Miguel Ángel, el poeta. Más allá de lo plástico

El contenido que estoy por compartirles lo encontré en una revista de arte llamada “Saber Ver, Lo contemporáneo del arte” No. 31 Nov-Dic de 1996. Este número se lo dedican a Miguel Ángel, y no tanto al pintor, ni escultor, ni dibujante, sino al Miguel Ángel poeta. Es una revista que aprecio mucho ya que los poemas vienen acompañados de los dibujos y bocetos del artista. Aún no termino de dedicarle bien mi tiempo a cada poema, pero hasta ahora tengo estos cuatro sonetos de los cuales uno de ellos está inconcluso y un cuarteto. Los cinco poemas me han gustado mucho, espero que ustedes también.

“Saber Ver Lo Contemporáneo del Arte” No. 31 – 1996
Continúa leyendo Miguel Ángel, el poeta. Más allá de lo plástico

#15 “El día” de Efraín Huerta

Cuando empecé a salir con mi actual pareja, hubo un día que quise dedicarle un poema. No de mis propias palabras, sino tomarlas prestadas de algún poeta. Consulté mis poemas favoritos y todos eran de desamor. Me gustaban mucho porque me movían más que los que trataban de “amor”. Hace unos días, estaba ojeando Permiso para el amor de Efraín Huerta. En ese libro encontré uno poema que reunía algunas sensaciones que quería compartirle a mi novio. Sigo buscando ese poema que resuene más, pero por lo pronto, este me agradó.


El día

El día ha llegado a mis ojos.
El día que muere es una lluvia dorada.
El día es tierno como el agua. Como el amor que nace.
El días es delgado y dulce. El día es el amor.
El día es una espada. Una rosa caliente.
El día me dijo: Buenos días. Y amé al día.
El día estaba en tus ojos de fino oriente.
El día eran tus ojos oscuros. Tu clara sonrisa.
El día quiso decirme Adiós. Y no me dijo nada.
El día y tú habían llegado a mis ojos.
El día eras tú. Tú eras el Buenos días. Y el Adiós.
El día. Siempre el día. Es decir, siempre tú.


Efraín Huerta le dedicó este poema a Rosarito Ferré, yo se lo dedico a mi día, al niño que le gusta el color amarillo, quien revive plantas y quien también tiene ojos oscuros y una clara sonrisa.

“El siglo” (Poema de Osip Mandelstam)

el siglo

mi siglo, mi bestia, ¿hay alguien
que pueda escudriñar tus ojos
y con su propia sangre fundir
dos centurias
que justifiquen tu osamenta?
la sangre creadora mana desde la garganta terrenal,
y los parásitos tiemblan
en el umbral de los días por venir.

en tanto la criatura se mantenga con vida,
la médula debe darse a luz,
mientras la columna oculta
distrae el oleaje.
han restituido la cima de la vida
como el cordero ofrecido en sacrificio,
como el dócil cartílago de un niño—
el siglo de la infancia de la tierra.

para liberar la época de su confinamiento
para generar un nuevo mundo,
los desavenidos, los enmarañados días
deberían sonar al unísono como una afinada flauta.
es el siglo que mece las mareas
con la desesperación de la humanidad,
en la maleza el aliento de una serpiente
es la dorada medida del siglo.

aun los retoños se embravecerán
y los inmaduros pimpollos brotarán
pero ¡tu columna vertebral es aplastada,
mi fantástico y despreciable siglo!
en lunática beatitud
miras atrás, cruel y debilitado,
como la ágil bestia que fuiste,
las huellas dejadas por tus pies.

la sangre creadora mana
desde la garganta terrenal
el indiferente cartílago de los océanos
salpica con la desesperación del pez buscando la costa.
y la albanega del pájaro se despliega en las alturas
de las húmedas piedras azul cerúleo,
corrientes de agua inundan la inevitable apatía
de tu única herida mortal.


Osip Mandelstam, Varsovia, 15 de enero 1891 – Vladivostok, 27 de diciembre 1938
Traducción: Silvia Camerotto

Hablemos del espacio

Poema en verso libre

El verso libre es una forma de expresión poética que se caracteriza por su alejamiento intencionado de las pautas de rima y metro que predominaron en la poesía occidental hasta finales del siglo XIX. Por tanto es una forma muy próxima al poema en prosa y la prosa poética, de los que se distingue visualmente por conservar la disposición tipográfica en líneas sangradas propia del verso. 

HABLEMOS DEL ESPACIO

Hablemos del espacio, ese que queda entre tu almohada 

y tus sueños, entre el antojo y el apetito; 

entre la sed y el deseo. 

Ese espacio temporal entre septiembre y mayo; 

entre las siete de la mañana y las once doce de la noche; 

o entre los minutos que te tardas en leer 

una página del testamento. 

Hablemos cómo me arrastro entre los días 

para ser la pluma donde te recuestas 

y juntos sobrevolar el mar abierto. 

Digo juntos porque yo no soy nada, 

soy un par de alas que se encuentran pegadas a ti, 

que te envuelven… soy una carga de tu ligereza. 

Por eso te propongo que hablemos sobre el espacio, 

ese que hay entre cada pluma que me compone, 

o la distancia de tus labios entreabiertos cuando piensas; 

los milímetros que hay en la tierra como en el cielo, 

la longitud de tus suspiros,

o sobre la verdadera distancia que existe en un metro.

Por favor, hablemos del espacio.


The lovers, René Magritte, 1928

Cuarentena [Poema]

Soneto

Composición poética formada por catorce versos de arte mayor, generalmente endecasílabos, y rima consonante, que se distribuyen en dos cuartetos y dos tercetos.

CUARENTENA

El timbre suena y anuncia tu llamada,
contesto y oigo la brisa del respiro,
cierro los ojos y finjo que miro
aquella primera vez que esperaba.

Hoy la espera se vuelve hacer presente,
los días pasan y soy prisionero
en pantallas, recuerdos y en mi mente;
ruego por ti, exhalo tristes “te quieros”.

Llegará el momento cuando volvamos,
sin restricciones de distancia o reglas,
Correr sin las riendas que nos atamos.

Porque cuando estemos juntos otra vez,
tendremos una historia que contar
en las tardes al llegar la vejez.


N. M. D. [Poema]

Este semestre estoy llevando una materia acerca de nuevas narrativas, en donde hemos visto formas narrativas, tipos de narradores y comparación de los tipos de cuentos. Analizamos cortometrajes, canciones, películas, cuentos, fotografías, ilustraciones y alguna que otra cosa más que estoy seguro se me está escapando en este momento. Entre uno de los trabajos finales que nos pidieron para la clase es hacer una adaptación. Podían ser reinterpretaciones de cuentos, o una obra de teatro a partir de una canción, o canción a partir de un cuento; el caso es que las posibilidades eran extensas. No sabía de qué lo iba a hacer, al final me decidí por una canción de un álbum que mi roommie me había compartido hace poco. La artista se llama Hope Tala y la canción se titula “D. T. M.”, abreviaturas de Don´t tell me. La canción explora una ruptura y como una de las partes recrimina a la otra al decirle que es insensible y que no le duele, cuando en realidad la voz narrativa asegura que el proceso también le duele y le está afectando. No soy bueno con la poesía pero quise escribir un pequeño texto para el vídeo que haría, ambos basados en la canción “D. T. M.”. Les adjunto la canción al final de este post y algunas de las fotos del día que grabé el vídeo con una amiga de teatro y su amigo. El clip ya casi lo termino de editar y en cuanto lo suba, se los comparto. Realmente me la he pasado muy bien al adaptarlo.


N. M. D.

No me digas que mi café se enfría,
que aquel globo voló alto.
que este sol no te quema,
que las lágrimas no arden o
que esa mordida no te envenena.

No me digas que aún tienes esa flor seca,
que la has dejado pudrirse entre páginas,
que las palabras te respiran al oído,
que se arrastran sobre el polvo,
que clavan sus colmillos y construyen nidos.

No me digas que los abrazos no terminan,
que las manos y los huesos crujen,
que los pies se doblan y tambalean,
que te secas sobre tu propio tallo
que baila y grita para que todos lo vean.

No me digas que el día es eterno,
que nuestras sombras alumbran la noche,
que los búhos y murciélagos aman el día,
que mis secretos vuelan y
que no escuchas lo que predice mi melodía.

No me digas que los profetas se equivocaron,
que podemos cambiar las cartas del Tarot,
que si la muerte, la torre y el diablo,
que el final ha llegado y
que mis palabras no te llegan cuando te hablo.


PD: Para la clase de literatura inglesa haremos un trabajo audiovisual también. Una amiga y yo adaptaremos el cuento de la escritora anglo-irlandesa Elizabeth Bowen “La amante del demonio”, contextualizado en México.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Te lo mereces

Anoche me preguntaste si te quería y no supe responder.
Te vi a los ojos, porque mereces que te vean.
Me permití ver tu futuro a través de ellos, y pensé que merecías ese tiempo para recorrer el mundo.
Y en cada ciudad, en cada cuerpo de agua y tierra por caminar, me vi a tu lado queriendo contestar esa pregunta, porque mereces que te la conteste.
Te diste la vuelta y te llevaste la sábana. Ahora se que nunca lo sabré.
Cada vez descubro algo nuevo en qué y cómo quererte, te quiero en azul y verde, sobre viñedos y sal, en páginas y lágrimas, en las imágenes y los sonidos, entre polvo y sonrisas. Porque te mereces el mundo.
Y siempre habrá rincones por pisar, bestias por domar, brebajes por beber, dioses por adorar, círculos por romper, listones por amarrar, y enjaular todo ese infinito en un “sí”… créeme, amor, no te lo mereces.

What if I want a kiss?

I would write a poem, but the dust in my keyboard just told me to look at the blank page. “Give the soil the water it deserves”, said letter B. These sand flakes arrive unexpected, similar as when I met you during those hot August days. Now I’m here, about to write how much I wish to kiss you, not inside our secret rooms, but outside where people push, kill, cry and laugh. Last night, I wandered in a warm what if and I smiled. I imagined my snaked fingers, drawing on the tip of your sea stones: so bright, hard and yet, so small. I praised death, and blew the candles of the Bible pages to die between the grace of your lips, to be crushed by them. I begged for a rock to land on my head and make me eat the dust of the Q W E R T Y…

Then the question comes back, what if I kissed you? There, where the Gods kneel upon destiny. It wouldn’t be a safe place, but you whispered enough protection. “We’ve battled greater wars”, said your eyes to mine. My Hydriaic tongue was cut again and again. No amount of words were enough. Being crushed by your lips is now a blessing. During cold nights I remember your warmth, typing to remove the sand out of these letters. I want you, but the statues you created will not move. A desert of your perpetual gaze, I run and find an arm of stone. I desire the day in which I find your lips over the dust. Maybe a flower will grow, or a tear might fall from the heavens… maybe you’ll stay forever, if I kiss you.


PD: First Blogtober post in English

Hablemos del espacio

Hablemos del espacio, ese que queda entre tu almohada y tus sueños; entre el antojo y el apetito; entre la sed y el deseo. Ese espacio temporal entre enero y noviembre; entre las siete de la mañana y las once doce de la noche; o entre los minutos que te tardas en leer una página del testamento. Hablemos como me arrastro entre los días para ser la pluma donde te recuestas y juntos sobrevolar el mar abierto. Digo juntos porque yo no soy nada, soy un par de alas que se encuentran pegadas a ti, que te envuelven… soy una carga de tu ligereza. Por eso te propongo que hablemos sobre el espacio, ese que hay entre cada pluma que me compone, o la distancia de tus labios entreabiertos cuando piensas; los milímetros que hay entre el cadáver asesinado y la superficie, y la longitud del humo cuando lo exhalas… En el sigilo de tus secretos, tal vez para crear ese ritmo armonioso debía haber una distancia entre sonidos, fuimos demasiado estridentes. Entre las luces, tus alas fueron un reflector, una luz para los insectos nocturnos que se abalanzaron sobre ti. Ciempiés, cien brazos, cien dioses y un ángel. Ante la temperatura de tan pequeño espacio, me derretí al acercarme a la bola de cristal, los cuerpos quemaban y tu cuerpo jamás voló.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Blame Society

Blame society for being a herd,
for unconsciously imposing ways
of living that we barely understood.

Blame it, them or us,
for giving that gaze and
those words of disgust.

Blame my mother and father
for not raising their voice,
making me believe that I had no choice.

Blame me for accepting that “truth”,
for walking strange footsteps,
giving up my dreams and youth.

Let us all accept that we can be blamed
and reflect on those prejudgments
that catch a hoping fire and fade in the flames

Maybe then we might learn,
that hatred and words leave scars.
In a whisper we cry upon shooting stars.

So I stand for those generations to come,
hoping one day we respect one another,
looking upon how much we’ve accomplished and done.


I wrote this because I want to make a statement of how some basic elements such as clothes, can divide people. This week I wore a skirt, I treated it the same way I would treat any other piece of clothes. It belongs to my mother, she personally gave it to me. Her first reaction when I asked her to give me a skirt to wear was “No! you’re crazy, why would you wear it?”. Once I told her that I can ride my bike through Hermosillo (city of a northern Mexican state) in the middle of the night and that I would feel normal, not having to worry about being raped, even though it is also possible, she understood where my actions were going to and she even gave me another one. I told her that I wanted to use it and will be using it constantly to try to bring personal awareness of how women have to struggle through harassment. I’ll be posting about how it felt, but in general I believe that this can be taken all the way to areas like sexual orientation and nationalism, because we grow up believing in a certain type of speech “YOU ARE A MAN, AND MEN DO THIS” “YOU ARE MEXICAN AND WE BELIEVE IN THIS”. It’s time to doubt and question ourselves about what they made us believe as true and start searching for equality and respect for others.



¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

I believe that clothes shouldn’t have gender…