Escribir sobre arte (Taller de lectoescritura)

Comparto esta imagen aquí porque me alegra saber que esas tardes que le dediqué a delinear la idea, haya valido la pena y que la propuesta haya sido seleccionada. Si bien este interés por el arte lo rastreo desde la mini presentación de la psicología de los colores en la película de Mad Max: Fury Road para la clase de estética, nunca pensé que llegaría al grado de llevar clubs de lectura y escritura. Pero me alegra saber que fue así y la verdad no me queda más que seguir leyendo y preparándome porque el mundo del arte es algo abrumante. Por eso para este taller decidí dejarlo en el área del arte moderno. Les comparto algunas imágenes sobre el taller:

El taller va dirigido a un sector joven pero la verdad cualquier persona interesada en el tema es más que bienvenida. Honestamente estoy algo nervioso porque me interesa mucho proporcionar un taller de calidad y como reconozco que soy una persona en proceso de aprendizaje en estos temas; se que la investigación y la lectura serán mis mejores aliadas. Esta dinámica autodidacta a la vez, me ha puesto a pensar sobre la vasta cantidad de información a la que tenemos acceso sobre el arte y eso me hace feliz.

Finalmente, les comunico que la imagen oficial del taller estará fijo en el blog en la parte derecha de las páginas. Si le dan clic en la imagen, los enviará a que manden un correo a taller.club.arte@gmail.com y así yo les haga llegar toda la información de inscripción.

El mundo de Christina

Écfrasis

La écfrasis es la representación verbal de una representación visual. Es un tipo de intermedialidad; puede ser real o ficticia y, a menudo, su descripción está insertada en una narración.

Christina’s World (1948) del pintor americano Andrew Wyeth

Sobre el pastizal seco del sur, Christina Olson sentía la brisa pasar. Es más afortunada que las plantas que echan raíces en el suelo, por lo menos ella se podía arrastrar. A lo lejos ve su hogar y el granero. La tela de su vestido rosa pastel se empieza a rasgar. Christina se detiene y mira que aún le falta mucho por recorrer. Contempla sus piernas, sus pies y regresa la mirada al mundo, ella es ajena. Sabe que el mundo no es angustia, ella lo ha visto: la gente camina y corre mientras ríe. No, el mundo no es triste… ella solamente vive en otro espacio, donde las distancias son más amplias, los vientos más frescos, las sonrisas más cálidas y las palabras son filosas: “Es mi mundo”, pensaba Christina Olson.