#15 «El día» de Efraín Huerta

Cuando empecé a salir con mi actual pareja, hubo un día que quise dedicarle un poema. No de mis propias palabras, sino tomarlas prestadas de algún poeta. Consulté mis poemas favoritos y todos eran de desamor. Me gustaban mucho porque me movían más que los que trataban de «amor». Hace unos días, estaba ojeando Permiso para el amor de Efraín Huerta. En ese libro encontré uno poema que reunía algunas sensaciones que quería compartirle a mi novio. Sigo buscando ese poema que resuene más, pero por lo pronto, este me agradó.


El día

El día ha llegado a mis ojos.
El día que muere es una lluvia dorada.
El día es tierno como el agua. Como el amor que nace.
El días es delgado y dulce. El día es el amor.
El día es una espada. Una rosa caliente.
El día me dijo: Buenos días. Y amé al día.
El día estaba en tus ojos de fino oriente.
El día eran tus ojos oscuros. Tu clara sonrisa.
El día quiso decirme Adiós. Y no me dijo nada.
El día y tú habían llegado a mis ojos.
El día eras tú. Tú eras el Buenos días. Y el Adiós.
El día. Siempre el día. Es decir, siempre tú.


Efraín Huerta le dedicó este poema a Rosarito Ferré, yo se lo dedico a mi día, al niño que le gusta el color amarillo, quien revive plantas y quien también tiene ojos oscuros y una clara sonrisa.

«El siglo» (Poema de Osip Mandelstam)

el siglo

mi siglo, mi bestia, ¿hay alguien
que pueda escudriñar tus ojos
y con su propia sangre fundir
dos centurias
que justifiquen tu osamenta?
la sangre creadora mana desde la garganta terrenal,
y los parásitos tiemblan
en el umbral de los días por venir.

en tanto la criatura se mantenga con vida,
la médula debe darse a luz,
mientras la columna oculta
distrae el oleaje.
han restituido la cima de la vida
como el cordero ofrecido en sacrificio,
como el dócil cartílago de un niño—
el siglo de la infancia de la tierra.

para liberar la época de su confinamiento
para generar un nuevo mundo,
los desavenidos, los enmarañados días
deberían sonar al unísono como una afinada flauta.
es el siglo que mece las mareas
con la desesperación de la humanidad,
en la maleza el aliento de una serpiente
es la dorada medida del siglo.

aun los retoños se embravecerán
y los inmaduros pimpollos brotarán
pero ¡tu columna vertebral es aplastada,
mi fantástico y despreciable siglo!
en lunática beatitud
miras atrás, cruel y debilitado,
como la ágil bestia que fuiste,
las huellas dejadas por tus pies.

la sangre creadora mana
desde la garganta terrenal
el indiferente cartílago de los océanos
salpica con la desesperación del pez buscando la costa.
y la albanega del pájaro se despliega en las alturas
de las húmedas piedras azul cerúleo,
corrientes de agua inundan la inevitable apatía
de tu única herida mortal.


Osip Mandelstam, Varsovia, 15 de enero 1891 – Vladivostok, 27 de diciembre 1938
Traducción: Silvia Camerotto

«Espero curarme de ti» – Jaime Sabines [poema]

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

-Jaime Sabines


pd: en una semana recrearemos cada pecado capital, evento en fb…

[Poema] «Amor constante más allá de la muerte» de Francisco de Quevedo

fdq

Francisco de Quevedo 
España: 1580-1645

Amor constante más allá de la muerte


Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

 

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día

[Poema] «Tú crees en el ron del café» de Paul Verlaine

paul_verlaine_250

Paul Verlaine  
Francia: 1844-1896

Tú crees en el ron del café


Tú crees en el ron del café, en los presagios,
y crees en el juego;
yo no creo más que en tus ojos azulados.
Tú crees en los cuentos de hadas, en los días
nefastos y en los sueños;
yo creo solamente en tus bellas mentiras.
Tú crees en un vago y quimérico Dios,
o en un santo especial,
y, para curar males, en alguna oración.
Mas yo creo en las horas azules y rosadas
que tú a mí me procuras
y en voluptuosidades de hermosas noches blancas.

Y tan profunda es mi fe
y tanto eres para mí,
que en todo lo que yo creo
solo vivo para ti.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día

[Poema] Silencio de Francisco Luis Bernárdez

francisco_luis_bernardez_2501

Francisco Luis Bernárdez 
Argentina:  1900-1978

Silencio


No digas nada, no preguntes nada.
Cuando quieras hablar, quédate mudo:
que un silencio sin fin sea tu escudo
y al mismo tiempo tu perfecta espada.

No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.

Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco y silenciosamente
inundará tu pecho de este modo,

sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día
.

[Poema] Si has de Amarme… de Elizabeth Barrett Browning

ebb

 Elizabeth Barrett Browning 
Inglaterra:
1806-1861

Si has de amarme que sea solo
por amor de mi amor. No digas nunca
que es por mi aspecto, mi sonrisa, la melodía
de mi voz o por mi dulce carácter

que concuerda contigo o que aquel día
hizo que nos sintiéramos felices…
Porque, amor mío, todas estas cosas
pueden cambiar, y hasta el amor se muere.

No me quieras tampoco por las lágrimas
que piadosamente limpias de mi rostro…
¡Porque puedo olvidarme de llorar

gracias a ti, y así perder tu amor!
Por amor de mi amor quiero que me ames,
para que habite en los cielos, eternamente.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Recomiendo mucho esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día.

[Poema]Cuando tengas ganas de morirte de Jaime Sabines

jaime_sabines_250

Jaime Sabines

México:
1926-1999

Cuando tengas ganas de morirte
esconde la cabeza bajo la almohada
y cuenta cuatro mil borregos.

Quédate dos días sin comer
y verás qué hermosa es la vida:
carne, frijoles, pan.

Quédate sin mujer: verás.
Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto: muérete y ya.

PD: Fuente: Ciudad Seva. Realmente recomiendo esta página a los que disfrutan de la poesía. Da clic aquí y suscríbete a su boletín donde te enviarán un poema al día.