[Video] Los motivos de un grito

El semestre pasado en la clase de Teoría Literaria II, le propuse a mi maestro si podía presentar un trabajo audiovisual. En ese momento no sabía qué le presentaría, pero realmente me entusiasmaba crear algo en vídeo. Ahorita mismo, mientras escribo esto en mi habitación, en lugar de estar leyendo Frankenstein para mi clase de literatura inglesa; veo el rompecabeza de El grito de Munch, que me prestó un amigo para el proyecto que le terminé presentando al maestro, junto con una amiga. Seré breve para explicar de qué se trató. Estaba un día en Instagram cuando me topé con un clip que decía que la famosa pieza de El grito, tenía la interpretación de que el grito como tal, no provenía del sujeto, sino del exterior y es el sonido estridente lo que le provoca tal expresión.

Edvard Munch, The Scream, detail of lithograph, 1895. CC BY 4 The Munch Museum.

Tenía mucha curiosidad de abordar los temas de la interpretación que estábamos viendo en clase, pero reproducida a través de distintas áreas artísticas. Dije “Estaría cool, ir a música, para que nos dijeran, qué pieza musical le adjudicarían a El grito y por qué, para luego llevar esa música a los de danza y que ellos hagan su interpretación libre”. Esa fue la idea que llevé a cabo con mi amiga Doriannel. Ambos tuvimos la oportunidad de acercarnos a estas áreas, a los maestros y alumnos.

Queríamos saber los motivos de un grito, por qué elegían esa música, por qué bailaban de esa forma y por qué nuestros maestros de literatura pensaban en ciertos textos cuando veían la obra.

View this post on Instagram

Desde que inició este semestre, sabía que quería presentar algo audiovisual como proyecto final para la materia de teoría literaria 2. Hace unas semanas le propuse a @dorianblackrose que se uniera conmigo para el trabajo final que aún no tenía muy claro. A veces me pasaba ratos pensando de qué sería ese trabajo final, hasta que un día, mientras scrolleaba en mi feed de Instagram, me topé con un vídeo de @insider En un minuto explicaba que Giulia Bartrum, curadora de una exhibición dedicada al pintor noruego en el British Museum, decía que el grito no surge del sujeto en la pintura sino que está escuchando el grito que proviene desde afuera. Ella se basa en una litografía de Munch que a diferencia de las obras a color, este tiene escrito: “I felt the great scream throughout nature.” [“Yo sentí el gran grito de toda la naturaleza”]. Ahí supe que esa obra sería un buen objeto de estudio para un proyecto y para ver las posibilidades de la interpretación. Escribí un post más en mi blog sobre cómo estamos planeando unir literatura, danza, música y artes plásticas, gracias a un grito 😱 Sin duda, el llegar a conocer y acercarnos a las otras áreas de la división de bellas artes, ha sido lo más cool del proceso. . . . . . #fineartphg #artlovers #arte #fineart_photobw #artsy #visualart #danza #myart #artcollector #instaartwork #instaartoftheday #instaartistic #mexigers #primerolacomunidad #igersmexico #igersdf #wu_mexico #mexicoalternativo

A post shared by oscarmares (@soyoscartero) on

Los motivos de un grito

En el vídeo intentamos que fluyera tanto la parte teórica como la práctica, en un intento de justificar con base a la teoría, la aproximación de cada artista. El vídeo en sí no tiene muy buen sonido y originalmente, quería esperarme a renderizarlo con mejor sonido y pasarles algo bien a los colaboradores (que por cierto no han visto el trabajo final), pero creo que eso ya queda descartado. Sólo espero compartirles este post como un agradecimiento muy tardío. Porque en verdad estamos muy agradecidos por habernos dado parte de su tiempo, de sus palabras y de su arte.

A pesar de que mi maestro creía que no teníamos las bases necesarias para llevar a cabo un trabajo así, le terminó gustando y pues gracias ello, mi amiga y yo tuvimos una buena nota en esa clase.


PD: No. 6 del Blogtober, just in time.

Un grito que convoca a las artes [Diario]

Fragmento de “El grito” 1893

Desde que inició este semestre, sabía que quería presentar algo audiovisual como proyecto final para la materia de teoría literaria 2. Hace unas semanas le propuse a Doria que se uniera conmigo para el trabajo final que aún no tenía muy claro. A veces me pasaba ratos pensando de qué sería ese trabajo final, hasta que un día, mientras scrolleaba en mi feed de Instagram, me topé con un vídeo de INSIDER. En un minuto explicaba que Giulia Bartrum, curadora de una exhibición dedicada al pintor noruego en el British Museum, decía que el grito no surge del sujeto en la pintura sino que está escuchando el grito que proviene desde afuera. Ella se basa en una litografía de Munch que a diferencia de las obras a color, este tiene escrito: “I felt the great scream throughout nature.” [“Yo sentí el gran grito de toda la naturaleza”]. Ahí supe que esa obra sería un buen objeto de estudio para un proyecto y para ver las posibilidades de la interpretación.

A grandes rasgos, el proyecto consiste de los siguientes pasos:

  1. Entrevista con docentes de artes plásticas: Adriana Salazar y Leonel de Gunter.
  2. Entrevista con el profesor de música, Alejandro Corona, pianista y compositor mexicano.
  3. Una ejecución dancística de los alumnos de cuarto semestre en artes escénicas, coordinados a través de la maestra Abigail Nuñez y de Mario Lagarda.
  4. Entrevista con docentes de literatura: Manuel Llanes, Daniel Avechuco y César Avilés.

Buscamos que estas disciplinas se vean entretejidas, de manera que la información de los docentes de plásticas son la base del proyecto. De la misma manera, las personas de escénicas dependerán de lo que el maestro Alejandro Corona proponga en cuestión musical y trabajarán con las piezas que él crea atribuible a “El grito”. La contribución de los maestros de literatura son más que nada, un elemento complementario para así explorar las posibilidades de la interpretación a través de la multidisciplina.


Lo que falta

Por el momento, aún tenemos pendiente las interpretaciones escénicas, la entrevista con los docentes de plásticas y la grabación de elementos composicionales para acompañar a las entrevistas. Sabemos que la parte de edición va a hacer una de las más complicadas del proceso, sólo esperamos que no nos tome más de las semana, para así coordinarnos con los otros trabajos finales del semestre.

Otro elemento importante por revisar es el aspecto teórico del proyecto, el cual consiste en revisitar los textos de Susan Sontag “Contra la interpretación”, Umberto Eco “La sobreinterpretación de textos” y de Jonathan Culler “En defensa de la sobreinterpretación”. Añadido a esto está lo de localizar la mayor cantidad de referencias populares y como la obra de “El grito” ha sido apropiado por diversas vertientes comunicativas y artísticas.

Con el libro “Expresionismo” de Ashley Bassie, en los pasillos del departamento de letras y lingüística.

¿Cómo se escucharía “El grito”?

A continuación les adjunto el vídeo de la pieza musical que el profesor Corona nos sugirió como el elemento musical que podría ser representativo del cuadro. Esta será la pieza que las personas de danza utilizarán.


PD: De verdad estoy agradecido con las personas que se siguen uniendo al grito para participar en este proyecto, regalándonos su tiempo y apoyo. Espero publicar el vídeo aquí en el blog una vez que esté terminado.

PD II: Uno no puede evitar la expectativa, así que aspiramos a algo grande para ver cómo será el alcance y producto final.

PD III: Sin duda, el llegar a conocer y acercarnos a las otras áreas de la división de bellas artes, ha sido lo más cool del proceso.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Me gusta este viaje pero me quiero ir a casa

“¿En qué estabas pensando?”

Esa fue la pregunta que me hice luego de convivir con la Ciudad de México durante las primeras semanas de mi estancia. Resulta que hace aproximadamente cuatro o cinco años, deseaba con todas mis fuerzas venir a estudiar al Distrito Federal, pfff, cuánta ingenuidad y desconocimiento de mi persona.

No es que no me haya gustado la ciudad, pero no me gustó la ciudad (qué cosas, ¿no?). Son esta clase de paradojas las que me hacen tener que explicar el origen del por qué me gusta y no me gusta a la vez. Convivir en una jungla de edificios y diversidad de personas hace que el ambiente urbano me abrume. Me hace desear a la naturaleza, pero me lleva a una realidad inminente: un espacio del todo natural también me resultaría igual de abrumante, creo.

Y no todo es queja, la ciudad tiene mucho movimiento cultural y eso es uno de los aspectos que más disfruto de ella. Sólo digamos que me siento como la vegetación urbana que irrumpe entre el asfalto, que destruye la armonía de las banquetas ante un desesperado “ya váyanse todos”. Pero al mismo tiempo me siento como un árbol decorativo y domesticado que se ve embellecido por la creatividad humana.

CDMX como estímulo creativo

Platicaba con una amiga que la Ciudad de México es un espacio que te estimula mucho de manera creativa. Pareciera que todo mundo está envuelto en algún proyecto cultural y eso está chido. El hecho de que haya gente moviéndose hace que también te den ganas de moverte o por lo menos así lo siento. La misma población padece la ciudad, siente un efecto que actúa sobre ellos. La urbe te encamina y estipula un ritmo de vida determinado o adquisición de comportamientos inconscientes. Es como querer pararte en los pasillos del metro durante las horas pico, porque alguien a fuerza pasará y te empujará, y estoy seguro que de empujoncito en empujoncito puedes llegar a tu destino. Si te avientas un clavado a las calles de la ciudad, nadas porque nadas.

Entonces como inspiración, está muy padre. Sinceramente no me gustaría vivir aquí, pero presiento que aunque no me guste, la Ciudad de México, seguirá siendo mi destino para otros viajes más. No hay manera de sacarle la vuelta, más aún cuando hay una fuerte concentración cultural en ella.

El eterno retorno

Estoy listo para regresar a Hermosillo, mi segunda casa. Regreso con una nueva visión, con nuevas historias, rostros que se quedarán tatuados en mi memoria, con las situaciones placenteras y vergonzosas, la gente, la comida, los lugares… en esta ocasión este ha sido un viaje amante, de culpa y silencios acompañados de pequeñas risas pícaras. Me quiero ir a casa para ver qué tanto me llevo, para recordar a la ciudad desde mis experiencias. Tal vez así, aprenda a quererla un poco más.

mi post data


PD: Mi prima dice que a ella le gusta mucho la ciudad porque es como un espacio grande con muchas mini-ciudades insertas en un solo punto. Tiene razón…

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

pexels-photo-604661
Photo: Rafael Guajardo (Pexels)

PD [Cine]: Reanimando el recuerdo del “Eterno enamorado”. Entrevista a Samantha Orozco

Luego de una breve carrera por el departamento de letras y lingüística, buscando un lugar para sentarnos y empezar esta esporádica entrevista con Sam, atleta y estudiante en ingeniería biomédica en el Instituto Tecnológico de Hermosillo. Ambos compartíamos el mismo nerviosismo. Ella, no muy acostumbrada a las entrevistas; yo, no acostumbrado a entrevistar. Pero luego de una pequeña charla, empezamos directamente con las preguntas.

El título de tu cortometraje es Esmeralda, ¿Quién es Esmeralda?

No puedo decir exactamente quién es porque de eso va el corto, pero lo que sí puedo decir es que Esmeralda es un maniquí. Y este personaje, además de ser un maniquí, representa algo más. También representa un sentimiento, un recuerdo.

40808370085_65b9aac5e6
El eterno enamorado y Esmeralda.

Esmeralda es un personaje muy conocido en Hermosillo, bueno, conocida por muchos, pero también existe mucha gente que no la conoce.

Sí, ocurre eso porque la historia pasó hace treinta años. Entonces las personas que ahorita tienen más o menos como cuarenta, treinta, conocen muy bien la historia, pero los jóvenes no la conocemos, yo no la conocía.

¿Y cómo llegaste a esta historia que muchos conocen como “El eterno enamorado”?

Cuando estaba en el taller de Polos Audiovisuales* nos dejaron que buscáramos una historia y un día estaba hablando contigo del señor de las piñatas. Que a lo mejor el señor estaba enamorado de las piñatas, no se. Dije, a lo mejor hay una historia así aquí en Hermosillo. Y quise buscar una historia que fuera parecido a eso que habíamos hablado y pues de repente me encontré “Hombre que se enamora de un maniquí”, dije ¡esta es! Esto es lo que estaba buscando. Así lo encontré.

41707431071_557ebe3df7
“Hombre que se enamora de un maniquí”, dije ¡esta es! Esto es lo que estaba buscando. Así lo encontré.

Para la realización del cortometraje optaste por el stop motion. Anteriormente habías tenido un acercamiento a este estilo de animación, pero me gustaría que me dijeras ¿por qué elegiste el stop motion?

Además de que me gusta mucho, es una manera de representar la perspectiva del eterno enamorado, el mundo en el que vivía y siento que el stop motion le da como esa magia, ese toque, esa realidad.

VID-20180425-WA0022

¿Cómo ha sido ese proceso de intentar plasmar esa realidad? 

Pues ha ido muy bien, ya tenemos todas las maquetas, todo eso, pero pues sí hemos tenido algunos problemas, principalmente con los muñecos. Para los muñecos sí se necesita que tengan articulaciones y así. Se nos han rom-, rom-… roto (Ambos  reímos por un rato, hasta que pudimos continuar). El que se nos rompió fue el eterno enamorado, el principal, porque es el que tiene más movimiento y por eso estamos intentando buscar un esqueleto profesional. También hemos batallado un poquito con la iluminación, pero más que nada en acomodar los focos, pero al final sí nos sale. Queda muy padre.

 

¿Tienen alguna fecha prevista para el estreno del corto?

Tenemos pensado que sí todo va bien, en septiembre u octubre.

La siguiente pregunta ya es más general en cuestión de cine y dice ¿Qué le recomiendas que hagan las personas interesadas en el cine? Porque en tu caso, en ti surgió el interés en hacer el corto ¿Qué le recomendarías a esas personas interesadas en contar una historia?

Que no se queden con la espinita y que lo hagan. No necesitas un súper cámara para hacer cine, nomás ganas.

¿Tú cómo crees que podemos apoyar el cine local y nacional?

Hiendo a eventos y apoyando proyectos como este que son de bajo presupuesto y que tal vez no vengan de estudios que ya están conformados. Apoyando, ya sea con algún patrocinio o, de cualquier manera. Asistiendo eventos donde se proyecten estos cortos y difundiéndolos.

40808370145_02fee7273f
“No necesitas un súper cámara para hacer cine, nomás ganas”- Samantha Orozco

Mañana, jueves 26 de abril 2018, harán una proyección de cortometrajes en el auditorio del ITH* para recaudar recursos destinados al corto de Esmeralda. Dinos qué nos podemos esperar de la selección de cortos.

Son cortos de todo tipo, son cortos locales, internacionales, algunos han ganado premios. Es una buena selección. Tendrá costo de veinte pesos, incluye las palomitas. De siete a nueve de la noche.

26806937087_4dacaacd80_z
Noche de cine en apoyo al cortometraje “Esmeralda”. Jueves 26 de abril Instituto Tecnológico de Hermosillo.. 19-21hrs.

*“Un Polo Audiovisual es un espacio en el que los interesados en la producción y exhibición de contenidos audiovisuales tendrá acceso a talleres de formación, además de que producirá contenidos audiovisuales. Como parte de la formación se contará con: apreciación y lenguaje audiovisual, producción de bajo costo, postproducción y difusión de las producciones que se realicen en este espacio”-IMCINE

*Instituto Tecnológico de Hermosillo, Ave. Tecnológico y Periférico Poniente S/N C.P. 83170 Colonia Sahuaro, Hemosillo Sonora, México
Teléfonos: (01 662) 2 60 65 00.


Al terminar la entrevista, platicamos sobre los talleres gratuitos de stop motion que Samantha ha impartido en Hermosillo en apoyo a su proyecto. Divagamos sobre otros temas y pegamos un par de carteles de la proyección. Finalizamos nuestro encuentro con miras a los avances por presentar a este enamorado a las nuevas generaciones y que gracias al trabajo de Sam y su equipo, podrá seguir siendo eterno.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

40808370065_a13c6e682d

Novios de viaje [Parte II]

“Quiero conocerte” me dijo. Yo también lo quería conocer, aunque no estaba seguro. Las palabras del momento, las miradas y risas penosas, ahogaron cualquier duda y de mis labios brotaron sin control algunas palabras, “Me gusta la idea, ¿qué lugar te parece bien?”- Novios de viaje [Parte I]


 

Casi nos decidíamos por Guadalajara, pero a lo último optamos por viajar a la Ciudad de México durante el verano. No recuerdo los motivos, pero fue una decisión unánime. Mientras más planeábamos el viaje, más crecía algo dentro de nosotros además del cariño; a la par había algo que se escondía detrás de ese cariño, luego de unos días me di cuenta que era el miedo. Las dudas no eran más que la materialización de ese miedo ¿estábamos haciendo lo correcto? ¿por qué estamos alimentando un esperanza que no parece tener ninguna base? No lo sabía pero al mismo tiempo no tenía interés en contestar esas preguntas porque también le tenía miedo a las respuestas.

Comentamos acerca de los vuelos, de la estancia, del tiempo y el dinero. Decíamos cosas  con la mente hirviendo, cosas inciertas como los “te amo” prematuros de una relación, cosas frágiles. La imaginación se volvía fuerte y las conversaciones eran pequeños destellos de claridad que nos aseguraban que hacíamos lo correcto. O por lo menos nos daban seguridad de que no hacíamos nada malo. Teníamos trazado algunos métodos de ahorro. Un plan, un viaje donde él podría ser libre y ser quien es y donde yo podía acompañarlo en su libertad.

Hace unos días confesamos nuestros temores. No era sólo yo. Me dijo que no quería ilusionarse, que se molestaba con él mismo por dejar que nuestro plan siguiera adelante y me dijo que no me preocupara porque había probabilidades que nada de lo planeado sucediera, pero que él quería continuar con el plan; admito que su decisión me daba ánimos. “El tiempo dirá”, escribió.
Yo sólo  le dije que tenía miedo a vivir experiencias bonitas en el viaje, que tenía miedo a tatuarme recuerdos que luego extrañaría. Tenía miedo a extrañarlo a él una vez que todo terminara. Le compartí mi incertidumbre y al final ambos nos cobijamos en “El tiempo dirá”. Sonreímos.

Espero estar listo para conversar cuando el tiempo me diga algo.

Tocamos la pantalla y sólo sentíamos una superficie tibia. No era la calidez de la piel, pero ambos esperábamos que algún día lo fuera.

aircraft-holiday-sun-tourism-99567


 

PD: ¡Muchas gracias por leer! Hasta no ver lo que el tiempo vaya diciendo, no podré escribir más al respecto.

Año nuevo, ideologías viejas

Estaba debatiendo si pasar a saludar a mis primos y darles el abrazo de año nuevo o no. Me dirigía a casa de mi tío que está justo al frente de la casa del primo que quería saludar. Ahora que lo pienso, el debate en realidad era algo tonto. En mi familia, como la ha de pasar en muchas otras familias, hay una constante disputa que resulta en peleas y en una ocasión, hasta en disparos. Por eso y por otros motivos más es por el que algunos familiares estaban en casa de mi tío y otros en casa de mi primo. A veces siento como que debo serle fiel a las discusiones pasadas y no hablarles a los familiares que han discutido por X o Y razón con mi mamá ¿lo ven? algo medio tonto.

Suelo ir acompañado con mi mamá cuando hago visitas familiares, porque digamos que siento que cuando se trata de mi familia, aun no me siento con el derecho de lidiar con “los grandes”, con los “adultos”. Pero en ese momento pensé ya no como el familiar en constante discusión, sino como el adulto que razona y deja ir de las cosas malas del pasado, me dije “Al diablo, es año nuevo. Debo empezar el año con buenas acciones”. Me dirigí a la puerta de la casa y entré. Declaro que esa fue una de las mejores decisiones que pude haber tomado. Empecé el 2018 con el pie derecho.

Saludos y abrazos, uno a uno, primos, sobrinos y mi tía me recibieron con calidez. Curioso que al saludarlos, no tenía más referente que los constantes rumores que oía sobre cada uno. Decidí suspender esas ideas y disfrutar de las sonrisas y el cariño que recibía de ellos, mi familia. Comí, comenté y reí a lado de los “adultos”,  hasta escuché el primer “tío” de parte de algunos de mis sobrinos y descubrí que mi tía tiene catorce nietos. Era increíble que justo enfrente de la casa de mi primo, había más familiares y que el motivo de esta separación no era una calle, sino los rumores, falta de comunicación y el orgullo.

Iban a dar las tres de la mañana cuando me retiré. Intercambié números de teléfono con mi prima, miré lo rápido que han crecido mis sobrinos y conviví con familiares sin la presencia de mi madre. Hasta cierto punto, sentía que había desbloqueado un nivel de vida. A la puerta me despidió un primo que me dijo que no creyera en los rumores y que el no le guarda rencor a nadie (haciendo referencia a mi tío, que era a donde me dirigía). Le dije que sólo deseaba que las cosas cambiaran y que ojalá en las  próximas fiestas de diciembre, la familia estuviera unificada, como alguna vez lo estuvo.

pexels-photo-285173
Photo by freestocks.org from Pexels 

Ideologías viejas

Algo que debo incluir en esta entrada fueron los comentarios machistas y sexistas que creo que han de ser costumbre en algunas familias. Tal vez esto no lo pondría bajo la lupa si no fuera por mis sobrinos porque como dicen: “uno como sea, ¡pero las criaturas!”. Pensé también en mi bisexualidad y el evidente asombro que ocasiona el tópico cuando llega a surgir. Comentarios como “los hombres no comen ensaladas, los hombres no saben hacer el mandado, los hombres son muy secos (emocionalmente), los hombres no saben regalar, los hombres…” ¿por qué? ¿cuál es la necesidad de construir y moldear a un “hombre”? ¿qué ideas se están creando los niños de los que es ser hombre y mujer? Crítica a las formas de hablar, caminar, bailar ¡por Dios, cada quien baila como quiera! Son restricciones desde temprana edad que llevan a un eminente cierre de confianza entre familiares. Pensé en la incomodidad que siento al no tener una plena libertad de expresión cuando hablo de ” mis pretendientes” y luego pensé en mis sobrinos y como desde pequeños se les está obligando a creer que algo es como según les parece a sus padres. Ideologías hereditarias que pueden lastimar.

No quería quedar como el que sólo critica y me puse a pensar acerca del qué podría hacer yo, un elemento familiar más y el cómo dejar de ser uno más. Creo que compartir nuevas perspectivas eran sólo palabras y por más que crea en el poder de las palabras, soy devoto de las acciones y el ejemplo (aunque a veces no lo haga). Pienso que es momento de sacar las conversaciones familiares fuera de su zona de confort, creo que deben saber que no soy uno más y que esa distinción no reside en que sea de los pocos que están estudiando la universidad, sino que soy distinto porque propongo, por lo menos en mi círculo familiar inmediato, una nueva forma de ver las relaciones familiares. Es posible imaginar una vida familiar basada en la confianza y el estímulo por medio del cariño y la construcción de una sana autoestima que puede resultar en una mejor comunicación familiar.

Creo que es hora de decirles que sí hay hombres que comen ensaladas, hombres que hacen yoga, que saben hacer compras y que ser hombre no es sinónimo de insensibilidad emocional. Y el primer paso empieza con el ejemplo y ese ejemplo no avanzará hasta que pueda hablar libremente de mi sexualidad e ir construyendo un entorno familiar en donde mis 14+ sobrinos puedan tener esa misma confianza. Un entorno donde mi sobrina pueda practicar el deporte que le plazca, jugar con quien quiera, jugar los juguetes que ella quiera sin importar si “es de niño” o “es de niña” y en su momento, tener la pareja que ella quiera.

IMG-20171223-WA0017-01.jpeg

¿A ustedes qué tal les fue en las cenas familiares?


 

PD: ¡Muchas gracias por leer! Sé que no todas las familias son  iguales, pero creo que nunca es tarde para ver si las cosas pueden cambiar. Como futuro literato y promotor cultural, qué mejor entorno para empezar a promover nuevas ideologías que mi propia familia.
Espero que la hayan pasado muy bien y de mi parte les deseo un EXCELENTE 2018 lleno de éxitos y nuevas experiencias. Muchas gracias por leerme en el 2017 y los invito a que me sigan acompañando en este año nuevo. De verdad agradezco cada lectura que hacen en mi blog y tengan por seguro que administrar este espacio y acercarme más a ustedes está incluido en mis metas para este 2018. Abrazos 🙂

Twitter: Oscar_SinAcento

Novios de viaje [Parte I]

Era mi vecino, él de Nuevo León y yo de Coahuila.

Habíamos coincidido en un lugar. Era un lugar de deseo, de palabras efímeras y de miedo constante a la identidad. Un lugar de lobos y cenicientas. Caminaba entre los candidatos, buscaba un acompañante para esa noche solitaria. De pronto, aparece en mi pantalla, alguien quieto, que analiza porque sabe que está siendo analizado. Sólo un gesto de aprobación es el que hace falta para iniciar una conversación. A veces, el hecho de no huir, es señal de aprobación.

En una noche nos conocimos y en la madrugada, teníamos la elección si dejarlo todo en el olvido o guardarlo y acumular recuerdos futuros.

“Quiero conocerte” me dijo. Yo también lo quería conocer, aunque no estaba seguro. Las palabras del momento, las miradas y risas penosas, ahogaron cualquier duda y de mis labios brotaron sin control algunas palabras, “Me gusta la idea, ¿qué lugar te parece bien?”.


 

PD: Me gusta verte, desearía que sólo sea eso lo que me guste de ti. No lo creo.

El crush del día #0

“Es que lo que te hace falta es enamorarte…”

Es lo que una chica de San Luis Potosí me dijo luego de escuchar la versión adaptada de mi vida amorosa (ppfff, insisto en el énfasis de las comillas). La música violaba tímpanos, mientras le narraba a gritos las historias. El entorno era oscuro, había música de no se qué banda en el fondo y de vez en cuando llegaba a nuestras manos la caguama colectiva, de vez en cuando le tomaba. Me regaló un cigarro, sería el segundo de la noche: yo no fumo, pero soy dramático y es dramático narrar entre humo las cosas que te queman por dentro.

“Es que creo que te enamoras de la persona..”, dijo.

Sí, así es [*inserta una reflexión aquí*], creo. A veces me encuentro buscando la palabra correcta ante los gustos cotidianos. De esas ocasiones en las que un “me gusta” es demasiado pero un “me atrae” no es suficiente. Ocasiones en las que no sabes que clase de amor es esa persona atractiva de la calle, del antro, del bar o del pasillo de la escuela, donde no es “amor a primera vista” pero tampoco es un “sí cogería contigo”.

Cuando se oye el CRUSH

“¿Y eso es malo?”, recuerdo la pregunta que me hizo el psicólogo hace unas semanas.

¿Sí ,qué no? Maldita sea, la pregunta del psicólogo era suficiente como para que yo me hiciera otra. A partir de ese momento y hasta la fecha, trabajo en adoptar una ideología. Caí en cuenta que tal vez no era malo querer a más de una persona. Solo que me seguía frustrando usar la palabra “querer”, porque esta palabra ya tiene cierta connotación de deseo o anhelo, que en parte creo que es viable porque al final de cuentas hay veces en las que me pregunto “¿cómo se sentirá la piel de su cuello? ¿cuántos lunares tendrá en el pecho?” o veces en las que me digo lo mucho que me gustaría deslizar mi dedo por el arco de su espalda o sólo tener su rostro cerca al mío, su cuerpo cerca al mío y acariciarle el cabello. Entonces llego a la conclusión que es creepy y raro pero no malo.

En el gym, la calle, en el camión, en la terraza del hostal, en la biblioteca, en la tertulia, en el parque, en el centro comercial, en la tiendita, en la librería, en la fila al banco, en una plática; en todos esos lugares escucho el crush de “esta persona es atractiva [atraer: Acercar y retener un cuerpo a otro en virtud de sus propiedades físicas (a esta definición le añadiría: y propiedades ‘sentimentales’]”.
Me remuerde la conciencia de sentirme superficial y esta nueva sección de diario es para encapsular la esencia verdadera y de valor que tienen estas conexiones efímeras. Es un intento de apología para esas miradas, para esas sonrisas con multitud de subtextos.

Diario: crush del día

Puede que esto sea un testimonio de degradación, de devaluación sentimental y eso es un riesgo que pienso tomar. El estado de decepción y desamor en la que me sumerjo es un sentimiento al que me he acostumbrado y al que le he tomado cariño. Y a pesar de que haya un persona que estableció su residencia (al parecer permanente) en mis pensamientos diarios, he decidido construir un hogar al enamoramiento superficial justo a un lado de esa persona. El remordimiento sigue ahí, pero eso ya es parte del paisaje del enamoramiento superficial.

PD: Escribo esto mientras pienso en el crush de ayer, en el de ahora y en el de mañana.