya poética  propone, a manera de álbum fotográfico, explorar la relación entre la tecnología y la identidad. El contraste entre las primeras fotografías de Kingo Nonaka, en una Tijuana de 1924, las radiografías de las rodillas de mi papá, y las fotografías en full 4K de un dron que vuela sobre la frontera, son el pretexto para  articular el poemario.

  1. ¿Cómo sabe Gabriel Ledón que es hora de escribir poesía? ¿Tienes algún ritual o proceso creativo?

En este momento estoy esperando mi lonche de comida china. He pedido pollo con piña y arroz con camarón. La señorita que cobra en caja tiene los ojos rasgados, al fondo en la cocina, un mexicano cocina, los meseros también son mexicanos,  pero es comida china. No he viajado a china y no puedo comprobar su sabor. A través de la ventana de derecha a izquierda se puede leer Chinese Fud. De tijuana, pero chinese.

De existir un ritual o proceso creativo, te podría decir que  podría ser muy similar a comprar  comida china. Todo ese cúmulo de incertidumbre literaria se lleva muy bien con la gastronomía oriental.

  1. Miré que en tu cuenta de Instagram tienes pinturas y dibujos de gatos ¿cómo o por qué llegaste a ejercer esa actividad?

Las artes plásticas te permiten diversos tratamientos de expresión a partir de un canal visual, sensorial. Para mí ha sido muy importante complementar mi actividad artística con  estudios teórico prácticos de pintura y dibujo. Me ha permitido acercarme a  una idea desde diferentes ángulos, es  una constante generación de posibilidades. Abres nuevos filtros en la comunicación, exploras sensibilidades.  Fíjate, a veces cuando no puedo terminar un cuento, o cuando lo escribo pero no me gusta del todo, termino haciendo una pintura, un boceto y viceversa.

  1. ¿Tienes gatos? ¿Cómo se llaman?

Tengo un gato o él me tiene a mí. Su nombre es King Mishu.

  1. Ahora, pasando a otro tema. Según la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015 los mexicanos leen en promedio 5.3 libros al año. Eso es un promedio un poco más alto que en encuestas anteriores ¿qué opinas al respecto?

    Que el costo de 5.3 libros supera también un montón de salarios mínimos.

 

14. Si te digo: ¡Piensa en un escritor mexicano! ¿Quién es el primer personaje que se te viene a la mente?

Juan José Arreola, un poco por trampa, porque ayer adquirí una edición de narrativa completa y no he podido clavarle el ojo. Es un pendiente ¿sabes?

Ahora, ¡Un poema romántico! 

Cualquiera de romancero gitano, de Lorca.  Menos preciosa y el aire, ese está en otra orbita.

  1. ¡Uno para llorar!

Ese me queda difícil.

  1. Ya para terminar ¿tienes algún blog, página web o redes sociales en donde podamos seguir tu actividad artística?

Tengo facebook  es Gabriel Ledon.


Agradezco de nuevo a Gabriel por tomarse un poco de su tiempo en responder estas preguntas. Sólo para complementar la respuesta de la última pregunta; también está Twitter.

 

La educación que tenemos roba a los jóvenes la conciencia, el tiempo y la vida

claudio-naranjo
Originalmente publicado en: Web Islam

Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo. Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia. La clase política no está dispuesta a apostar por la educación.

Cuando uno escucha a este psiquiatra chileno de 75 años da la sensación de estar frente al Jean-Jacques Rousseau de nuestro tiempo.

Cuenta que estaba bastante dormido hasta que en los años 60 se fue a vivir a EE.UU., allí fue discípulo de Fritz Perls, uno de los grandes terapeutas del siglo XX y formó parte del equipo del Instituto Esalen en California. Allí tuvo grandes experiencias en el mundo terapéutico y en el mundo espiritual. Contactó con el sufismo y se convirtió en uno de los introductores de Eneagrama en occidente. También bebió del budismo tibetano y el zen.

Claudio Naranjo ha dedicado su vida a la investigación y a la docencia en Universidades como Hardvard y Berkeley. Ha fundado el programa SAT, una integración de la terapia Gestalt, el Eneagrama y la Meditación para enriquecer la formación de profesores. En este momento está lanzando un aviso muy contundente: o cambiamos la educación o este mundo se va a pique.

-Dices que para cambiar el mundo hay que cambiar la educación ¿cuál es la problemática de la educación y cuál es tu propuesta?

-La problemática en la educación no es de ninguna manera la que a los educadores les parece que es. Creen que los estudiantes ya no quieren lo que se les ofrece. A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación. Yo pienso que la educación no está al servicio de la evolución humana sino de la producción o más bien de la socialización. Esta educación sirve para domesticar a la gente de generación en generación para que sigan siendo unos corderitos manipulables por los medios de comunicación. Esto es socialmente un gran daño. Se quiere usar la educación como una manera de meter en la cabeza de la gente una manera de ver las cosas que le conviene al sistema, a la burocracia. Nuestra mayor necesidad es la de una educación para evolucionar, para que la gente sea lo que podría ser.

La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia. Tenemos una educación que en cierto modo le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida.

El modelo de desarrollo económico de hoy ha eclipsado el desarrollo de la persona.

-¿Cómo sería una educación para que seamos seres completos?

-La educación enseña a la gente a pasar exámenes, no a pensar por si misma. En un examen no se mide la comprensión, se mide la capacidad de repetir. ¡Es ridículo, se pierde una cantidad tan grande de energía! En lugar de una educación para la información, se necesitaría una educación que se ocupe del aspecto emocional y una educación de la mente profunda. A mi me parece que estamos presos entre una alternativa idiota, que es la educación laica y una educación autoritaria que es la educación religiosa tradicional. Está bien separar Estado e Iglesia pero, por ejemplo en España, han echado por la borda el espíritu como si religión y espíritu fueran la misma cosa. Necesitamos que la educación atienda también a la mente profunda.

-¿Cuándo hablas de espiritualidad y de mente profunda a qué te refieres exactamente?

-Tiene que ver con la conciencia misma. Tiene que ver con aquella parte de la mente de la que depende el sentido de la vida. Se está educando a la gente sin ese sentido. Tampoco es la educación de valores porque la educación de valores es demasiado retórica e intelectual. Los valores deberían ser cultivados a través de un proceso de transformación de la persona y esta transformación está muy lejos de la educación actual.

La educación también tiene que incluir un aspecto terapéutico. Desarrollarse como persona no se puede separar del crecimiento emocional. Los jóvenes están muy dañados afectiva y emocionalmente por el hecho de que el mercado laboral se traga a los padres y ya no tienen disponibilidad para los hijos. Hay mucha carencia amorosa y muchos desequilibrios en los niños. No puede aprender intelectualmente una persona que está dañada emocionalmente.

Lo terapéutico tiene mucho que ver con devolverle a la persona la libertad, la espontaneidad y la capacidad de conocer sus propios deseos. El mundo civilizado es un mundo domesticado y la enseñanza y la crianza son instrumentos de esa domesticación. Tenemos una civilización enferma, los artistas se dieron cuenta hace mucho tiempo y ahora cada vez más los pensadores.

-A la educación parece solo interesarle desarrollar la parte racional de la gente ¿Qué otras cosas podrían desarrollarse?

-Yo pongo énfasis en que somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La civilización está íntimamente ligada por la toma de poder por el cerebro racional. Con el momento en que los hombres predominaron en el dominio político, unos 6000 años atrás, se instaura esto que llamamos civilización. Y no es solamente el dominio masculino ni el dominio de la razón sino también de la razón instrumental y práctica, que se asocia con la tecnología; es este predominio de la razón instrumental sobre el afecto y sobre la sabiduría instintiva lo que nos tiene tan empobrecidos. La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados. Desde mi punto de vista necesitamos una educación para seres tri-cerebrados. Una educación que se podría llamar holística o integral. Si vamos a educar a toda la persona, hemos de tener en cuenta que la persona no es solo razón.

Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo. Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia.
La clase política no está dispuesta a apostar por la educación.

-La educación nos sumerge en un mar de conceptos que nos separan de la realidad y nos aprisiona en nuestra propia mente ¿Cómo se puede salir de esa prisión?

-Es una gran pregunta y es una pregunta necesaria en el mundo educacional. La idea de que lo conceptual sea una prisión requiere una cierta experiencia de que la vida es más que eso. Para uno que ya tiene el interés en salir de la prisión de lo intelectual, es muy importante la disciplina de detener la mente, la disciplina del silencio, como se practica en todas las tradiciones espirituales: cristianismo, budismo, yoga, chamanismo… Parar los diálogos internos en todas las tradiciones de desarrollo humano ha sido visto como algo muy importante. La persona necesita alimentarse de otra cosa que conceptos. La educación quiere encerrar a la persona en un lugar donde se la somete a una educación conceptual forzada, como si no hubiera otra cosa en la vida. Es muy importante, por ejemplo, la belleza. La capacidad de reverencia, de asombro, de veneración, de devoción. No tiene que ver necesariamente con una religión o con un sistema de creencias. Es una parte importante de la vida interior que se está perdiendo de la misma manera en que se están perdiendo los espacios bellos de la superficie de la Tierra, a medida que se construye y se urbaniza.

-Precisamente quería preguntarte tu opinión sobre la crisis ecológica que vivimos.

-Es una crisis muy evidente, es la amenaza más tangible de todas. Se puede prever fácilmente que con el calentamiento de la Tierra, con el envenenamiento de los océanos y otros desastres que están pasando, no vamos a poder sobrevivir tantas personas como las que somos ahora.

Estamos viviendo gracias al petróleo y consumimos más recursos de los que la tierra produce. Es una cuenta atrás. Cuando se nos acabe el combustible será un desastre para el mundo tecnológico que tenemos.

La gente a la que llamamos más primitiva como los indígenas tienen una forma de tratar a la naturaleza que no viene del sentido utilitario. En la ecología como en la economía y otras cosas, hemos querido prescindir de la conciencia y funcionar sólo con argumentos racionales y eso nos está llevando al desastre. La crisis ecológica sólo puede pararse con un cambio de corazón, verdadera transformación, que sólo la puede dar un proceso educativo. Por eso no tengo mucha fe ni en las terapias ni en las religiones. Solo una educación holística podría prevenir el deterioro de la mente y del planeta.

-¿Podríamos decir que has encontrado un equilibrio en tu vida a esas alturas?

-Yo diría que cada vez más, aunque no he terminado el viaje. Soy una persona que tiene mucha satisfacción, la satisfacción de estar ayudando al mundo en el que estoy. Vivo feliz, si se puede ser feliz en esa situación trágica en la que estamos todos.

-Desde tu experiencia, tu trayectoria y tu madurez, ¿cómo procesas el hecho de la muerte?

-En todas las tradiciones espirituales se aconseja vivir con la muerte al lado. Hay que hacerse a esa evidencia de que somos mortales y creo que el que toma la muerte en serio no será tan vano. No tienes tanto miedo a cosas pequeñas cuando hay una cosa grande de la cual preocuparte más. Yo creo que la muerte sólo puede superarla uno que en cierto modo muere antes de morir. Uno tiene que morir a la parte mortal, a la parte intrascendente. Los que tienen suficiente tiempo y vocación y que llegan suficientemente lejos en este viaje interior se encuentran tarde o temprano con su verdadero ser. Y ese ser interior o ese ser lo que uno es, es algo que no tiene tiempo y que le da a una persona una cierta paz o un sentido de invulnerabilidad. Estamos muy absortos en nuestra vida cotidiana, en nuestros pensamientos de alegría, tristeza, etc… No estamos en nosotros, no estamos atentos a quién somos. Para eso necesitamos estar muy en sintonía a nuestra experiencia del momento. Esta es la condición humana, estamos viviendo hacia el pasado y el futuro, el aspecto horizontal de nuestra vida. Pero poco atentos a la dimensión vertical de nuestra vida, el aspecto más alto y más profundo, eso es el espíritu y es nuestro ser y la llave para acceder es el aquí y ahora.

A veces vamos en busca del ser y a veces nos confundimos en la búsqueda de otras cosas menos importantes como la gloria.
———-

Más información sobre Claudio Naranjo en
http://www.fundacionclaudionaranjo.com