Si le bailo a Satán, si beso a Diana o a Alejandro… o si nos casamos

La noche anterior había leído:

Invitación abierta a la comunidad LGBTTTIQ+ y personas aliadas: El Congreso del Estado de Sonora está puesto para votar a favor del matrimonio igualitario, pero los grupos anti-derechos se están organizando para manifestarse en contra (…) ¡Manifestémos a favor de la igualdad y el amor!

El día jueves 23 de septiembre a las 9 de la mañana. “No puedo”, pensé, a esa hora ya debo ir al trabajo. Aunque la idea de estar presente en algo tan importante y en el día internacional de la bisexualidad, no sonaba mal. Más tarde, una alumna lo comentó en clase, ella estaba siguiendo la transmisión de los grupos activistas afuera del Congreso y aunque se me recomendó evitar entrar en diálogo sobre ese “tipo de temas”, desde la más profunda sinceridad dije “Ojalá lo aprueben”, como un deseo que se verbalizó sin mi consentimiento.

Continué con mis clases.

Llovió.

Terminaron las clases y me subí a mi bici.

Me mojé.

El aire corría en mi contra y tardé un poco más en llegar a casa que de costumbre.

Leí las notas, ¡se había aprobado!

Lo que tenía originalmente agendado se pospuso así que mi tarde la podía dedicar a mi clase de danza.

Estando ahí, el maestro puso la canción de Lil Nas X THATS WHAT I WANT, algo que intenté escuchar en una ocasión, pero que no podía porque su álbum aún no había salido.

Estaba estirando cuando la letra del mismo cantante que tiene un video donde desciende al infierno en un tubo para bailarle a Satanás, decía:

I want someone who loves me / Pero quiero que alguien me ame
I need someone who needs me / Pero necesito a alguien que me necesite
'Cause it don't feel right when it's late at night / Porque no se siente bien cuando es tarde en la noche
And it's just me in my dreams / Y solo soy yo en mis sueños
So I want someone to love, that's what I fucking want / Así que quiero alguien a quien amar, eso es lo que jodidamente quiero

Intenté concentrarme, no pensar en lo feliz que han de estar esas personas que sí tienen eso que Lil Nas X quiere, y que ahora podrán casarse. Por un momento, mientras sentía que mis corvas se romperían de tanto estirar, sonreí.

Continúa leyendo Si le bailo a Satán, si beso a Diana o a Alejandro… o si nos casamos

No sabía que tenía un problema con mi bisexualidad hasta que un psicólogo me hizo las preguntas indicadas


El 05 de septiembre, mientras checaba Twitter, me topé con un tuit de Zachary Zane:

Traducción: Muy bien, hombres bi! Háblenme! Quiero saber qué les ayudó a salir (del clóset)! Mándenme mensaje!

Cabe señalar que Zachary Zane, es lo que se podría considerar como un ícono bisexual, ya que constantemente escribe artículos en diversas revistas y portales importantes en donde aboga por la visibilidad de la bisexualidad. La importancia de su labor radica en exponer y dialogar con una sexualidad que suele ser cuestionada tanto por personas homosexuales y heteros.
Cuando leí su pregunta me puse a pensar en mi propio trayecto de asumir y vivir mi sexualidad. Cuando por fin llegué a la respuesta de algo a lo que realmente no había pensado a detalle, supe que una pieza fundamental para salir al mundo como un hombre bisexual, fue un psicólogo.

Traducción de mi respuesta: Honestamente, fue a través de un psicólogo que me hizo ver lo obvio: Si alguien no es capaz de amar todo lo que eres, tal vez esa persona no sea la persona indicada.

Poco después de haberle contestado, me sorprendió ver un mensaje directo de Zane en mi bandeja de entrada en Twitter. Temía abrir el mensaje, le tomé un screenshot y lo compartí en mis historias de Instagram. En su mensaje me pedía si podía detallar y explicar un poco más mi respuesta. Obviamente le dediqué unas líneas de fanboy y de agradecimiento por la labor que hacia. Le dije que durante mi proceso de investigación acerca de la bisexualidad, me había apoyado en varios de sus artículos. Luego de haberle compartido mi nivel de admiración, le contesté le compartí el cómo llegué a saber que no me sentía cómodo en la manera que vivía mi sexualidad, y no solo eso, sino la idea de que yo mismo no sabía que estaba incómodo.

Imagen que compartí en mis historias cuando recibí el mensaje de Zane.

Ese día le escribí lo que yo veía como el camino que había recorrido para estar viviendo mi bisexualidad fuera del clóset. Me agradeció que le haya compartido mi historia y hasta ahí quedó. Los días pasaron y en un miércoles en la mañana cuando entré a Instagram, vi una historia de Zane, titulado: 9 Men Share What Helped Them Come Out as Bisexual. De inmediato recordé su tuit y dije “¿Será que habrá publicado las historias que le compartieron? ¿habrá publicado la mía?”. Con una velocidad impresionante, le di swipe up a la historia y vi el encabezado, bajé y bajé y me topé con el subtitulo: “Oscar (23)” ¡era mi historia! Habían compartido mi historia y lo había compartido una de las personas bisexuales que más admiro.

Obviamente lo que Zane publicó, fue un extracto de lo que yo le escribí. Pero el testimonio que apareció en el portal de Men’s Health, decía lo siguiente.

OSCAR (23)

El proceso de no solamente aceptar mi identidad sexual, sino también de asimilarlo fue algo lento. Realmente no hablaba mucho sobre mi sexualidad. Cuando ingresé a la universidad, en algún momento probé los servicios que la escuela le proporcionaba a los alumnos: dentista, nutriólogxs, y al final me dirigí con el psicólogo. Realmente no sabía que tenía problemas con aceptarme, hasta que platiqué al respecto. Resulta que era algo que me estaba afectando en mis interacciones sociales y mis relaciones personales. Le compartí [al psicólogo] que temía ser rechazado por mujeres y hombres. [Le dije] que no quería salir porque sentía que muy en el fondo, la voz de mi amigo en la secundaria —que me dijo que la bisexualidad no existía— estaba hablando.

Tuve un par de citas más y al final decidí que saldría ante el mundo. Hasta calendaricé mi salida de clóset para que fuera el día internacional de la bisexualidad [23 de septiembre]. Recuerdo que el psicólogo me dijo “Si a la gente no le gusta el hecho de que puedes tener sentimientos hacia hombres y mujeres, entonces no están dispuesto a quererte en tu totalidad, y pues, esa persona no es la indicada, porque habrá alguien más quien sea capaz de amarte por lo que eres”.

El apoyo psicológico como guía

Creo que a veces subestimamos el poder de las palabras. Así como por mucho tiempo creí las palabras de esa persona que yo consideraba mi amigo que me hizo dudar de mí mismo, fue a través de otras palabras que salí de dudas. Siempre pensé que lo que el psicólogo hizo a través de una plática, fue escuchar y hacer las preguntas indicadas que me inducían a una introspección para rastrear el posible origen de mis temores actuales. Nunca habría pensado que el comentario de un amigo era el motivo del por qué yo no terminaba de aceptarme. Y recuerdo que al llegar, yo venía con la idea de que tal vez era bipolar, pero no, simplemente no estaba aceptándome.
Hoy puedo escribir que mis temores eran absurdos, seguí saliendo con chicas y chicos, nadie me ha atacado, sino todo lo contrario, ha sido un camino ameno con el que me he podido relacionar con personas extraordinarias. Ese paso que di, ha hecho que hablar sobre la bisexualidad sea un tema común para mí y que no temo hablar de ello porque es algo que soy. Me parece que todo recae en el mayor de los clichés: “la fidelidad a uno mismo”. Ser fiel a lo que deseas y enfrentar el sentimiento de miedo y culpa. Porque no hay de qué sentirnos culpables, porque si acaso, una de las cosas que sucedió es que al abrirle la puerta a mi bisexualidad, me di cuenta que viene acompañado de nuevos retos pero también, de personas que seguirán apoyándome en esos retos.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

PD: Se fue el mes de septiembre (BiMonth o mes de la bisexualidad) y no escribí tanto en mi blog como me habría gustado, pero tengo todas las intenciones de entrarle al blogtober y escribir un post al día por todo el mes de octubre, así que aún hay mucha bisexualidad de qué discutir.

Para que crean en tu bisexualidad, tienes que…

Más allá del rosa, del morado y el azul, la bisexualidad transita por los diversos matices que surgen entre esos pigmentos. Una graduación en donde el azul adquiere desde el tono cobrizo de unos mezclillas viejos, hasta el azul de un corazón pintado por un marcador sharpie. Aún tengo presente aquella tarde en la que leía el significado del término “bisexual” y sentí como un calor recorrió mi pecho y emergió en un quedo pero estridente “Ese soy yo”. Me sentía un azul cielo, como el azul delicado prototípico de la ropa de bebé. Hoy, aproximadamente ocho años después de descubrir la palabra y con dos años de vivirla y portarla con orgullo; reconozco los rosas, los morados, y reconozco que soy más que esos colores.

Me habría gustado elegir los colores pero ya están ahí. Me gustan los colores tierra y habría optado por una bandera con una paleta de colores de ese estilo. Pero no son colores tierra, pero aún así decido portarlos porque así como yo no decidí los colores que representan mi orientación sexual, yo no decidí el momento en el que me enamoré de esa chica en la prepa, la de voz suave y ojos seductores; ni cómo, tiempo después, caí de nuevo ante un chico con lunares en los ojos y sonrisa encantadora. Parecería que alguna vez fui heterosexual y que tal vez hoy soy homosexual, pero no, a ella la quise cuando aún no aceptaba que podía amar más allá de lo que me permitía y a él lo quiero porque puedo ser yo, porque me acepta y me quiere como soy: un bisexual.

Lo que debes hacer para que te crean que eres bisexual

Tomando el concepto de “performatividad” que utiliza Judith Butler al hablar sobre género, quiero escribir sobre una performatividad de la sexualidad, en específico: la bisexualidad. Tal vez esté utilizando mal el concepto de Butler, pero me da igual. De todas maneras les dejo un clip al final del post, de ella explicando un poco acerca de lo que se refiere con performatividad, que en palabras muy mundanas y reduccionistas, se refiere a la ejecución de actos cotidianos que reafirmen tu género, en este caso, tu sexualidad.

Esto me llevó a pensar en las cosas que me hicieron sentir taaaan bisexual y auténtico.

  • Bromear acerca de mi sexualidad y ceder al coqueteo hacia hombres y mujeres.
  • Bailar (eufemismo de perrear) con un chico y una chica a la vez.
  • Que recurran a ti porque necesitan de una perspectiva de un bisexual.
  • Usar mis plataformas sociales como un espacio de spam sobre bisexualidad.
  • Consumir contenido de entretenimiento sobre bisexualidad, series en Netflix, música, etc.
  • Esperen, hay un problema…
  • No es cierto
  • El mejor punto que puede haber, es el acto performativo que lleva a que tu exterior te reconozca
  • Porque por más que haga y deshaga,
  • Si mis amigos, mi familia y mi pareja, se niegan a aceptar mi bisexualidad
  • Harían de mi trayecto, un camino difícil
  • Porque cuestionar tu propio ser, es agobiante
  • Por eso, si eres bisexual de clóset o declarado, sólo vive los matices de nuestra sexualidad.
  • Y si no eres bisexual, pero tienes un amigx que lo es, únete a su celebración, a su spameo de posts sobre bisexualidad
  • Porque no hay mejor manera de celebrar este día, que reconocer y hacer visible la bisexualidad.

Tal vez antes de saltar al mar, necesites nadar en una alberca. Pero sigues estando en el agua. Porque sin importar en que tipo de relación estés, si lo saben solamente tus amigos, tu familia o sólo tú, sigues siendo bisexual.

¡Feliz día de la visibilidad bisexual!



¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

PD: Gracias, Brian, gracias por quedarte este día y por los que vienen. Gracias por tu historia de IG del #BiVisibilityDay… te quiero.





Escapar de la identidad o el no tener que ser gay las 24hrs

Photo by Sharon McCutcheon on Pexels.com

Me metí en una prisión terrible, que era ser gay las 24 hrs. Dejé de ser una persona y yo soy una persona. Como cualquier otra persona del mundo soy contradictoria, soy completa, soy compleja- Daniel Molina

Estaba escuchando la lista de descargas de algunos podcasts cuando se empezó a reproducir un episodio titulado “La prisión de la identidad” del podcast Ted en español , era una charla impartida por el escritor y crítico de arte, Daniel Molina. El episodio me gustó y decidí compartirlo en mis historias de Instagram. En la historia escribí acerca de la lucha que implica el encontrar, conocer y reconocer una identidad; y no sólo eso, sino lo que conlleva defenderla a capa y espada frente a una sociedad que constantemente suele cuestionarla. Al finalizar el episodio me di cuenta que tal vez yo también me he estado construyendo una celda. Claro que conocerme me ha resultado benéfico, ya que suelo sentir una cierta fidelidad a mí mismo, pero ¿a qué costo? La bisexualidad, dentro del espacio/tiempo en donde estoy, consiste en ser “hetero” si salgo con una chica o “homo” (homo suena demasiado nice, realmente sólo sería “puto”) si salgo con un chico. El común denominador: la aparente necesidad de ubicar a la gente en una categoría.

Hace unos días estaba platicando con un amigo y le dije “Sabes, a veces cuestiono lo que hago y me pregunto si realmente vale la pena todo esto. Digo, bien pude haber salido sólo con chicas, al fin y al cabo mi bisexualidad lo permitiría. Pude haberme quedado callado y no decirle nada a nadie y seguir así por la vida… creo que habría sido más fácil”. De inmediato yo mismo me dije que lo olvidara, que todo eso sí valía la pena. Porque a veces las cosas van más allá de lo individual, uno no sabe cuántas personas podría ayudar con acciones o palabras. Yo por lo pronto abogo por mis sobrines, por brindarles la posibilidad de reconocerse constantemente, de reconocer su capacidad de amar, y ver que el amor se manifiesta en muchas formas y que a veces no se limita a un solo sexo. Me gusta lo que Daniel Molina dice acerca de la persona como una entidad contradictoria, completa y compleja. Porque es cierto, tal vez no tengas que ser gay las 24 hrs, tal vez sólo te sentiste gay al abrazar o estar con cierta persona, pero eso no es ser gay, eso es ser humano, alguien capaz de querer. En un mundo ideal, mi sobrina puede ser afectuosa con otra jovencita sin que sea vista como lesbiana; o mi sobrino puede tomar clase de baile o ser estilista, sin que sea obligado a “ser” algo que el no quiera ser.

Daniel Molina comenta al inicio de su charla (titulada en Youtube como “La verdad es mentira”, pero que es la misma charla del podcast que escuché) que todo es como un trayecto de acontecimientos, que para que ciertas cosas sucedan, otras deben ocurrir antes. Me parece que el cuestionamiento, la búsqueda, la prueba y error, nos podrían llevar a nuevos acontecimientos que tal vez en un futuro, diversifiquen la manera en la que vivimos nuestra “identidad”.

PD: Esto fue un post pre-mes del orgullo 🏳️‍🌈 


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Soy LGBT+, ¿dónde te lo anoto?

Hace algunas semanas me adherí a un taller de escritura creativa. Durante la segunda sesión, la instructora nos pidió que eligiéramos el género que trabajaríamos: cuento o novela. Yo me inclinaba al cuento por miedo a enfrentarme a la novela. Ella me sugirió que mejor me fuera directo a la novela, le hice caso Pero me llegué a preguntar ¿qué hay de las demás voces y personajes que quieren ser narrados? Así nace Sobre gritos y silencios, una compilación episódica de voces en relatos y cuentos independientes que tratan de temas de exploración sexual y sentimental.

Estos textos los estaré publicando en la categoría “Sobre gritos y silencios”. Pienso explorar personajes a que se encuentran a lo largo de las siglas LGBT+, pero haciendo un énfasis especial sobre la B, los bisexuales.

La plataforma alterna en la que estaré publicando es en Sweek, aunque la mayoría estarán por aquí en mi blog también. En caso de que decida dejar de repostearlos aquí, yo lo notificaré, pero por lo pronto, todo lo que aparezca en Sweek, aparecerá aquí también. De momento, los textos serán breves, rayando el microrrelato.

Cuando publique esta entrada, la primera historia ya habrá sido publicada. Ojalá me puedan seguir en mi Instagram todo bisexual y letroso, lleno de reggaeton, gifs, música y vídeos.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

La perversión polimorfa y la sexualidad normada

Sobre lo perverso

El siguiente texto es una de varias notas al pie de página de la novela El beso de la mujer araña publicada en 197, escrito por el argentino, Manuel Puig. Las notas que acompañan la novela abordan el tema de la sexualidad desde varios estudios y teorías. Funciona como una especie de complemento para poder acercarnos a la psique de los personajes.

A continuación anoto la definición del concepto de “perversión polimorfa”, misma que se menciona en la nota de la novela. La definición fue extraída del artículo “Perverso polimorfo”: ¿qué significa este concepto de Freud?, escrito por el psicólogo Alex Figueroba. Para la resolución de estos conceptos, es importante mencionar al autor que los acuñó: Sigmund Freud, conocido como el padre del pscianálisis.

Respecto al concepto de “perversión” por si sola, Figueroba anota:

“Para este autor [Freud] la perversión es simplemente una conducta sexual no normativa” (Figueroba).

Respecto a la perversión polimorfa:

“perversos polimorfos” implica que estos son capaces de sentir placer sexual de muchos modos distintos que se alejan de la norma social establecida. Esto incluye la orientación sexual; así, podríamos decir que según Freud en las primeras etapas de la vida todas las personas somos bisexuales o incluso pansexuales” (Figueroba).

Nota del pie de página en la novela El beso de la mujer araña

En una encuesta citada por el sociólogo J. L. Simmons en su libro Desviaciones, se establece que los homosexuales son objeto de un rechazo considerablemente mayor por parte de la gente que los alcohólicos, jugadores compulsivos, ex presidiarios y ex enfermos mentales.

En Hombre, moral y sociedad, J. C. Flugel dice al respecto que quienes en la infancia se han identificado a fondo con figuras paternas o maternas de conducta muy severa, al crecer abrazarán causas conservadoras y les fascinará un régimen autoritario. Cuanto más autoritario el líder más confianza les despertará, y se sentirán patrióticos y muy leales al luchar por el mantenimiento de las tradiciones y las distinciones de clases, así como de los sistemas educacionales de rígida disciplina y de las instituciones religiosas, mientras que condenarán sin piedad a los anormales sexuales. En cambio, aquellos que en la infancia de algún modo rechazaron -a nivel inconsciente, emotivo o racional- dichas reglas de conducta de los padres, favorecerán las causas radicales, repudiarán las distinciones de clase y comprenderán a quienes tienen inclinaciones poco convencionales, por ejemplo los homosexuales.

Por su parte, Freud, en “Carta a una madre norteamericana”, dice que la homosexualidad si bien no es una ventaja tampoco debe considerarse motivo de vergüenza, ya que no es un vicio ni una degradación, ni siquiera una enfermedad; tan sólo resulta una variante de las funciones sexuales producida por un determinado detenimiento del desarrollo sexual. En efecto, Freud juzga que la superación de la etapa de “perversión polimorfa” del niño -en la que están involucrados impulsos bisexuales-, debido a presiones socioculturales, es un signo de madurez.

En esto disienten algunas escuelas actuales de psicoanálisis, las cuales entrevén en la represión de la “perversión polimorfa” una de las razones principales de la deformación del carácter, sobre todo la hipertrofia de la agresividad. En cuanto a la homosexualidad misma, Marcuse señala que la función social del homosexual es análoga a la del filósofo crítico, ya que su sola presencia resulta uun señalador constante de la parte reprimida de la sociedad.

Sobre la represión de la perversidad polimorfa en Occidente, Dennis Altman, en su libro ya citado, dice que los dos componentes principales de dicha represión son por un lado la eliminación de los erótico de todas las actividades humanas que no sean definidamente sexuales, y por otro lado la negación de la inherente bisexualidad del ser humano: la sociedad asume sin detenerse en reflexión alguna, que la heterosexualidad es la sexualidad normal. Altman observa que la represión de la bisexualidad se lleva a cabo mediante la implantación forzada de conceptos histórico-culturales prestigiosos de “masculinidad” y “feminidad”, los cuales logran sofocar los impulsos de nuestro inconsciente y aparecer en la conciencia como única forma de conducta, al mismo tiempo que logran mantener a lo largo de siglos la supremacía masculina. En otras palabras, roles sexuales claramente delineados que se van aprendiendo desde niños. Además, sigue Altman, ser macho o hembra queda establecido, ante todo, a través del otro: los hombres sienten que su masculinidad depende de su capacidad de conquistar mujeres, y las mujeres sienten que su realización puede solamente obtenerse ligándose a un hombre. Por otra parte, Altman y la escuela marcusiana condenan el estereotipo del hombre fuerte que se les presenta a los varones como modelo más deseable a emular, ya que dicho estereotipo propone tácitamente la afirmación de la masculinidad mediante la violencia, lo cual explica la vigencia constante del síndrome agresivo del mundo. Por último, Altman señala la falta de forma alguna de identidad para el bisexual en la sociedad actual, y las presiones que sufre de ambos lados, puesto que la bisexualidad amenaza tanto a las formas aburguesadas de vida homosexual exclusiva como a los heterosexuales, y esta característica explicaría el por qué la bisexualidad asumida es tan poco común. Y en cuanto al conveniente, pero sólo ideal -hasta hace pocos años-, paralelismo entre las luchas de liberación de clases y las de liberación sexual, Altman recuerda que a pesar de los desvelos de Lenin a favor de la libertad sexual en la URSS, por ejemplo el rechazo de la legislaćión anti-homosexual, estas leyes fueron reintroducidas en 1934 por Stalin, y el prejuicio contra la homosexualidad como una “degeneración burguesa” se afianzó así en csai todos los partidos comunistas del mundo.

En otros términos comenta Theodore Roszak, en su obra El nacimiento de una contracultura, el movimiento de liberación sexual. Allí expresa que la mujer más necesitada, y desesperadamente, de liberación, es la “mujer” que cada hombre lleva encerrada en los calabozos de su propia psiquis. Roszak señala que sería ésa y no otra la siguiente forma de represión que es preciso eliminar, y lo mismo es lo que respecta al hombre maniatado que hay dentro de toda mujer.Y Roszak no duda de que todo ello significaría la más cataclismática reinterpretación de la vida sexual en la historia de la humanidad, ya que replantaría todo lo concerniente a los roles sexuales y al concepto de normalidad sexual vigente en la actualidad.

Fuentes consultadas:
*Puig, Manuel. El beso de la mujer araña. Barcelona, España: Editorial Seix Barral, 1976. Pp. 209 y 210
*Figueroba, Alex. "Perverso polimorfo": ¿qué significa este concepto de Freud? . Psicología y mente. https://psicologiaymente.com/desarrollo/perverso-polimorfo 

PD: Esta es una de varias notas, estaré compartiendo una más, ya que me han parecido opiniones interesantes ¿tú qué opinas respecto a estas teorías, estudios y notas?

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Carta a un joven bisexual

Recibí tu carta y esta respuesta no busca ser ninguna guía definitiva, aunque, a decir verdad, siento que si alguien se hubiera acercado a mí y me hubiera dicho algunas de las cosas que te voy a compartir, me habría ahorrado muchos desvelos. Te cuento.

Cosa de chicas

Hay personas que aseguran haber sabido su orientación sexual desde pequeños, alguien me dijo que sabía que era homosexual desde el kínder. Me decía que no recordaba a ninguna delas niñas del preescolar, pero que sí recordaba muy bien a los niños. Qué curioso, ¿no? Ese comentario me llevó a pensar acerca de lo que el Oscar peque pensaba cuando aun tenía siete u ocho años. Un “Me gusta” de ese tiempo es difícil de rastrear. La única exposición a una relación de pareja eran las telenovelas que a veces me sentaba a ver en las noches con mi mamá antes de que me dijera que me fuera a dormir.  Y aun así, pensaba que esos besos que salían en la pantalla eran efectos especiales. De mis primeros años de primaria recuerdo a Kalie, una niña que junto con Jazmin, me exigieron que eligiera quien era más bonita. Ambas eran lindas, pero Kalie, a pesar de que tenía chuecos los dientes, me gustaba más. Me llamaba la atención cómo me tomaba de la mano, cuando jugábamos sólos bajo el árbol que se traspasaba por la reja del campo de gol que había a un lado de la escuela; cuando nos trepábamos al domo de barras y quedábamos boca abajo riéndonos y tomándonos de las manos. Pero de todas esas cosas que hizo ella por mí, recuerdo un accidente. Me había sangrado la nariz, en el salón había un lavamanos así que fui a limpiarme y a dejar que la sangre cayera en el lavabo. Ella se paró y estuvo a mi lado, me pasó papel y recuerdo haberla sentido cerca. Kalie no se sentó hasta que regresé a mi mesabanco. Puedo decirte, que fue ella mi primer crush, desde esa vez, no quería separarme de ella y me molestaba que Cody, otro niño del salón se acercara a ella. Ese fue mi primer crush. Luego ella se fue y seguía pensando en chicas, Nayely, Stephanie, Ciara, hasta que…

Cosa de chicos

A lo que iba con la anécdota anterior es sobre las posibilidades de llegar a definir tu sexualidad. Puede que no te hayan gustado los chicos desde pequeño, puede que sí, todos tenemos una manera diferente de aterrizar nuestra identidad y preferencias. Ahora te cuento cómo llegué al punto en el que estoy ahora, en donde chicos y chicas me resultan atractivas. Lo pensé mucho antes de contestarte y decidí dejarlo todo para este día, el día internacional de la bisexualidad, una mamada porque pues te tuve con el suspenso todo este tiempo, per ahí va. Todo empezó por “admiración”, luego caí en cuenta que más que admiración, en realidad empezaba por algo más acertado que la palabra “admirar”. Mi gusto por los chicos parte más bien de la envidia. Cuando mi familia se mudó a México, y entré al aula de cuarto B, noté una gran diferencia al ambiente de la escuela de donde venía. Aquí las cosas solían salirse de control y los alumnos gritaban desde sus espacios para comunicarse, me sorprendí y quedé abrumado. Todo ese año transcurrió de manera rápida, al parecer en México era un alumno de diez, porque yo siempre fui de sietes y ochos. Llevar el título de alumno destacado es agobiante, pero esa es otra historia. Cuando entré a quinto empecé a querer “encajar” mejor en el grupo. En ese tiempo me empezó a gustar una niña que se llamaba Liliana. Pero además de ella, había un chico que me resultaba atractivo. Me atraía porque así era él, lograba que la gente quisiera estar a su lado, era alto y creo que era mayor uno o dos años que los demás. Se llamaba Oscar, igual que yo. Curioso porque yo quería ser igual a él. Solía estar junto a un grupo de chicas a su alrededor y con sus amigos que siempre lo seguían. Era alguien que me caía mal pero que admiraba, me decía “Si tan sólo se fuera del aula y pudiera sustituirlo”. Cabe aclarar que esos pensamientos eran resultado de la inconformidad que sentía hacía mi persona. Espero nunca caigas en esta clase de seguridades, para no dejar la historia así, te cuento que fue hasta en la Universidad donde pude ya moldear un yo con el que me siento más cómodo.

El primer chico que me llegó a gustar fue en segundo de secundaria. Y fue horrible, no por él sino por el conflicto interno por el que uno pasa. Lo primero que pensé fue “Soy gay (?)” en su momento no me agradaba pensar en esa posibilidad pero de alguna forma me decía “Bueno, ni qué hacer”. Pero había chicas que me seguían llamando la atención. Poco después me encontré con la palabra que vendría a resolver y sanar mi angustia: Bisexualidad. Leía la definición una y otra vez, me alegraba por fin tener un término que podía definir lo que estaba sintiendo. Este chico llegó a tener novias, más nunca sentí celos, como que me daba igual. No era algo posesivo, sólo quería verlo de cerca, tocarlo sin que eso resultara raro. Él tenía algo en su forma de sonreír que me agradaba. Decía cosas con las miradas, pero yo no sabía leer. Tal vez, nunca lo sabré, le resultaba divertido tener un admirador discreto en el salón.

Cosa de bisexuales

Se que tu historia es diferente, pero espero te pueda hacer de ayuda. Algunas de las cosas que dejo sobre la mesa son detalles que se resumen en haz lo que tú creas necesario hacer, analiza, observa y acciona (a veces estás cosas ni son necesarias para hacer y las cosas suceden cuando todo parece estar tranquilo), quizá no le quieras decir a nadie y está bien o probablemente sea lo contrario, no hay problema.

  • Si sales con un chico, eres bisexual. Si sales con una chica, sigues siendo bisexual.
  • Puede haber atracción sexual,
  • Puede que haya atracción sentimental y la valoración entre ambas es subjetiva.
  • Si un/a chica/o te deja por haber compartido tus preferencias sexuales, no pasa nada. Tú sexualidad es parte de lo que eres y de nada vale estar con alguien que no te aprecia.
  • Si sales con un chico que te gusta y no tuviste una erección, habrá una punzada en tu pecho que te presionará y probablemente entres en pánico. Sólo relájate, si las cosas no se dan, probablemente se de después. Lo mismo si esto sucede con alguna chica.
  • La erección o las cosas que te excitan no son buenas guías para formar ideas sobre tu sexualidad. Pueden ser tramposas.
  • Recuerda la dimensión afectiva, que no tengas una erección con un chico/a que te gusta, no significa que no quieras estar con esa persona.
  • No hay nada mejor que el autoconocimiento y ser sincero con uno mismo. Conocerte te evitará muchos problemas.
  • La sexualidad no se basa en porcentajes.
  • Aduéñate de tu homosexualidad y heterosexualidad. Vívelas si así lo quieres.
  • Tú eliges si decides seguir el cliché de bisexual que se tiene y no pasa nada. Puedes elegir no seguirlo también.
  • Tú eliges si le eres infiel a tu pareja.
  • Si te invitan a un trío, tienes derecho a arrepentirte y ya no querer participar. De nuevo: no pasa nada.
  • Mientras más claro tengas tu carácter, menos riesgos corres a ser moldeado por tu alrededor.
  • Importante: La bisexualidad no es una fase, si luego decides salir con chicos o chicas, tú decides si seguir llamándote bisexual o no. Es cuestión de ser sincero contigo mismo.
  • Las categorías pueden no ser necesarios, ah pero cómo ayudan a veces.
  • Ve el porno que quieras, pero recuerda que “Dat shit ain´t real life”
  • La bisexualidad no es exclusiva de las mujeres.
  • Prepárate porque los heteros no te bajarán de gay… los gays probablemente hagan lo mismo.
  • Créeme que toparte con otros bisexuales es algo chido.
  • La familia puede ser complicada, lleva las cosas al ritmo que mejor se ajuste a ti.
  • No importa si has salido más con mujeres que con hombres: #StillBisexual
  • Bisexualidad no es sinónimo de infidelidad y finalmente,
  • Bienvenido a la comunidad +LGBTQ

Yo tenía pensado ir por primera vez al antro gay más popular de la ciudad para celebrar este día, pero luego pensé que podía pasarme el tiempo contestándote. Hubo momentos en los que quería hacer los dos: ir a la fiesta y escribir. Pero aquí estoy contestándote y no creas, a mi me falta mucho por ver y personas con las que salir, todo recae en las decisiones.

Algo con lo que me gusta pensar es con quién iré a terminar, ¿una mujer un hombre… solo? Supongo que “el tiempo lo dirá”. Por lo pronto, feliz día, chico.

mi post data


PD: No te fíes si de repente escuchaste un tono de seguridad. No siempre fue así, por más resuelto que lo tengas, el salir y presentarte como bisexual nunca termina por eso creo que vivirlo es más importante que decirlo. Eso es algo en lo que aún sigo trabajando.

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Ser y aceptar una letra del LGBTario

El Mes del Orgullo Gay, Bisexual, Lésbico y Transgénero (Mes del Orgullo LGBT) se celebra cada año en el mes de junio para honrar los disturbios de 1969 en Stonewall en Manhattan. Los disturbios de Stonewall fueron un punto importante para el Movimiento de Liberación Gay en los Estados Unidos. En los Estados Unidos, el último domingo de junio se celebró inicialmente como el “Día del Orgullo Gay”, pero el día real fue flexible. En las principales ciudades de la nación, el “día” pronto creció hasta abarcar una serie de eventos de un mes de duración. Hoy, las celebraciones incluyen desfiles de orgullo, picnics, fiestas, talleres, simposios y conciertos, y los eventos del Mes de Orgullo LGBT atraen a millones de participantes en todo el mundo. Los memoriales se llevan a cabo durante este mes para los miembros de la comunidad que se han perdido por crímenes de odio o VIH / SIDA”- Library of Congress

La información anterior lo acabo de googlear justo antes de empezar a escribir esta entrada. Conocer este tipo de información una vez que te identificas con alguna otra orientación sexual que no sea el hetero, no es obligatoria y queda a elección de la persona qué tanto desea conocer al respecto. El año pasado fue un momento decisivo para la exploración de mi sexualidad y más allá de “explorar”, ha sido un proceso de conocer y aceptar. Continúa leyendo Ser y aceptar una letra del LGBTario

Carta a ÉL

Querido Iván,

Te escribo esta carta que no es una confesión, no es de amor, no es una petición y no es una queja, aunque podría serlo si lo deseas, puede ser lo que quieras. En ese presunto juego de “el que se enamora, pierde” yo ya no tengo nada que perder, tal vez por eso te escribo. Esto no quiere decir que me haya enamorado, a menos que así lo desees. Voy vagando y puedo ser sedentario, si me prometes un espacio en donde sembrar, en donde poblar estos sentimientos y edificarlos. He construido ciudades a las orillas del mar y siempre terminan hundiéndose, he dejado atrás pueblos fantasma y ciudades mediocres. Caminando en tu bosque me he encontrado con espacios que si bien no terminan de convencerme hay algo que me invita a seguir explorándolos.

Tienes algo que quisiera capturar, algo que me termina capturando a mí. Tienes un aroma que deja huellas, una estela que como camino me es irresistible no seguir. Cuando te encuentro, choco, sólo quiero acercarme y cuando te tengo cerca, alejarme y verte de lejos me resulta igual de satisfactorio. Tienes una mirada que dicta sentencias y parece ser que culpable soy de quemar tus máscaras. Detrás de ese juez te he encontrado, sentado, esperando, mirando un escenario a través de una ventana, volteas a verme y regresas la mirada, sigues esperando no se si a mí o a alguien más… tal vez no esperas a nadie. Al verte pienso en lo perfecto que eres como pieza, lo perfecto que serías al estar preso, preso en una fotografía, preso en una pintura. En esta vida de jaulas, tiendo mi mano para ofrecerte cinco llaves con la esperanza de que alguna te sea útil.

Tienes una voz de río recorriendo rocas, tu voz es un secreto dicho bajo el agua. Me llama pero me ahoga, y alégrate que he aprendido a sólo mojar mis pies en tus orillas. Tienes una esencia dispersa, tómala, cúbrete con ella que yo te acompaño después. Por ahora escucharé como las aves cantan y como los lobos aúllan.

Sólo me queda decirte que puedo edificar y construir a tu lado, si no lo deseas así enséñame a sobrevivir a tu bosque o dime que siga mi camino.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Hace unos días puse una encuesta en Instagram preguntando si la carta debería dedicarla a ÉL o a ELLA. Espero hacer dinámicas similares más adelante, de igual manera, tal vez la carta para ELLA salga después. Dejaré enlaces a mis redes sociales, pero los invito a que sigamos la interacción por Instagram, prefiero esta red ya que es donde más activo me encuentro y donde pongo encuestas acerca de a quién dedicarle mi siguiente carta 🙂

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

pexels-photo-105813

El crush del día #0

“Es que lo que te hace falta es enamorarte…”

Es lo que una chica de San Luis Potosí me dijo luego de escuchar la versión adaptada de mi vida amorosa (ppfff, insisto en el énfasis de las comillas). La música violaba tímpanos, mientras le narraba a gritos las historias. El entorno era oscuro, había música de no se qué banda en el fondo y de vez en cuando llegaba a nuestras manos la caguama colectiva, de vez en cuando le tomaba. Me regaló un cigarro, sería el segundo de la noche: yo no fumo, pero soy dramático y es dramático narrar entre humo las cosas que te queman por dentro.

“Es que creo que te enamoras de la persona..”, dijo.

Sí, así es [*inserta una reflexión aquí*], creo. A veces me encuentro buscando la palabra correcta ante los gustos cotidianos. De esas ocasiones en las que un “me gusta” es demasiado pero un “me atrae” no es suficiente. Ocasiones en las que no sabes que clase de amor es esa persona atractiva de la calle, del antro, del bar o del pasillo de la escuela, donde no es “amor a primera vista” pero tampoco es un “sí cogería contigo”.

Cuando se oye el CRUSH

“¿Y eso es malo?”, recuerdo la pregunta que me hizo el psicólogo hace unas semanas.

¿Sí ,qué no? Maldita sea, la pregunta del psicólogo era suficiente como para que yo me hiciera otra. A partir de ese momento y hasta la fecha, trabajo en adoptar una ideología. Caí en cuenta que tal vez no era malo querer a más de una persona. Solo que me seguía frustrando usar la palabra “querer”, porque esta palabra ya tiene cierta connotación de deseo o anhelo, que en parte creo que es viable porque al final de cuentas hay veces en las que me pregunto “¿cómo se sentirá la piel de su cuello? ¿cuántos lunares tendrá en el pecho?” o veces en las que me digo lo mucho que me gustaría deslizar mi dedo por el arco de su espalda o sólo tener su rostro cerca al mío, su cuerpo cerca al mío y acariciarle el cabello. Entonces llego a la conclusión que es creepy y raro pero no malo.

En el gym, la calle, en el camión, en la terraza del hostal, en la biblioteca, en la tertulia, en el parque, en el centro comercial, en la tiendita, en la librería, en la fila al banco, en una plática; en todos esos lugares escucho el crush de “esta persona es atractiva [atraer: Acercar y retener un cuerpo a otro en virtud de sus propiedades físicas (a esta definición le añadiría: y propiedades ‘sentimentales’]”.
Me remuerde la conciencia de sentirme superficial y esta nueva sección de diario es para encapsular la esencia verdadera y de valor que tienen estas conexiones efímeras. Es un intento de apología para esas miradas, para esas sonrisas con multitud de subtextos.

Diario: crush del día

Puede que esto sea un testimonio de degradación, de devaluación sentimental y eso es un riesgo que pienso tomar. El estado de decepción y desamor en la que me sumerjo es un sentimiento al que me he acostumbrado y al que le he tomado cariño. Y a pesar de que haya un persona que estableció su residencia (al parecer permanente) en mis pensamientos diarios, he decidido construir un hogar al enamoramiento superficial justo a un lado de esa persona. El remordimiento sigue ahí, pero eso ya es parte del paisaje del enamoramiento superficial.

PD: Escribo esto mientras pienso en el crush de ayer, en el de ahora y en el de mañana.