#10 Los conjuros en prosa

Los artistas eran los antiguos chamanes, y no recuerdo si eso me lo dijo un artista o un chamán ¿Conoces el mal de ojo? ¿Has pensado si existe algo opuesto a ello? Una mirada tan fuerte, que te vean con tal amor, que sana toda enfermedad y herida. Nací en la noche y por eso siempre busco el cobijo del silencio, la melodía de los grillos o el canto de los perros. Te conocí en agosto, te conjuré a principios de octubre y te sujeté a mediados de ese mismo mes. Cuando bebiste ese brebaje, fui torpe e impaciente al besarte al instante. Tropecé con mi hechizo, te besé y absorbí de tus labios la pócima. Fueron mi palabras, mis acentos y sonidos guturales los que barajeaban nuestra suerte. Me doy cuenta que no te he dedicado los poemas suficientes, ni te he tomado las suficientes fotos o videos. Todo está en mi cabeza, cuando sonríes, cuando paras los labios, cuando cierras los ojos, cuando me ves o cuando observas, la serenidad de tu rostro al usar tu teléfono… esta mañana te vi observando al vacío. Lo quise captar y no lo hice. Ni el mismo tarot me advirtió sobre esto. Cada que te vas y me encuentro solo otra vez, suelo pensar dos cosas: lo tranquilo que me resulta tu noche y el coraje de no habernos enredado en un conjuro o de embriagarnos entre hechizos. Por ahora, querido, no hay nada que temer. No te preguntes si soy bruja, hechicero, alquimista, poeta, bailarín o pintor… que al fin y al cabo, no hay diferencia.

#2 Inktober y los beneficios de garabatear

Estaba revisando Instagram, cumpliendo mi tiempo promedio que paso en la app, que según los registros, ¡oscila entre tres y cuatro horas! Considerando que es la única red social que uso, aparte de Whatsapp, creo que está bien. Aunque sí quisiera reducir ese tiempo promedio, pero bueno, ese será tema para otro post. El caso es que mientras veía algunas historias, una amiga publicó el Inktober de este año ¿Pero qué es el Inktober? Según totenart:

Creado por el artista Jake Parker en 2009, el Inktober es un reto que busca mejorar sus habilidades de dibujo. Este challenge consiste en publicar en redes sociales un dibujo realizado con tinta cada día del mes de octubre, es muy sencillo:

1.- Realiza tu dibujo con tinta siguiendo (o no) la temática del día.

2.- Súbelo a tus redes sociales.

3.- Utiliza los hashtags #inktober y #inktober2020

Es una actividad que hasta ahorita estoy entre participar o no. Quiero pero con los pendientes del taller, de los cursos y de mi trabajo como maestro de dos grupos… Aún lo estoy debatiendo. No recuerdo quién lo dijo, pero en el curso de arte contemporáneo nos decían sobre la importancia de pensar en imágenes y tomar notas con dibujos ¡Y es cierto! Recuerdo que en la secundaria, mis notas siempre tenían algún garabato a los lados y conforme fui avanzando en mis estudios, lo fui abandonando. Es un estimulante creativo muy bueno. Me da risa porque ahora mismo mientras escribo esto, me han dado ganas de unirme a este reto de Inktober.

Te comparto las premisas de este año:

Premisas oficiales del Inktober 2020

Giulia Forsythe, apunta que garabatear es una forma de pensamiento externo que conecta personas e ideas, tanto conscientes como inconscientes. Es una forma de soñar despierto que lleva a asociaciones al azar que permiten alcanzar soluciones creativas (Fuente: Verne).

Este reto se supone que lo hacen los que se dedican a dibujar o algo similar, pero la verdad, yo creo que todos deberíamos tomarnos el tiempo de dibujar. Además, me llaman mucho la atención las premisas como «mareado», «esperanza», conceptos más abstractos ¿Cómo representar esas cosas? Ese es el reto, y yo creo que explorar nuestros lado creativo es redescubrir algo que el mismo caos cotidiano y el bombardeado de comerciales e información, han hecho que olvidemos.

Y bien, ¿le entras?

Si quieres saber más sobre los beneficios de dibujar y pintar, te recomiendo leer «Los beneficios de dibujar y colorear de adulto, aunque no tengas ni idea» publicado por Jaime Rubio Hancock. Creo que después de leerlo tendrás ganas de entrarle al Inktober 2020.

Blogtober 2020

Blogtober ha llegado y me ha encontrado en un momento en la que me siento como una esponja porque quiero aprender mucho sobre varios temas. Además de que tengo ganas de vaciar en algún lugar la información que he recibido en estas últimas semanas. Este año, quisiera que blogtober fuera una pausa. La nueva realidad o todo lo que implica un traslado de nuestras vidas habituales a los entornos digitales, me ha hecho pensar que en realidad las formas son nuevas pero las sensaciones son las mismas: seguimos corriendo, solo que ahora parece que lo hacemos sobre una caminadora. Pero no solo eso, ya que la pandemia no detiene la injusticia y no lo se, me gustaría tener un momento de reflexión porque a veces no quisiera que mi realidad me sobrepasara, no quisiera sentirme indefenso y creo que el arte, sea lo que sea que hagas, es una vía de expresión y ahora más que nunca debe ser estridente. Me pregunto cómo ser estridente en impacto, quisiera escribir sobre eso, plantear miles de dudas y ver a dónde me llevan.

Actualmente formo parte del Programa de Actualización de Arte Contemporáneo y muchos de los artistas que han asistido me han conmovido en niveles que no esperaba y han hecho que mis ideales choquen y que llegue a muchas reflexiones sobre nuestra sociedad actual y la forma en la que el arte puede atender a esas problemáticas.

Quisiera escribir sobre las sesiones de mi taller de lectoescritura sobre arte, y compartir lo bonito que la señora María Lourdes leía los versos de Manuel Acuña.

Quiero compartir la música nueva que ha llegado a mí e intentar descifrar por qué me gusta la música que me gusta.

Tal vez algunas entradas sean solo pasajes breves, una imagen que me haya gustado o un vídeo que quiero compartir en este espacio y con ustedes para que así lo puedan ver y juzgar o disfrutar.

El arte ha jugado un papel importante en estos momentos y qué mejor que un blogtober para juntar todas esas ideas dispersas, esos corajes, esos «extraño cuando», visitar los recuerdos de la otra normalidad, sacar las adivinanzas y predecir el futuro. Saquemos las cartas del tarot, el violín o la guitarra, los pinceles o la cámara, o en mi caso el teclado de mi laptop y convirtamos este torbellino de momentos en un registro de este año tan inesperado.