Me iré a respirar un rato #YWABreath

Si así lo deseas, tómate un tiempo para escribir sobre cómo te estás sintiendo (físicamente, mentalmente y emocionalmente) después de haber experimentado los primeros 14 días de los 30 días del viaje Breath

Yoga con Adriene

Esa fue una de las recomendaciones del correo 14 que recibí del “Viaje de yoga” o “challenge” como le dicen algunxs (me gusta que Adriene elija la palabra viaje en lugar de challenge). A continuación haré unas breves notas al respecto.

Este es el tercer año que intento unirme a uno de los viajes que convoca. Cada año el viaje tiene un tema diferente, los que he hecho han sido los de True, Home y el que actualmente esta corriendo, Breath. La primera vez completé el primer mes y quedé encantado con la personalidad de Adriene porque es una instructora muy buena, además de que noté algunos cambios en mi día cotidiano gracias a la práctica recurrente que hacía. Continué practicando una vez concluido el primer viaje, pero tiempo después lo dejé. El segundo año solo llegué a la mitad. Esta tercera vez me estoy tomando un tiempo para volver a conectar con mi voz interior y me di cuenta que a veces para llegar a esa voz, hace falta callar todo el ruido que proviene del exterior y enfocarte un momento en tu propia luz.

Continúa leyendo Me iré a respirar un rato #YWABreath

Pez muerto o ballena

Muy dentro de mí hay algo que busca la selva, es algo que intenta echar raíces en suelo árido y se pudre en el intento.

Tal vez soy un pez quieto colgado en el aire, un gato que domesticado, una vaca pastoreada o un loro que come tortillas y se trepa a los árboles.

Pero no…

Yo soy ballena que canta y detiene el tiempo,

Pantera que hace de las sombras un hogar,

Toro que se lamenta con lo rojo de la sangre derramada,

Águila que toca los límites de los que todos hablan.

Imparten el taller virtual de lectoescrituras Écfrasis a pluma y pincel

REPOST: Originalmente publicado en UNISON.MX por Jesús Alberto Rubio

Con el propósito de crear textos descriptivos a partir de una obra de arte, de septiembre a diciembre del 2020 se llevó a cabo un taller de lectoescrituras denominado Écfrasis a pluma y pincel, actividad que se dirigió a nueve personas de Hermosillo y Bacobampo.

Oscar Mares, coordinador del taller, que se ofreció de manera virtual, precisó que las obras vistas en la sesión fueron apropiadas por los participantes, quienes las conceptuaron como un medio de expresión de sentimientos.

El estudiante del último semestre de la Licenciatura en Literaturas Hispánicas de la Universidad de Sonora informó que a través del diálogo generado en el taller se habló sobre el arte moderno y el contemporáneo, así como del quehacer artístico en general.

“El arte tiene la posibilidad de abrir puertas que se nos ha olvidado que tenemos; se nos olvida nuestra capacidad de crear al estar tan sumergidos en el hábito de sólo consumir (noticias, películas, series, fotos…)”, subrayó.

Al respecto, Oscar Mares apuntó “hemos reducido nuestros sentimientos a gifs y emojis, a tal grado que tememos confrontarlos”, y planteó que el arte nos invita a detenernos y descubrir una infinidad de posibilidades en una página en blanco, en el lienzo vacío o en un espacio abandonado.

“Esta invitación abierta está dispuesta en un librero, en el arte urbano, en una película inexistente del catálogo de streaming, en la música, en el cuerpo y en nuestra no perfección que nos permite crear extensiones artísticas del mundo exterior o interior”, añadió.

Por ello afirmó que los talleres o charlas de arte no deberían darnos afirmaciones inamovibles, sino preguntas que inviten a querer seguir buscando respuestas.

Oscar Mares indicó que en la actividad participaron como instructores alumnos y egresados de la Licenciatura en Literaturas Hispánicas, y dio a conocer que actualmente gestiona un podcast de entrevistas sobre artistas sonorenses llamado “De artista a artista” (Más información en el Instagram: @artista.a.artista o en https://linktr.ee/artista.a.artista.

Permitirme ser mediocre

Hoy escuché una charla TED que se llamaba “The 1 minute secret to forming a new habit” (El secreto de l 1 minuto para formar nuevos habitos) de Christine Carter. Habla sobre como a veces nos proponemos hacer algo y que al inicio empezamos muy bien pero eventualmente la motivación se agota y nos empezamos a sentir frustrados. Supongo que esta publicación atiende a mi reacción luego de escuchar lo que decía Carter. Ella comenta que intentó convertir el salir a correr en un habito. Comenta que luego de algunos intentos fallidos, solo se permitió correr un minuto. Aunque no corría literalmente un minuto, la idea de que solamente era un minuto le daba un margen para hacerlo todos los días. Comparte que cuando no tenía nada de ganas de correr, solo recordaba que era un solo minuto y lo hacía, era poco pero comparado con nada, un minuto era mejor. Ella dice que eventualmente esa costumbre se automatiza y que el cuerpo o la mente lo empieza a luego a hacer por si solo.

He querido escribir sobre las cosas que he estado haciendo o como me he estado sintiendo recientemente, pero nomás no me doy ese tiempo. Este blog es como mi rincón, creo que es donde permito fluir algunas ideas o pensamientos que ni siquiera comparto en mis redes. No escribo porque supongo que tengo esta idea de que una publicación de mi blog debe tener una cierta extensión y propósito… y pues ni al caso, no veo por qué tenga que ser así. Quisiera aplicar el método que comparte Carter y ver si así empiezo a escribir más. Pienso aplicarlo para ver si funciona lo de brincar la cuerda también. Lo que más me entusiasma es compartir algunas cosas que han pasado por mi mente últimamente, pero eso ya será otro día.

Photo by Jeffrey Czum on Pexels.com

Lectura conjunta “Piensa como un artista” de Will Gompertz 2021

Este año he querido iniciar con episodios especiales del podcast haciendo una lectura del libro “Piensa como un artista” de Will Gompertz. Me gustó el libro porque tiene una orientación muy similar a lo que el podcast busca hacer: provocar e invitar a la creación artística. A continuación dejo la información de este lectura conjunta.

Continúa leyendo Lectura conjunta “Piensa como un artista” de Will Gompertz 2021

Reseña: “Momo” de Michael Ende

Autor: Michael Ende
Título: Momo
Fecha de publicación: Enero 2016 (Originalmente publicado 1973)
País: Alemania
Editorial: Alfaguara
Formato: Físico
No. Páginas: 320 páginas
Género: Literatura infantil y juvenil

Sinopsis

Momo es una niña muy especial, posee la maravillosa cualidad de hacer sentir bien a todo aquel que la escucha. Pero la llegada de los hombres grises, que pretenden apoderarse del tiempo de las personas, va a cambiar su vida. Será la única en no dejarse engañar y con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, emprenderá una aventura fantástica contra los ladrones de tiempo.

Reseña

Momo es una historia que puse en pausa a lo largo del año y me parece que lo he terminado en el momento perfecto: en un fin de año. Lleno de personajes entrañables que narran las diferentes maneras en la que una vida sin juego, sin rumbo y sin una clara visión de nosotros mismos, es solo una vida monótona, de apuros, cansancio, frustraciones y en donde el tiempo pareciera nunca ser suficiente. Momo nos cuenta sobre la llegada de los hombres grises a un pequeño pueblo y cómo logran convencer a todas las personas que la calidez de sus tratos y costumbres de convivencia, les está ocasionando “perdida de tiempo”. Esta en manos de Momo y sus amigos en hacerle ver a la gente el daño que esos hombres grises están ocasionando. Esta misión se vuelve más y más difícil, y no será hasta la llegada de otros fascinantes personajes; entre ellos una carismática tortuga llamada Casiopea, cuando Momo tendrá la posibilidad de salvar a las personas de esos fríos y cenizos hombres grises.

Continúa leyendo Reseña: “Momo” de Michael Ende

#23 ¿Qué quieres que sientan?

El siguiente texto es una tarea del Programa de Actualización de Arte Contemporáneo, en donde nos pedían que escribiéramos cómo nos gustaría que se sintiera el espectador al ver nuestra. La primera parte es una narración de ficción en donde me imagino lo que posiblemente se interprete. La segunda parte ya es más directo y anoto lo que quisiera que el espectador sintiera.


Hace tiempo no me echaba una vuelta por el museo. Me invitó una amiga, creo que ya se la acabaron las ideas de lugares a donde salir “sanamente”. Como si le importara. Supe que no iba a venir desde que me envió el sticker de gatito sorprendido. Ya habían pasado quince minutos así que decidí entrar. Me presento y me dicen que el primer grupo ya está avanzado y que si gusto esperarme al segundo grupo de las dos de la tarde. Pregunté si podía comprar un agua y me dijeron que sí. Fui directamente a la máquina expendedora, se supone que mi amiga me iba a traer algo de tomar. Empiezo a beber agua porque no había tomado más que café en la mañana. Cuando volteo, veo lo que parece ser una obra de la exposición… Busco la ficha y ahorita realmente no recuerdo ni cómo se llamaba. La obra consistía en seis cuadritos enmarcados y un bote de basura en la parte inferior. Me acerqué al bote y se veían unas fotos y unas figurillas. Ya de cerca, noté que las fotos estaban editadas, y había lo que parecían textos escritos por encima. En las primeras dos fotos había un texto sobre recetas, encimadas a unas fotos. Las otras dos tenían otro tipo de textos y las últimas dos eran de una letra infantil, como si hubieran sido escritas por un niño. La letra y las fotos me hicieron pensar en el tiempo. Creo que intentaba hablar sobre la evolución de uno como persona. Noté que me estaba enfocando mucho en las fotos colgadas y me quise asomar un poco más a lo que había en el bote de basura. La removí tantito, al parecer eran más fotos que formaban parte de las de arriba. Pero me hacía mucho ruido que las fotos parecían de personas extranjeras y lo que parecía haberse escrito sobre las fotos, simplemente no encajaba. Algo no resultaba congruente. Tal vez esa era la intención. Me empecé a preguntar por qué algunas fotos estaban en la basura y las otras estaban colgadas. Me recordó a lo que a veces quisiera que vieran de mí y lo que no. Probablemente quiso hablar sobre ese proceso selectivo para armar una identidad… quién sabe, igual solo son fotos. Salgo de ahí y espero al siguiente grupo. Al salir alcanzo a ver algunas obras, se ven muy interesantes. Decido irme al parque de al lado para esperar. Decido mandarle un mensaje a mi mamá: 

“YA ESTOY EN EL MUSEO” 


Quisiera que mi obra conectara con el espectador para que tuviera un segundo para repensar su historia personal desde un lente familiar, en un proceso de reconocimiento de su espacio y el tiempo que no se detiene. El ensamblaje que narro en este pequeño texto no es definitivo y sin duda, el escribir sobre ello me ha dejado un poco más claro cómo podría presentar la obra.  

#22 Cumplir 25

Hoy durante una reunión en Zoom, una compañera que cumple 31 años, dijo “Me quedé en los 22 años… siento que aún tengo 22”. En el 2017 escribí una notas acerca de cumplir 22 años (pongo el enlace como gesto simbólico, porque es un texto muy malo), en donde recuerdo haberme sentido con una típica nostalgia que me da al cumplir un año más de vida. Tengo muy presente cuando cumplí 20, pero más cuando cumplí los 21. Recuerdo que a los 21, solo quería cumplir los 22 para poder hacer las señal de amor y paz con ambas manos. Por ahí debe andar la foto en la que fui a trabajar el día de mi cumpleaños y mis compañerxs del trabajo me sacaron esa foto que estaba esperando. Sin darme cuenta, le habían seguido el 23, 24 y ahora, a punto de entrar el mes de mi cumpleaños… el 25. Suelo usar cada cumpleaños como para hacer una introspección de dónde estoy, cómo ha sido el camino que llevo recorrido y volteo a ver el camino por recorrer. Este proceso me agrada y tal vez no lo comparta aquí, sino en alguna libreta que me auto-regale. Creo que este post, no tiene mayor intención que recordarle a nadie en específico, que el 16 de noviembre cumplo años.

#21 ¿En qué pensará el maestro Mancillas?

Mi novio me regaló un jabón artesanal de lavanda, fui a mi cuarto y me eché una loción de lavanda que me había regalado mi mamá. Al reconocer el patrón, encendí un incienso de lavanda… de esos que venden en el Wal-Mart y que cuestan como 30 pesos. Pensaba en el aroma, pensaba en las personas que me habían obsequiado aquellos aromas y por un instante, mientras el humo y el aroma a lavanda ascendía y parecía bailar en el aire, me pregunté: ¿en qué pensará el maestro Miguel Mancillas? ¿siempre estará ideando algo nuevo? Una pregunta que de vez en cuando llega a mí. Siento que sus pensamientos tienen una fascinante mezcla de inquietudes que parecieran no inquietarme a mí, pero que siento que deberían. Hoy en particular me siento perdido en mis ideas y me pregunto ¿en qué pensará el maestro Mancillas cuando se siente perdido? ¿cómo llega a encontrar el camino? Tal vez solo lo camina, siempre pensando… ¿pero en qué?, me pregunto. Yo mismo me contesto: No lo se, han de ser muchas cosas. Me digo a mí mismo que tal vez debería invitarle un café, pero ni siquiera sabría qué preguntar. Las veces que lo he escuchado, siempre me pregunto cómo ha sido el proceso para que el maestro piense en la manera que piensa. Al escucharlo, solo asiento con firmeza, todo parece encajar y me lleno de entusiasmo. Las piezas que tengo de su persona, las armo a partir de mi admiración por él y su trabajo, además de los testimonios sobre su persona. Digo, es común que piense sobre qué pensarán otros artistas… pero por alguna razón, siempre me pregunto en qué pensará el maestro Mancillas. Es probable que solo estoy dudando si yo mismo estoy teniendo la mente ocupada en lo que se que me interesa: crear. Ya ni siquiera lleva una etiqueta en específico, ya sea bailar, escribir o tomar fotos… es solo crear. Tal vez me inquieta pensar que como artista, no estoy pensando en lo que debería pensar. Para saber qué piensa, tal vez deba contestarme otras preguntas que ni siquiera se formular. Solo se que tal vez me diría que no la pensara tanto… tal vez ese sea el primera paso para saber qué piensa el maestro Miguel Mancillas.

Photo by Tomu00e1u0161 Malu00edk on Pexels.com

Miguel Mancillas

Nacido en Hermosillo, Sonora, México. Maestro, bailarín y coreógrafo.

Se forma dancísticamente en la Ciudad de México con diferentes maestros en técnica clásica y contemporánea entre los que se encuentran Xavier Francis, Isabel Hernández, Ángeles Martínez y Guillermo Maldonado. Su inclinación hacia la plástica lo lleva a incursionar dentro del terreno del diseño, iluminación y maquillaje escénico.

Desarrolla su carrera como ejecutante a la vez que imparte clases de danza y se adentra en la investigación del folclor mexicano.

Se desempeña como bailarín en diferentes grupos y compañías de Hermosillo, Ciudad de México y Montreal, Canadá.

Miembro fundador de Antares.

Sistema de Información Cultural: Artistas

#20 El testimonio y lo imaginario

El testimonio representa el espacio fundante de identidad dentro de las prácticas de la memoria. Como la memoria busca representar la ausencia se encuentra en estrecha relación con una construcción en imágenes en la que se ponen en juego lo irreal -lo fantástico, la utopía- y lo anterior- la ausencia de lo que antes existió- (Ricoeur, 2002) De alguna manera, el pasado se escenifica en imágenes, que corren el riesgo de caer en lo imaginario, lo irreal.

Este texto lo compartió la instructora del taller de cartografías personales. Me parece que la memoria siempre tiene sus ajustes. Convertimos a la memoria en algo narrativo que a veces hiperbolizamos. Hoy más que nunca, le encuentro mucho valor a los registros fotográficos. A veces bailo partiendo de la música pop, tomo fotos solo porque sí… no me doy cuenta que mis registros históricos, lo poquito o mucho que tenga, son un camino dispuesto a ser explorado. Quisiera eso, explorar y dialogar con el pasado y mi presente.

Comparto un par de fotos que tomé de Médium un poemario de un joven poeta yucateco, Daniel Medina, quien creo que ve a la cámara y a la fotografía, como el medio con el que podemos seguir conversando con esas personas que ya no se encuentran con nosotrxs. Ahí es donde me imagino que ocurre la magia, un diálogo interior con las voces construidas a partir de la memoria.

Continúa leyendo #20 El testimonio y lo imaginario