bailar, romper y apostar

así como se lanza el dado y gira, cuando cae y alza el vuelo para volver a caer, uno, dos, tres y un-dos-tres y un-dos-tres, caen siete pecados capitales menos un cuerpo.

te escribí una carta de amor, ¡de verdad! me movía para acariciar el aire e invocar tu espíritu. por eso te emocionabas, sin importar donde estuvieras. leías algo, recordabas aquello, sentías que un ritual se llevaba a cabo y sólo abrías los ojos en asombro.

tracé las formas de tu piel sobre las hojas secas de los árboles profetas. tú habitaste mi cuerpo durante algunos minutos y deseabas quemarte ahí mismo porque los tambores hacían que te retorcieras de lo que ellos llamaban catársis y que tú lo pronunciaste en un sonido, en un alivio que salió de tus labios a través de esa exhalación tibia y ajetreada.

yo bailaba, escribía, te extrañaba, te recreaba y te amaba de nuevo.

ante la torre de cartas que construyen mi cuerpo, bastó el murmullo de una bocina para derrumbarme…

ahí tirado las apuestas se escriben con saltos, círculos y líneas, espacios violentados, la suspensión de lo que creíamos haber sido y que sólo fue una carta: la reina de espadas.

te escribí una ceremonia sobre el azar de mis movimientos, jugué con el vacío y ahora sigo lleno de apuestas personas que vigilan el sueño de la danza que solíamos bailar…


PD: La danza es algo que con el tiempo ha cobrado una mayor importancia en mi vida, es un medio de expresión y un lenguaje que me ha gustado explorar y experimentar partiendo desde mis sentimientos y valores. Realmente le desearía a cualquier persona poder tener ese espacio íntimo en la danza o en cualquier arte, porque nos vuelve y nos desenvuelve más sensibles. Feliz día internacional de la danza 🙂


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¿Qué pasa cuando se difumina el común denominador de la comunidad artística?

Conversatorio «Comunidad: Objetivos y estrategias»

34643061_1857461587880285_7621916158244945920_n

¿Qué es comunidad?

  1. Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses.
  2. Grupo social del que forma parte una persona.
  3. Conjunto de seres vivos que tienen las mismas características.
  4. Hecho de tener varias personas o cosas algo en común.

    (Definiciones extraídas por medio de la búsqueda en Google: «define comunidad»)

La tercera noche de VISO arranca con un conversatorio que gira entorno a la concepción de comunidad por parte del área artística, representada por una selección de figuras de diferentes campos: teatro, circo, música y danza. Conceptos como comunidades artísticas, comunidades de audiencia, nichos, colaboración y diálogo, se paseaban en el espacio y poseían a quien debía ser poseído.

Hablar de comunidad nos lleva a la palabra «conjunto» (1. Que se hace simultáneamente a otra cosa o con un fin común) que alude al «fin común», hecho que nos lleva a preguntarnos: ¿existirá un «fin común»? Puede que haya afinidades pero pareciera que dentro de esta comunidad de personas, aún existe una barrera que no nos permite explorar al otro. Ignoramos lo que está haciendo ese artista plástico, ese bailarín o aquel poeta. Hago énfasis en la palabra explorar porque no es suficiente conocer y ubicar a la obra o al artista, eso lo puede hacer cualquiera. Una exploración alude a estudiar y descubrir el trabajo del otro. Imaginar el enriquecimiento de las obras artísticas por medio de esta convergencia interdisciplinaria me emociona porque es una manera de abrirnos ante un mundo de posibilidades.

Probablemente se necesita que una hambruna creativa surja para así romper esas fracciones superpuestas sobre otras fracciones. La «comunidad» está tan centrada que a veces el común denominador se vuelve borroso y se invisibiliza. Cada nicho apunta a un objetivo: se trabaja para un crecimiento artístico, para el apoyo de un sector marginalizado, para audiencias masivas o para una beca. Las estrategias van a diferir, cada artista tendrá aproximaciones diversas.

Tal vez es la acción el denominador común por excelencia. Ahí se engloba a cualquier arte, cualquier artista y cualquier propósito particular: partiendo de la acción. Los actos de presencia son un primer paso. El hecho de levantarte y asistir por motivos que no sean «porque sale un amigo», es una aproximación que representa un paso más. La exploración y un posible ejercicio de traslado al campo propio, puede llegar a generar un diálogo y propuestas interesantes. No hago referencia a nada nuevo, es simplemente reiterar la dinámica de llevar ese poema a la danza, esa danza al papel, la pintura a la música, la música al teatro y así enriquecer las obras propias. Los objetivos ya quedarían a criterio de cada quien.

Espacios como estos conversatorios propician un encuentro que deberían ir más allá de «YO HAGO ESTO», «YO TRABAJO ASÍ», sin decir que esto esté mal, apunto que es importante llevarlo a planos más trascendentes. Una comunicación basada en retroalimentación y preguntas: ¿Qué es lo que haces? ¿Cómo trabajas los conceptos que yo trabajo? ¿Qué es el espacio para ti? ¿Cómo representarías la página en blanco, la brocha desgastada, la dualidad y la melodía, en tu trabajo?

El problema es el distanciamiento, a pesar de que habitamos un espacio determinado en el conjunto «División de humanidades y bellas artes» o «Artistas de Sonora» aún hay mucho que hacer. Necesitamos plantearnos preguntas, discutir, discernir y dialogar para así explorar/explotar esos puntos de encuentro. Como dijo alguien por ahí: La acción es la única cura.

mi post data


PD: Conoce más sobre este espacio artístico en: VISO OUT FESTIVAL 2018- Programa y talleres Las presentaciones continúan hasta el 08 de junio.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

34643061_1857461587880285_7621916158244945920_n

Padecer y ser | ¡Liberar al Kraken!

La sentimos, nos rodea, nos conmueve… ¿nos mueve? No sabemos si habitamos sobre su corteza en una especie de simbiosis o si formamos parte de su fisionomía. La ciudad existe sobre o con nosotros y la habitamos hasta terminar siendo habitados. La puesta en escena de Kraken, Archivos de la Ciudad de los alumnos de la licenciatura en artes escénicas, opción danza contemporánea, es una serie de retratos, movimientos que imitan y dan testimonio de un ser abstracto, de la ciudad en todas sus dimensiones y colores.

En el programa de mano se lee lo siguiente:

Kraken alude a la criatura mítica, al ente inasible en el que se convierte la ciudad que nos devora, que nos hunde y nos abraza con sus tentáculos de concreto ¿Cómo interactúa mi cuerpo en la ciudad? ¿Habito la calle o simplemente la transito?

Kraken está compuesta de 10 escenas. Diez rincones de este monstruo, escenas coloridas, escenas oscuras, críticas, retrato de comportamientos, exposición de cifras y de números que nos duelen: 49, 43 y 3. Kraken es un archivero y cada pieza es un gabinete, un cajón, una de las múltiples caras de este monstruo que padecemos y que juntos formamos.

Las piezas fueron las visita a la ciudad, a las personas que lo habitan, a sus historias y a sus «costumbres» por no decir manías. Piezas que tenían tintes locales pero que con sus tentáculos, acaparaban espacios nacionales, como una bestia que desea abarcarlo todo.

¿Cómo se manifestó el Kraken?

Podría teclear palabras en un intento por describir lo que había presenciado. Podría intentar narrar la sensación de cómo por un momento la audiencia pasó a ser el que es observado y no quien observa. Qué tanto vale escribir acerca del flujo, de las energías que convergieron en escena, de las palabras y los contrastes. Para qué narrar esas escenas donde pasábamos de la música energética a los sonidos de los cañones de las pistolas, de cómo nos transportaron del juego tan popular y divertido como el STOP para luego presenciar la simulación de ejecuciones masivas.

Siempre habrá un amor-odio al Kraken, porque es un ente colectivo que es difícil controlar. Todo es cuestión de armonía, de convivencia y lucha. Un movimiento que nosotros generamos y que curiosamente,  a veces se nos dificulta seguir. Un Kraken con complejos de Frankenstein. Un mosaico devorador.

Por qué escribir de eso cuando puedo anotar acerca de la energía, de la fuerza y de la vitalidad de los intérpretes, de cómo dejaron sus almas en escena para ser tributo a la construcción que hacían de la ciudad. Las sonrisas, el desgarramiento interno que se manifestaba como un goce prohibido pero que al compartirlo dejaba de serlo y pasaba a ser un ritual de pasaje placentero. Un colectivo de movimientos independientes que formaban un cuerpo, juntos construyeron a una bestia que se movía a través de ellos. Cada uno se convirtió en un tentáculo, en un ojo, en una voz, en un elogio y en una denuncia a la ciudad.

Generación 2014-2018

Había una comodidad en la ejecución, todos dejaron algo de ellos en ese híbrido escénico. Me parece que durante ese desprendimiento y entrega, la generación 2014-2018 de la licenciatura en artes escénicas, opción danza contemporánea, se despedía también de su alma máter en eso que fue «Nuestro último baile».

Felicidades a los intérpretes:

  • Betzabé Arce
  • Ivanka Argúelles
  • Fernando Cajigas
  • Claudia Curiel
  • Danahee Félix
  • Andrea Godoy
  • Gabino Guerrero
  • Janine Espinoza
  • Melanie Robles
  • Jacqueline Flores
  • Anel Parra S.
  • Katia Gardea
  • Harley Harris
  • René Leyva
  • Carlos Pacheco
  • Marcos Ramírez
  • Odalis Retano
  • Alicia Salguero
  • Tatiana L. Bessarez
  • Citlalli Aguirre Z.
  • Priscila Almeida
  • Alejandra Lomelí
  • Mariana Quesney

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Está semana asistí a las funciones de graduación de ambas especialidades de escénicas: Polo Pelota Amarilla y Kraken Archivos de la ciudad, y no puedo dejar de pensar en lo bonito que ha de ser compartir el escenario por última vez en la carrera con tus compañeros. Creo que ha de ser algo muy, muy padre.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

YA-YA.png
18 y 19 de mayo. Danza contemporánea. Kraken Archivos de la ciudad. Teatro de la Ciudad, Casa de la Cultura. 8pm. $60 pesos General, 30$ estudiantes.

Carta a Súper Miau

Querida Meme,

Ayer te vi y justo después que salí de la obra, al estar sólo en mi habitación, te busqué en Instagram. «Me gusta actuar, maquillar y el circo! Quiero que mi obra siempre mezcle estos tres elementos» es lo que se lee en la bio de tu cuenta. Meme, lo lograste, sinceramente yo no esperaba quedar envuelto en lápiz labial, aros, luces, sueños y en esa actuación tan entrañablemente curiosa que nos otorgaste.

Gracias por la noche dinámica y refrescante. Ese juego de dualidades, realidad-sueño, Clara-Súper Miau, orden-caos, gritos-silencios, me llevaron de la mano… me sumergieron a tu historia début que decidiste narrarnos ¡Por un momento pensé que vería sólo un show circense! pero cuando se levantó el telón y miré ese gran reloj abstracto en el centro del escenario, algo cambió. Fue interesante y divertido, descubrir ese algo.

En medio de toda tu energía, había un pequeño maullido que nos advertía lo fácil que nos manipula el tiempo, las responsabilidades, la tecnología, la familia, el trabajo y todo eso que podría encerrar en un largo «etcétera». Escuchaba un miau que anunciaba cómo el tiempo puede convertirse en un tornado que nos arrastra por la vida junto a todo lo demás y nos olvidamos de jugar y soñar. Pareciera que el sistema/tiempo nos enseña a esconder nuestro Súper Miau interior, a ignorar nuestros sueños, a dejar de luchar y a rendirnos. Pero por más arrastradas que atravesemos, por más escurrido que esté nuestro maquillaje, el show continúa y no queda más que seguir con el espectáculo y ser nuestros propios héroes.

Disfruté la degradación que hubo en tu personaje, porque no era una degradación derrotada sino una degradación con vías a un eminente despegue, que llevaba a la reflexión, hacia algo íntimo y personal. Nos bajaste algunas estrellas, nos metiste en tus sueños y pesadillas. Gracias por enseñarnos a no rechazar nuestro alter-ego, a nuestro niño o «inmadurez» interior, sino todo lo contrario, gracias por invitarnos a jugar con ese lado nuestro y hacer las paces con nuestros monstruos.

Finalmente, quiero felicitarte por la manera en la que atrapaste a tu audiencia, por activar nuestra creatividad, por hacer de los asientos un escenario más y por compartir con nosotros una porción de tu catarsis escénica.

Fue algo guau, digo, mmmiiaaauuu.

cropped-firmacad3.png


PD: Admiro como la utilería formó parte de tu pequeño caos y la memoria administrativa de tu espacio. A pesar de que el personaje de Súper Miau me abrumó un poco en su primera intervención, terminó cayéndome bien. Es por demás decir sobre qué va la historia.  Considero que el tema es actual y que muchos podríamos relacionarnos.

PD II: Hermosillo, Sonora (México). La obra Súper Miau de la actriz y maquillista sonorense, Meme García se estrenó en el Teatro del Cobach el día 19 de abril del 2018.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

29695232_1752575278133363_1316476901509950593_n

Fotos: Betto Robles

Querida Meme,

Gracias por la noche tan dinámica y refrescante. Ese juego de dualidades, realidad-sueño, Clara-Súper Miau, adulto-niño, orden-caos, gritos-silencios, me llevaron de la mano… me sumergieron a tu historia début que nos decidiste narrar. Pensé que vería sólo un show circense (y hubo circo, aunque la obra es mucho más que eso), pero cuando se levantó el telón y miré ese gran reloj abstracto en el centro del escenario, sabía que tenías mucho que decir.

En medio de toda esa energía tuya, había un susurro, un pequeño maullido que nos advertía lo fácil que nos manipula el tiempo, las responsabilidades, la tecnología, la familia, el trabajo y todo eso que podría encerrar en un largo «etcétera». Escuchaba un miau que nos anunciaba como el tiempo puede convertirse en un tornado que nos arrastra por la vida junto a todo lo demás y nos olvidamos de lo que realmente importa: jugar. Pareciera que el sistema/tiempo nos enseña a esconder nuestro Súper Miau interior, nos enseña a ignorar nuestros sueños, a dejar de luchar, nos enseña a rendirnos. Pero por más arrastradas que atravesemos, por más escurrido que esté nuestro maquillaje, el show continua y no queda más que disfrutar el espectáculo y ser nuestros propios héroes. Me encantó la degradación que hubo en tu personaje, porque no era una degradación derrotada sino una degradación con vías a un eminente despegue, una degradación que llevaba a la reflexión, una degradación íntima y personal. Gracias por bajarnos algunas estrellas, por meternos en tus sueños y pesadillas, por regalarnos sonrisas y preocupaciones. Gracias por enseñarnos a no rechazar nuestro alter-ego, a no rechazar a nuestro niño o «inmadurez» interior, sino todo lo contrario, gracias por invitarnos a jugar con ese lado nuestro, por bailar con nuestro niño interior y hacer las paces con nuestros monstruos.

Finalmente, quiero felicitarte por la manera en la que jalaste a tu audiencia, por activar nuestra creatividad, por hacer de los asientos, un escenario más y por compartir con nosotros una porción de tu catarsis escénica.

Fue algo guau, digo mmmiiaaauuu.

cropped-firmacad3.png


PD: El día 19 de Abril del 2018, se estrenó la obra Súper Miau de la actriz y maquillista profesional, Meme García. Admiro la manera en la que la utilería formó parte de tu pequeño caos y la memoria administrativa de tu espacio y cómo te desplazabas entre él. Me abrumó un poco la primera intervención de Súper Miau debido al tiempo el cual se me hizo algo extenso pero que en general fue genial.

PD II: Queda por demás contar de qué va la historia porque considero que eso puede crear expectativa y reducir audiencia. Considero que se podría aprovechar la universalidad del tema que es tan actual y del que todos podríamos relacionarnos. Así que si tienes oportunidad de ver esta obra, dale una oportunidad y te aseguro que pasaras un rato agradable.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

30714469_1495646213879309_1407664099432261746_n
Fotos: Betto Robles