¿Qué pasa cuando se difumina el común denominador de la comunidad artística?

Conversatorio «Comunidad: Objetivos y estrategias»

34643061_1857461587880285_7621916158244945920_n

¿Qué es comunidad?

  1. Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses.
  2. Grupo social del que forma parte una persona.
  3. Conjunto de seres vivos que tienen las mismas características.
  4. Hecho de tener varias personas o cosas algo en común.

    (Definiciones extraídas por medio de la búsqueda en Google: «define comunidad»)

La tercera noche de VISO arranca con un conversatorio que gira entorno a la concepción de comunidad por parte del área artística, representada por una selección de figuras de diferentes campos: teatro, circo, música y danza. Conceptos como comunidades artísticas, comunidades de audiencia, nichos, colaboración y diálogo, se paseaban en el espacio y poseían a quien debía ser poseído.

Hablar de comunidad nos lleva a la palabra «conjunto» (1. Que se hace simultáneamente a otra cosa o con un fin común) que alude al «fin común», hecho que nos lleva a preguntarnos: ¿existirá un «fin común»? Puede que haya afinidades pero pareciera que dentro de esta comunidad de personas, aún existe una barrera que no nos permite explorar al otro. Ignoramos lo que está haciendo ese artista plástico, ese bailarín o aquel poeta. Hago énfasis en la palabra explorar porque no es suficiente conocer y ubicar a la obra o al artista, eso lo puede hacer cualquiera. Una exploración alude a estudiar y descubrir el trabajo del otro. Imaginar el enriquecimiento de las obras artísticas por medio de esta convergencia interdisciplinaria me emociona porque es una manera de abrirnos ante un mundo de posibilidades.

Probablemente se necesita que una hambruna creativa surja para así romper esas fracciones superpuestas sobre otras fracciones. La «comunidad» está tan centrada que a veces el común denominador se vuelve borroso y se invisibiliza. Cada nicho apunta a un objetivo: se trabaja para un crecimiento artístico, para el apoyo de un sector marginalizado, para audiencias masivas o para una beca. Las estrategias van a diferir, cada artista tendrá aproximaciones diversas.

Tal vez es la acción el denominador común por excelencia. Ahí se engloba a cualquier arte, cualquier artista y cualquier propósito particular: partiendo de la acción. Los actos de presencia son un primer paso. El hecho de levantarte y asistir por motivos que no sean «porque sale un amigo», es una aproximación que representa un paso más. La exploración y un posible ejercicio de traslado al campo propio, puede llegar a generar un diálogo y propuestas interesantes. No hago referencia a nada nuevo, es simplemente reiterar la dinámica de llevar ese poema a la danza, esa danza al papel, la pintura a la música, la música al teatro y así enriquecer las obras propias. Los objetivos ya quedarían a criterio de cada quien.

Espacios como estos conversatorios propician un encuentro que deberían ir más allá de «YO HAGO ESTO», «YO TRABAJO ASÍ», sin decir que esto esté mal, apunto que es importante llevarlo a planos más trascendentes. Una comunicación basada en retroalimentación y preguntas: ¿Qué es lo que haces? ¿Cómo trabajas los conceptos que yo trabajo? ¿Qué es el espacio para ti? ¿Cómo representarías la página en blanco, la brocha desgastada, la dualidad y la melodía, en tu trabajo?

El problema es el distanciamiento, a pesar de que habitamos un espacio determinado en el conjunto «División de humanidades y bellas artes» o «Artistas de Sonora» aún hay mucho que hacer. Necesitamos plantearnos preguntas, discutir, discernir y dialogar para así explorar/explotar esos puntos de encuentro. Como dijo alguien por ahí: La acción es la única cura.

mi post data


PD: Conoce más sobre este espacio artístico en: VISO OUT FESTIVAL 2018- Programa y talleres Las presentaciones continúan hasta el 08 de junio.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

34643061_1857461587880285_7621916158244945920_n

Los sueños transitorios y las pesadillas del ser

Existe un estado de ensoñación, cuando aún logramos construir espacios y dibujar siluetas de lo que se presume como «real». Hay una realidad que sufre la distorsión del tiempo (o donde el tiempo en sí es de otra naturaleza). Sueños transitorios es una exploración del ser representado de manera figurativa por el cuerpo humano y de cómo este habita e interactúa en espacios transitivos que lo llevan a lo onírico. El artista plástico, Jesús Osuna*, con base al carboncillo, lápices, matices degradados, rostros, líneas, rasguños y una semblanza del filósofo Ramsés Leonardo Sánchez, nos invita a una introspección del ser en sus facetas transitivas de lo real al sueño.

42290102161_941546306f_z
El grito. Carboncillo sobre papel. 57×43 cm. 2017

Por medio de trazos suaves que parecieran efímeros, Osuna logra crear un ambiente, suspender el cuerpo humano y colocarlo bajo las normas de lo transitorio. Más allá de lo que parece un cuerpo distorsionado o violentado por el espacio en el que se coloca, Osuna propone ver a estos objetos reaccionar ante nuevas realidades, nuevas leyes de tiempo y espacio.

Las personas retratadas proyectarán angustia, miedo, nostalgia y hastío de este proceso de transición. Las manchas, las líneas, los trazos, más allá de herir e invadir al sujeto, lo envuelven, lo abrazan y lo invitan a congeniar con el ritual de pasaje.

41388481645_ed3edbcf3a
El origen de la idea. Mixta sobre tela. 139×139 cm. 2008.

 

 

Los rostros proyectan una reacción al entorno y como consecuencia algunos de los sujetos demuestran un comportamiento aislado. Unos conviven mejor con su ambiente que otros; unos se han rendido al ensueño y hay otros que se reusan a fluir con la nueva realidad que habitan.

Osuna traza las ventanas que nos permiten asomarnos a nuevas dimensiones. Dialogar con las piezas nos permite conocer qué tan sujetos estamos a nuestra realidad y qué tan ajenos nos resulta lo figurativo. Es interesante llevarlo a la interpretación y sentir cómo la razón lucha para reafirmar su propia existencia. Es en esta dinámica donde reside un juego de paradojas interactivas y el espacio interpretativo ya no es el papel y la tela, sino nuestras mentes y la percepción.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png

*Jesús Manuel Osuna es Licenciado en Artes por la Universidad Veracruzana, desde 2007 ha impartido talleres de pintura y dibujo . Cursó dos diplomados en el Instituto Nacional de Bellas Artes que lo acreditan como maestro del Programa Nacional de Escuelas de Iniciación Artística Asociada así como el diplomado en tendencias de la educación artística impartido por la Dirección Municipal de Cultura de Cajeme. (Fuente: Artelista)


PD: No se pueden perder la exposición y la semblanza que la acompaña, llévense a algún amigo con el que deseen reflexionar un rato, contemplar y sentir la experiencia de la transición.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

27420799147_2c569a2051_z
Tristeza. Mixta sobre tela. 90×90 cm. 2018

 

 

 

Entre florecimiento caótico y la simetría |Carta a la exposición BLOOM

Estimado Omxart,

Recuerdo que el haber llegado a tu exposición fue mera casualidad. Caminaba con algunos compañeros de artes plásticas y una señora con la que habíamos charlado aquella tarde. Habíamos comentado el mural llamado «Nuestras raíces» de Raúl Ruiz y Marlen Loss ubicado en el lobby de uno de los edificios del Colegio de Sonora. Llegué a tu exposición, gracias a mi colegas. Esa tarde estaba ansioso por ejercitar mi lado perceptivo. Descubrí la importancia de una inauguración, le comenté a una compañera que si podía comparar la inauguración de una exposición con la publicación de un libro y ella me dijo que era algo similar. Me alegré por ti y hasta recuerdo haber estado ansioso por recorrer tus pinturas.

Caminé entre los cuadros pero me detuve ante un panorama vertical. Fue inevitable ver aquella pared llena de pinturas de flores. Pensé que ahí cobraba sentido el título: BLOOM o el florecer. Me dejé llevar por la música y la simetría de tus cuadros.

Recuerdo que al terminar de ver las pinturas, me acerqué a ti y me comentaste acerca de la cronología de la exposición. Ahí es cuando el primer cuadro de la serie adquirió para mí un significado nuevo. «Conspiración Geométrica» ahora parecía el origen, ese destello delicado que fundamenta la serie. Ante la luz de dimensiones maleables, las figuras geométricas parecen querer encuadrarla, generando una especie de respaldo a las cuadro consecutivos. Había un tipo de lucha, como su nombre lo dice: una conspiración.

20180427_160308
«Conspiración Geométrica». Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Le sigue «Future», una pintura que sugiere una secuencia casi inmediata de la primera, en la que pareciera retratar el génesis. En este aparecen los colores verdes, azules y unos tonos tierra. Ante las abstracciones de unos cuerpos vemos que este pequeño mundo sigue encuadrado por la simetría.

20180427_160318
«Future». Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Con el aspecto «cronológico» en mente, tuve una mirada distinta a lo que la serie posiblemente narraba o de lo que buscaba provocar. BLOOM fue redescubrir la belleza de la simetría, lo agradable que es el paralelismo como si se tratara de un acompañante infinito en donde la seguridad de un elemento complementario siempre está ahí. Enamorarse de la simetría es enamorarse del orden. Nos cautivaste en el orden, nos presentaste la disciplina y nos hiciste ver lo bonito de las intersecciones.

Cuando más sumergidos estábamos, te vemos a ti en un autoretrato colorido y oscuro a la vez. Manteniendo la simetría en todo, la exposición cierra ante el florecimiento. La exposición empieza con «Conspiración geométrica» y termina en ese caos de flores que resulta confuso. Nos enamoraste de lo simétrico y ante semejante pieza, la desproporción de las flores resultaba chocante pero agradable. Había un choque entre la belleza de las flores y la manera desproporcionada en las que estaban acomodadas. Pensé en las escenas en cámara rápida de una florecimiento, como esta parece llevar un ritmo uniforme para crecer de manera libre. Fue ahí cuando lo vi…

Vi la complejidad de lo humano, como lo simétrico resulta atractivo pero a veces claustrofóbico y como el caos tiene un orden propio, con una belleza particular que sólo puede ser apreciada ante la apertura. Nuestro propio florecimiento.

Fue agradable apreciar más allá de la letra, la dualidad de caos-orden y ver como su forma plástica nos lleva a nuevas perspectivas. Gracias por ello, Omar.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: La exposición BLOOM de Omar Mendoza seguirá hasta el 11 de mayo en la sala de arte del Instituto Sonorense de Cultura (clic aquí para ver ubicación). La última vez que visité la sala, habían unas tablas grandes que entorpecían el recorrido, pero que no pasaba más allá de un obstáculo para «recorrer el espacio».

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

20180427_160352
«Relación». Óleo sobre tela. 101×55 cm.