Año nuevo, ideologías viejas

Estaba debatiendo si pasar a saludar a mis primos y darles el abrazo de año nuevo o no. Me dirigía a casa de mi tío que está justo al frente de la casa del primo que quería saludar. Ahora que lo pienso, el debate en realidad era algo tonto. En mi familia, como la ha de pasar en muchas otras familias, hay una constante disputa que resulta en peleas y en una ocasión, hasta en disparos. Por eso y por otros motivos más es por el que algunos familiares estaban en casa de mi tío y otros en casa de mi primo. A veces siento como que debo serle fiel a las discusiones pasadas y no hablarles a los familiares que han discutido por X o Y razón con mi mamá ¿lo ven? algo medio tonto.

Suelo ir acompañado con mi mamá cuando hago visitas familiares, porque digamos que siento que cuando se trata de mi familia, aun no me siento con el derecho de lidiar con «los grandes», con los «adultos». Pero en ese momento pensé ya no como el familiar en constante discusión, sino como el adulto que razona y deja ir de las cosas malas del pasado, me dije «Al diablo, es año nuevo. Debo empezar el año con buenas acciones». Me dirigí a la puerta de la casa y entré. Declaro que esa fue una de las mejores decisiones que pude haber tomado. Empecé el 2018 con el pie derecho.

Saludos y abrazos, uno a uno, primos, sobrinos y mi tía me recibieron con calidez. Curioso que al saludarlos, no tenía más referente que los constantes rumores que oía sobre cada uno. Decidí suspender esas ideas y disfrutar de las sonrisas y el cariño que recibía de ellos, mi familia. Comí, comenté y reí a lado de los «adultos»,  hasta escuché el primer «tío» de parte de algunos de mis sobrinos y descubrí que mi tía tiene catorce nietos. Era increíble que justo enfrente de la casa de mi primo, había más familiares y que el motivo de esta separación no era una calle, sino los rumores, falta de comunicación y el orgullo.

Iban a dar las tres de la mañana cuando me retiré. Intercambié números de teléfono con mi prima, miré lo rápido que han crecido mis sobrinos y conviví con familiares sin la presencia de mi madre. Hasta cierto punto, sentía que había desbloqueado un nivel de vida. A la puerta me despidió un primo que me dijo que no creyera en los rumores y que el no le guarda rencor a nadie (haciendo referencia a mi tío, que era a donde me dirigía). Le dije que sólo deseaba que las cosas cambiaran y que ojalá en las  próximas fiestas de diciembre, la familia estuviera unificada, como alguna vez lo estuvo.

pexels-photo-285173
Photo by freestocks.org from Pexels 

Ideologías viejas

Algo que debo incluir en esta entrada fueron los comentarios machistas y sexistas que creo que han de ser costumbre en algunas familias. Tal vez esto no lo pondría bajo la lupa si no fuera por mis sobrinos porque como dicen: «uno como sea, ¡pero las criaturas!». Pensé también en mi bisexualidad y el evidente asombro que ocasiona el tópico cuando llega a surgir. Comentarios como «los hombres no comen ensaladas, los hombres no saben hacer el mandado, los hombres son muy secos (emocionalmente), los hombres no saben regalar, los hombres…» ¿por qué? ¿cuál es la necesidad de construir y moldear a un «hombre»? ¿qué ideas se están creando los niños de los que es ser hombre y mujer? Crítica a las formas de hablar, caminar, bailar ¡por Dios, cada quien baila como quiera! Son restricciones desde temprana edad que llevan a un eminente cierre de confianza entre familiares. Pensé en la incomodidad que siento al no tener una plena libertad de expresión cuando hablo de » mis pretendientes» y luego pensé en mis sobrinos y como desde pequeños se les está obligando a creer que algo es como según les parece a sus padres. Ideologías hereditarias que pueden lastimar.

No quería quedar como el que sólo critica y me puse a pensar acerca del qué podría hacer yo, un elemento familiar más y el cómo dejar de ser uno más. Creo que compartir nuevas perspectivas eran sólo palabras y por más que crea en el poder de las palabras, soy devoto de las acciones y el ejemplo (aunque a veces no lo haga). Pienso que es momento de sacar las conversaciones familiares fuera de su zona de confort, creo que deben saber que no soy uno más y que esa distinción no reside en que sea de los pocos que están estudiando la universidad, sino que soy distinto porque propongo, por lo menos en mi círculo familiar inmediato, una nueva forma de ver las relaciones familiares. Es posible imaginar una vida familiar basada en la confianza y el estímulo por medio del cariño y la construcción de una sana autoestima que puede resultar en una mejor comunicación familiar.

Creo que es hora de decirles que sí hay hombres que comen ensaladas, hombres que hacen yoga, que saben hacer compras y que ser hombre no es sinónimo de insensibilidad emocional. Y el primer paso empieza con el ejemplo y ese ejemplo no avanzará hasta que pueda hablar libremente de mi sexualidad e ir construyendo un entorno familiar en donde mis 14+ sobrinos puedan tener esa misma confianza. Un entorno donde mi sobrina pueda practicar el deporte que le plazca, jugar con quien quiera, jugar los juguetes que ella quiera sin importar si «es de niño» o «es de niña» y en su momento, tener la pareja que ella quiera.

IMG-20171223-WA0017-01.jpeg

¿A ustedes qué tal les fue en las cenas familiares?


 

PD: ¡Muchas gracias por leer! Sé que no todas las familias son  iguales, pero creo que nunca es tarde para ver si las cosas pueden cambiar. Como futuro literato y promotor cultural, qué mejor entorno para empezar a promover nuevas ideologías que mi propia familia.
Espero que la hayan pasado muy bien y de mi parte les deseo un EXCELENTE 2018 lleno de éxitos y nuevas experiencias. Muchas gracias por leerme en el 2017 y los invito a que me sigan acompañando en este año nuevo. De verdad agradezco cada lectura que hacen en mi blog y tengan por seguro que administrar este espacio y acercarme más a ustedes está incluido en mis metas para este 2018. Abrazos 🙂

Twitter: Oscar_SinAcento

Lecturas imprescindibles de un lector respetable

pexels-photo-106116

pexels.com
El Festival Internacional de Pitic 2017 se caracteriza por la inclusión de diversas presentaciones culturales, desde danza, hasta teatro, literatura, música y más. Esta vez no fue la excepción y vaya joyas que me encontré en su sede de la Casa Hoeffer. «Los caminos interminables del lenguaje: plática entorno al libroobjeto» impartida por Verónica Gerber Bicecci, José Manuel Suárez y Judith Ruíz Godoy; «Horror al vacío» impartido por Ricardo Sánchez Riancho y Arturo Delgado y «El efecto mariposa: poesía y traducción» impartido por Hernán Bravo Varela; estas fueron algunas de las charlas que se presentaron en esa sede y «estuvieron geniales» sería una frase que le quedaría corto. Pláticas entorno a la literatura contemporánea, al arte contemporáneo, poesía, traducción y hasta una plática improvisada sobre editoriales y el trabajo del editor. Sin duda, desde mi punto de vista como estudiante de literatura, la información que rescaté de estas charlas fueron muy valiosas. Esta entrada contiene una lista de lecturas que le solicité a José Manuel Suárez, maestro de literatura y arte en la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México. José Manuel Suárez se mostró muy amable y me hizo llegar esta lista y específica en su correo que «resalta de otro color las lecturas de autores mexicanos que actualmente escriben y que vale la pena leer»; en este caso, esta entrada resalta a esos autores de color naranja/café (no sé que color sea exactamente). Espero que puedan sacarle mucho provecho a esta lista tal y como lo haré yo. En mi caso, esta lista podrá ayudarme a obtener mayores referentes de autores mexicanos.

Clásicos grecolatinos imprescindibles en el acervo de un lector respetable

Leer a: Homero, Hesíodo, la poesía de Safo, Esopo, Sófocles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Catulo, Plauto, Tibulo, Petronio, Horacio, Virgilio, Ovidio.


Clásicos (no grecolatinos) imprescindibles en el acervo de un lector respetable

  • Esperando a Godot. Samuel Beckett
  • Hamlet. William Shakespeare
  • Macbeth. William Shakespeare
  • La metamorfosis. Franz Kafka
  • La Sra. Dalloway. Virginia Woolf
  • Orlando. Virginia Woolf
  • Las olas. Virginia Woolf
  • Rayuela. Julio Cortázar
  • Crimen y castigo. F. Dostoievski
  • El Señor Presidente. Miguel Ángel Asturias
  • Retrato del artista adolescente. James Joyce
  • El ruido y la furia. William Faulkner
  • Cien años de soledad. Gabriel García Márquez
  • La región más transparente. Carlos Fuentes
  • Palinuro de México. Fernando del Paso
  • Los recuerdos del porvenir. Elena Garro
  • A sangre fría. Truman Capote
  • Fausto. Goethe
  • El beso de la mujer araña. Manuel Puig
  • Álbum de familia. Rosario Castellanos
  • Cartucho. Nellie Campobello
  • El mundo alucinante. Reinaldo Arenas
  • El paraíso perdido. John Milton
  • El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde
  • Drácula. Bram Stoker
  • Pedro Páramo. Juan Rulfo
  • El llano en llamas. Juan Rulfo
  • La casa de Bernarda Alba. Federico García Lorca
  • Una temporada en el infierno. Arthur Rimbaud
  • Los cantos de Maldoror. Conde de Lautréamont
  • La vida es sueño. Pedro Calderón de la Barca
  • Las batallas en el desierto. José Emilio Pacheco
  • El libro vacío. Josefina Vicens
  • Los años falsos. Josefina Vicens
  • La Feria. Juan José Arreola
  • Leer a Ernest Hemingway

Novela negra, detectivesca, thriller, thriller psicológico

  • Crimen y castigo. F. Dostoievski
  • A sangre fría. Truman Capote
  • La fila india. Antonio Ortuño
  • Me llamo rojo. Orhan Pamuk
  • El percherón mortal. John Franklin Bardin
  • El quinto hijo. Doris Lessing
  • El huésped. Guadalupe Nettel
  • La balada de los arcos dorados. César Silva Márquez
  • La noche de los alfileres. Santiago Roncagliolo
  • El cuerpo expuesto. Rosa Beltrán
  • La otra cara de Rock Hudson. Guillermo Fadanelli
  • Ensayo sobre la ceguera. José Saramago
  • Salón de belleza. Mario Bellatin
  • Nostalgia de la sombra. Eduardo Antonio Parra
  • La transmigración de los cuerpos. Yuri Herrera
  • La fiesta del Chivo. Mario Vargas Llosa

Fantástico, terror, ciencia ficción, libros extraños

  • Máscara. Stanislaw Lem
  • Toda la sangre. Bernardo Esquinca
  • Mar Negro. Bernardo Esquinca
  • Érase una vez una mujer que quería matar al bebé de su vecina. Liudmila Petrushévskaia
  • El país de las últimas cosas. Paul Auster
  • Árboles petrificados. Amparo Dávila
  • La cresta de Ilión. Cristina Rivera Garza
  • El animal sobre la piedra. Daniela Tarazona
  • Limbo. Agustín Fernández Mallo
  • Nocilla Experience. Agustín Fernández Mallo
  • Confabulario. Juan José Arreola
  • La torre y el jardín. Alberto Chimal
  • Flores. Mario Bellatin
  • No tendrás rostro. David Miklos
  • Señales que precederán al fin del mundo. Yuri Herrera
  • Pájaros en la boca. Samantha Schweblin
  • Ornamento. Juan Cárdenas
  • Ciudad Fantasma I y II. Antología de cuentos fantásticos y de terror (compiladores: Bernardo Esquinca y Vicente Quirarte)
  • Cuentos de Nathaniel Hawthorne, Edgar A. Poe, Cortázar, Jorge Luis Borges.

Contemporáneos imprescindibles en el acervo de un lector respetable

  • El libro de la risa y el olvido. Milan Kundera
  • Todo lo que tengo lo llevo conmigo. Herta Müller
  • La bestia del corazón. Herta Müller
  • La piel del zorro. Herta Müller
  • Purga. Sofi Oksanen
  • Conjunto vacío. Verónica Gerber Bicecci
  • Antes que anochezca. Reinaldo Arenas
  • Yoro. Marina Perezagua
  • La fila india. Antonio Ortuño
  • Nada. Jane Teller
  • Nadie me verá llorar. Cristina Rivera Garza
  • El cuerpo en que nací. Guadalupe Nettel
  • Después del invierno. Guadalupe Nettel
  • Canción de tumba. Julián Herbert
  • Educar a los topos. Guillermo Fadanelli
  • El hombre nacido en Danzig. Guillermo Fadanelli
  • Al final del periférico. Guillermo Fadanelli
  • Los últimos hijos. Antonio Ramos Revillas
  • Muerte en la rúa Augusta. Tedi López Mills
  • Autorretrato de familia con perro. Álvaro Uribe
  • Farándula. Marta Sanz
  • La corte de los ilusos. Rosa Beltrán
  • El vampiro de la colonia Roma. Luis Zapata
  • El lugar sin límites. José Donoso
  • Señorita México. Enrique Serna
  • La doble vida de Jesús. Enrique Serna
  • Te vendo un perro. Juan Pablo Villalobos
  • Umami. Laia Jufresa
  • La marrana negra de la literatura rosa. Carlos Velázquez
  • Los ingrávidos. Valeria Luiselli.
  • Todo nada. Brenda Lozano
  • Había mucha neblina o humo o no sé qué. Cristina Rivera Garza
  • Fuga en Mi menor. Sandra Lorenzano
  • Agua corriente. Antonio Ortuño
  • Temporada de huracanes. Fernanda Melchor
  • El buscador de cabezas. Antonio Ortuño
  • Tela de sevoya. Myriam Moscona
  • No voy a pedirle a nadie que me crea. Juan Pablo Villalobos
  • El amor es hambre. Ana Clavel

Poetas

Rubén Darío, Pablo Neruda, Wislawa Szymborska, Marina Tsviétaieva, Anna Akhmatova, Emily Dickinson, Rilke, Ezra Pound, T.S. Eliot, Fernando Pessoa, Juan Gelman, Juan Ramón Jiménez, Xavier Villaurrutia, Salvador Novo, José Gorostiza, Yeats, D.H. Lawrence, William Blake, E.A. Poe, Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni, Baudelaire, Verlaine, Mallarmé, Rimbaud, Federico García Lorca, Cernuda, Pedro Salinas, Josefina Storni, José Emilio Pacheco, Myriam Moscona, Tedi López Mills, Hernán Bravo Varela, Octavio Paz, Rosario Castellanos, Abigael Bohórquez, e.e. Cummings, William Carlos Williams.


 

PD: Aprovechar la disponibilidad de personas como José Manuel Suárez puede darnos la oportunidad de ver lo que nos gusta desde otra perspectiva. En este caso él como docente y yo como estudiante, vagamos por los caminos de la literatura y que coincidimos en el punto de lector junto a muchas personas más. Por mi parte les recomiendo que sea cual sea su gusto artístico, aprovechen este tipo de espacios para acercarse a las personas que asisten a estos eventos para compartir un poco de su tiempo y conocimiento.

 

¿Por qué no se pueden censurar libros en México?

DSC09855
De izquierda a derecha: Eduardo Parra, Vicente Alfonso e Imanol Caneyada. Charla sobre literatura norteña y la novela negra.

El día de hoy en Casa Madrid en el marco del Festival Internacional del Pitic 2016, asistí a la charla que hubo con los escritores Eduardo Parra, Vicente Alfonso e Imanol Caneyada en donde se tocaron temas acerca la novela negra, la literatura norteña, el oficio del escritor, el lector y otros temas que fueron surgiendo conforme la charla se desenvolvió. Mucho se dijo sobre la novela negra como el hecho de que no necesariamente debe haber un asesinato o algún otro crimen para que la novela sea considerada como novela negra, sino que la ambientación y los recursos utilizados en la narración, importan mucho (Caneyada). Se mencionó la actividad de los escritores que impulsan este género que a penas hace poco se va reconociendo como un género literario.

La novela negra nace junto con la nota roja

Sabiendo que la novela negra narra historias variadas como el crimen organizado, secuestros, asesinatos, violaciones, asaltos, etcétera; hubo quien pregunto si este género es propenso a la censura a lo que el escritor Eduardo Antonio Parra contestó: «En México nunca van a censurar un libro porque los mexicanos no leen». Le puse el título a la entrada relacionado con lo que se dijo sobre este comentario porque es un comentario poco alentador, pero en términos generales, muy realista.
Luego que dijeran que la novela es lo más leído en México, seguido del cuento, que son muy pocos, y de la poesía; que son aun menos; se dijo cómo en México los géneros más populares son la superación personal, la novela histórica y recientemente: la novela negra. Me interesaron muchos esos comentarios, así como aquellos en donde mencionaron que en la novela negra no se trata de catalogarla según el acto que se cometa en la novela, sino como se abarca. Mencionaron que la violencia es tanta en el país, que sale sola a través de la literatura por medio de los escritores, ante la urgencia de justicia y en querer retratar el panorama actual. Cabe admitir la realidad de un país que ha diferencia de las novelas de detectives de Estados Unidos y Reino Unido donde los policías resuelven el caso, aquí no existe la confianza en la autoridad; ese es otro comentario digno de reflexión.

Otras notas:

  • El sismo de 1985 fue un factor de descentralización poblacional en el país.
  • El norte está siendo representado por autores muy buenos de la novela negra.
  • Cada autor debe escribir de un tema que le interese. Si hay un tema de violencia en el país, del que no se ha escrito, es porque a nadie la ha interesado
  • La novela negra está ganando popularidad
  • Los mexicanos tienen una fascinación por lo real y lo ficticio, y de cómo convergen; es por eso que la novela histórica tiene éxito.

Yo he leído muy poco de novela negra, pero esta charla hizo que surgiera un repentino interés por explorar ese género. La charla fue muy enriquecedora. A continuación dejo alguno de los títulos de novelas que se mencionaron en la charla.

  • «Un asesino solitario» de Élmer Mendoza
  • «Luna de escarlata» de Rolo Diez
  • «Los niños de colores» de Eugenio Aguirre

Y aquí les comparto las cuentas de Twitter de dos de los invitados.

Gracias por leer.

 

Conociendo: Café Mona | Casa Oaxaca | Fotos

Antier, visite por primera vez la Casa Oaxaca, un lugar donde congenia: un restaurante, cafetería, tienda de ropa, joyería, estética, estudio de clases de teatro infantil y una que otra cosa más. Ayer volví a visitar el lugar y hoy les quiero compartir mi experiencia y las fotos.


El primer día visité el lugar con Andrea. Pedí un late frappé y un rol de la casa que llevaba nuez, almendras y arándanos. Andrea pidió, si no mal recuerdo, un moca. Los precios no estaban mal y el café estaba muy bueno. El mesero que nos atendió fue precisamente eso: atento. Las áreas de estar en el interior son acogedoras. Hay una pequeña salita con chimenea, a un lado está la cafetería. Las mesas y sillas en el interior no combinan y eso le da un toque colorido y variado, así como también lo hacen las paredes de uno de los cuartos que está tapizado con páginas de libros y lo que remata es el candelabro de tazas. Las plantas y las decoraciones en el interior hacen que la Casa Oaxaca sea un lugar cómodo para charlar, hacer tareas, reuniones con amigos o estar solo. Otra cosa es que en una parte de los cuartos interiores está un piano que al parecer cualquiera, quien sepa y guste, puede tocar.

El segundo día que fui en el interior del café había un hombre tocando el violín y al final de cada pieza, unas mujeres que se reunían aplaudían con entusiasmo; luego lo acompañaron a la sala que está por la chimenea para verlo y escucharlo más de cerca. Ese mismo día, había un estudiante que podría apostar que era de medicina, estudiando en la parte exterior de la casa. Para cuando ya nos estabamos retirando, el joven se animó a tocar el piano. Ese día estaba más lleno, pero el lugar no perdía ese ambiente agradable para charlar.

En la mesa donde nos sentamos Andrea y yo, estaba justo a un lado, una ventana que daba hacia la cocina de la casa, así que podíamos ver cómo preparaban las comidas. Nos preguntábamos si ya se habrán acostumbrado los cocineros en sentirse observados cuando alguien se sienta en esa área.

Los candelabros y la iluminación con jarrones, tazas y cosas de cristal, son detalles que a mi en lo particular me gustan, ya que como no he salido a muchas partes, eso hace que me sorprenda por todo.

Agradezco a Andrea con la que descubrí el lugar y a  Jason del blog Singing to the body electric que me ayudaron a tomar algunas de las siguientes fotos de la casa.

Las siguientes fotos son de las áreas interiores de la Casa Oaxaca
Clic en la foto para ampliarla


La parte exterior de la casa Oaxaca es otra de las áreas más atractivas del lugar. Al salir te encuentras con mesas y sillas rústicas para comer en la parte exterior. Está techado y desde ese mismo techo hay unos rociadores que riegan una suave cantidad de agua para mantener el lugar húmedo, ya que es en este mismo espacio donde está concentrado gran parte de las plantas de la casa.

El techo está conformado por cristales de colores variados, así como las sillas y las decoraciones. Hay arbustos y un árbol. y al salir a la parte trasera hay dos torres de enredaderas y luego, lo que salta a la vista es un piano, que al acercarte te das cuenta que también es una fuente que detrás habita un árbol grande. Luego están los locales de estilo retro, de puertas coloridas, ladrillos y sillas de colores. En verdad, las plantas son una características destacable de la Casa Oaxaca, ya que afuera abunda la cantidad de plantas también.

Cerca de la estética que está en uno de los locales dentro de la casa, hay también un columpio en un pequeño espacio cuadrado, donde está un poco más callado debido a las tres paredes que rodean esa área.

Las siguientes fotos son en una de las partes traseras de la casa junto a la estética
Clic en la foto para ampliarla

Las siguientes fotos son en una de la parte exterior para comer
Clic en la foto para ampliarla

 

Las siguientes fotos son en una de la parte trasera y centro de la casa 
Clic en la foto para ampliarla


Cuando caminaba por la casa no podía evitar hacer una lista mental de los amigos y conocidos que sabía les gustaría el lugar. Creo que la finalidad de esta entrada es animarlos a visitar el lugar, el café se me hizo bueno, los panecillos también y la atención que recibimos fue estupenda. El lugar fue excelente para platicar, en cualquiera de sus áreas, ya sea interior o exterior; eso lo sé porque las dos veces que fui, pasé horas platicando. Puedo decir que la Casa Oaxaca es uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

Ubicación de la Casa Oaxaca en Hermosillo

Donación e intercambio en la «Biblioteca de Intercambio»

DSC08638
Ella intercambió tres libros por otros tres de Smallville

¿Sabías que en Hermosillo puedes intercambiar libros o donarlos? Un grupo de jóvenes se han organizado y han hecho un proyecto social llamado «Biblioteca de Intercambio», con el fin de compartir la cultura de la lectura por medio del intercambio de acervo bibliográfico gratuitamente, esta iniciativa estará ubicada en la plaza Hidalgo del sábado 23 de abril al 23 de mayo las 24 horas del día. Te esperamos, dona, intercambia y participa.- Biblioteca de Intercambio

El día de ayer fui con una amiga a las afueras del Instituto Sonorense de la Cultura, en la plaza Hidalgo, en donde están colocadas varias javas de colores con libros. Abierto las 24 horas del día, estas javas conforman la Biblioteca de Intercambio, una propuesta dinámica en la que puedes intercambiar libros o donarlos para seguir disfrutando de la lectura. Actualmente el coordinador de esta actividad hace una atenta invitación a donar libros para obtener una mayor y mejor circulación de títulos. Luego de una llamada breve con el coordinador, otra de sus intenciones es fomentar la confianza hacia la comunidad hermosillense. Él está consciente de que habrá casos en la que alguna persona llegue, deje un libro y llevarse dos; es por eso que en estos momentos necesita una mayor cantidad de donadores.

Ubicación de la Biblioteca de Intercambio

Les dejo la ubicación de la plaza Hidalgo para que puedan llevar sus libros para donar o intercambiar.

DSC08640
Desde literatura infantil hasta específicas para carreras como física e ingenierías.

Más información y reglas sobre la «Biblioteca de Intercambio»

13055545_1843691359191383_3798005125411367786_n

 

¿Qué libros traje de la Biblioteca de Intercambio?

20160424_105257

Los títulos que me traje fueron los siguientes:

  • «El Mexicano P…» de C. P. Víctor E. Molina Aznar.
  • Poema de Mío Cid
  • «Crónicas marcianas» de Ray Bradbury
  • «Por qué no soy Cristiano» de Bertrand Russell
  • «La belleza y el dolor de la batalla» de Peter Englund

Mi selección es un claro ejemplo de la variedad de títulos disponibles en la Biblioteca de Intercambio, desde ensayos hasta narrativa.

DSC08641
Diccionarios, manuales, novelas, cuentos, ensayos, revistas y más.

¿Tienes algún libro en mente para intercambiar?

Introducción al análisis de textos

Uno de las primeros temas abordados por el maestro al entrar a su clase, fue la introducción y explicación acerca de cómo analizaríamos los textos en clase.

Para aclarar el método de análisis el maestro anoto un esquema parecido al siguiente en el pintarrón.
Imagen1

Primer piso

En el primer piso del proceso de análisis está el texto por analizar, que estará constituido por un lenguaje literario, haciendo uso de recursos literarios como la repetición, la rima o la metáfora. Es en este nivel dónde encontraremos textos como la novela, el cuento, el poema y cualquier otro texto que haga uso de los recursos mencionados.

Estos textos harán uso de un lenguaje literario particular para narrar lo que se quiera decir, es por eso que en el análisis, no se podrá hacer uso de ese mismo lenguaje, ya que se pierde objetividad y sólo se estaría creando otro texto literario no un texto de análisis.

Segundo piso

Uno de los factores más importante del análisis es, como ya se mencionó, es evitar mimetizar el lenguaje del texto por analizar. El motivo por el que se recalca mucho esto es porque en el momento de leer el análisis, la voz del crítico se pierde entre la voz del autor, lo que conlleva a que la identidad de la persona que esté analizando, se difumine.

Los estudios literarios se apoyan en la utilización de ciertos términos o, como diría el profe, de una nomenclatura técnica; que sirven para contribuir a la objetividad. Otro de los elementos de apoyo para el análisis son la diversidad de disciplinas existentes utilizados para consultar, respaldar o ejemplificar la información; logrando enriquecer y complementar el análisis. Las disciplinas o campos de estudio más recurrentes por la literatura son la historia, la psicología, la sociología, la antropología, entre otras más que pueden ser de utilidad según el texto que se esté analizando. De las disciplinas se obtienen los términos para armar el discurso, atribuyéndolo al texto literario.

«Estamos obligados en el esfuerzo de entender los textos»- Dionisio del Olimpo 15.9