Strip my youth away and hope that somebody watches [Blog]

I was with a friend watching this gay show during the pride march in my city. There was this dude singing with a stripper on each side. My friend told me that she had worked with those strippers in the same type of play/show (which is a monologue with semi naked dudes). She mentioned that they danced in a local gay club. They seemed like they were having a nice time, people were looking at them, and they were just there doing their thing: dancing, entering and exiting when they were ordered to. For a moment, I wanted to be a stripper, but I didn’t really know why. Do I want to be praised like them? Is that some kind of self validation? Do I feel like my youth is no being exploited enough? Do I want to enjoy dancing and make money out of that? Maybe my curiosity was a strange mix of all those questions.

Youth equals beauty?

I may not have the answer to that questions but I can drift away in it. As a 25 year old bisexual male, I feel like I’m in a hot spot. I sometimes ask myself, is this really what I’m doing with my life? Where’s the action? Where’s that heart pumping emotion? Where’s that roller coaster ride that movies sold me and that I naively bought? For god sake, where’s that living knowledge?! I’ve found some delicious stuff in books, wonderful stories, horror, drama, romance… After all that, I want my own story. How much can I write before I get stuck in an office?

Honestly, even though a life like that excites me, it also scares me. I can’t avoid thinking about the speech Elio’s father had on that Call me by your name movie:

We rip out so much of ourselves to be cured of things faster that we go bankrupt by the age of 30 and have less to offer each time we start with someone new. But to make yourself feel nothing so as not to feel anything—what a waste!

I truly admire those close friends who react in a childish way to new experiences, new relationship stuff that spark joy in them. I’ve made love a mathematical dynamic of probabilities. Any life decision that involves a brave jump, is a coin in the air. Heads: an awesome life experience; tails: a rip out process and regret. I’ve had nice and beautiful experiences, but I feel that recently, everything has been “meh”. Is life supposed to be “meh”? Am I not looking to the important stuff? Is my desire for excitement making me not see that maybe it’s right in front of me? Or is it that excitement could be in the quietest life style also?

Maybe I want stories to tell for when my body is old and “nobody wants to come near it”. I guess that I’m relating youth, with a possibility of pain and sorrow, not in a bad way, but more like in a “I’m alive… this feels nice” way.

How you live your life is your business. Just remember, our hearts and our bodies are given to us only once, and before you know it, your heart’s worn out. And as for your body, there comes a point when no one looks at it, much less wants to come near it. Right now, there’s sorrow, pain; don’t kill it, and with it, the joy you’ve felt.

Youth equals beauty because of those first times. The emotion, the physical reaction, the tingling, that weird feeling when you want to cry for someone and realizing that human side, so strong yet so delicate. Being young is beautiful, seeing my teen students brings me joy, feeling not so far away from when I asked myself the same questions that they’re to afraid to ask. Now, a few years later, I have some answers and looking for new questions… The main question: what if?

Look at me

Rihanna found love in a hopeless place. I think hopelessness is OK, it makes me feel that I don’t need to worry. That maybe if I keep going, I’ll eventually find a nice situation that I can cope with. But the coin is still in the air, I’m on the stage and hopefully somebody is watching and walking towards me.

After the loudness and kisses are over, a cup of tea and a good book will do us good. I hope that person will accept these naked feelings and this raw body. And I also hope that I won’t give up on tossing coins in the air.


PD: My friend said that one of the strippers is married and has a child. I think that living that lifestyle in that particular scenario might be different, right? I don’t know.

PD II: Escribí este post para extraer el pie de página para un vídeo que postearé en IG. Espero hacer las notas de la marcha del orgullo que fue el día de hoy.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

letter to my bisexual mid-20s

Photo by Ikhsan Sugiarto on Pexels.com

Dear almost mid-20s,

I’m writing this letter because recently I’ve been feeling pretty anxious. You see, it’s been almost three years since I came out as bisexual and it has been awesome, I would’ve never guessed that being me could be so… joyful. But I guess that my anxiety is something personal that I don’t think has anything to do with my sexual orientation, or maybe it does, who knows? Point is, I just wanna share a few things that I’ve been thinking about lately.

  1. Body issues. Not that I hate my body, but you know, I could get in better shape. Sometimes when I’m scrolling on my Instagram feed I see these super buff, lean and hot dudes, which I really don’t mind checking out. Usually what I think about when I see them is “Am I ever going to get a bod like that?” and depending on the picture, I tend to fall in a internal debate of how my body type might look if I got buff. Then, I get pissed, yeah, fucking angry when I see that some of those guys are fucking 22-year-old people, like DUDE, I AM 24! And my pecs, abs and biceps do not look like that. Then I remember I’m a painter, but still. Although deep down, I know that the reason of me looking like that is a mere superficial desire, that will eventually lead me to hook up with guys with a similar physic. Then it gets more twisted when I wander and get to a conclusion that maybe I like people to like me and to not like them back with the same intensity. Then I feel bad, then I say “fuck it”. All that while I’m looking at some random semi naked hunk.
  2. Girls…. And relationships in general. My brother gets jealous of the girls I’ve been hooking up lately. Take that, Brian! Now who’s the playboy?! And you thought I was gay (honestly, for a moment there, I thought so too). I wouldn’t mind being gay… but then I remember Kalie’s soft lips, how here skin trembles when I gently pull her body against mine, how her exhales become heavier, how her back makes a soft curve and how she looks at me. Oh that stare, those eyes that I mirror in lust, that scream: “What the fuck, Carlos?! Look, I’m going to the bathroom, and when I come back, THAT has to be hard…” During those minutes, everything was hard, except my dick. Out of our multiple encounters, that scenario happened a few times. I like to think I did well during the occasions that I did get a boner. Worst case is, it’s not only with girls… sometimes it’s with the guys also. But I’ve discovered something during a trip to Tucson.  You see, I was browsing on Tinder and hooked up with this cute looking doctor that worked near by my Airbnb. We scheduled a date on a local coffee shop downtown. It was nice, we then had another date, and another. By that third date, we went to a club. He seemed like a guy that doesn’t go out that much, and I understood, being a doctor looks tiring. I heard a few stories of his job and it sounded exhausting. So that day we were with his friend. The line to enter was too long so we decided to go back to his friend’s house. Bought some beer on the way and when we got there, -thank god I wasn’t kidnapped- his friend put some music, we got some snacks and after a few shots of tequila and some cans of beer: we danced. Long story short: we got super drunk and all three ended up on the same bed, HOLD ON! No, it wasn’t a trio. At first, we cuddled, the doctor and I, took our clothes off and did it there. But the discovery was regarding a bite. The doctor bit me, you can not imagine how that turned me on, we tried to do it silently because of his friend who was right next to us. That bite felt good, and now that I remember, the best sex I’ve had with Kalie, have small gestures similar to that bite. And I wonder if I could own and embrace that possible knowledge regarding sex, maybe that would brighten up a few things with Kalie.
  3. Adulting… I ain’t even going to talk about that.
  4.  I love being in my 20s! I just love it. I can hear depressing teenage music and move around a bigger spectrum of people. A slut…

I hope it gets better. See you in a year.

Yours truly,

Carlos

Dicen que en Roma hay muchas pizzas | Carta a las actrices de la vía y al dramaturgo del tren

Queridas actrices y estimado dramaturgo,

Les envío un fuerte abrazo. Empiezo reconociendo que ambas ejecuciones, tanto con la pluma como la actoral, me han dejado una cálida reflexión que espero no trivializar mientras escribo sobre Roma al final de la vía; ojalá pueda plasmar la belleza, la peculiar realidad y el mensaje que encapsula esta entrañable obra.

Las voces y las vías

Luego de haber llegado unos minutos tarde a la presentación, me encuentro con un par de niñas que juguetean alrededor de unas vías de un tren. Parecen simpáticas, curiosas y luego de escuchar por un momento lo que decían, las identifique mejor: son niñas soñadoras. Fue agradable ver crecer a esas pequeñas, conocerlas, compartir con ellas sus problemas, escuchar sus ocurrencias, ver cómo cambiaban de ideales y cómo a pesar de todo, sus sueños por llegar a Roma son igual de fuertes que su amistad.

27048039837_6ef02e96b6
Guadalupe Gesen Arriola y Ángeles Cancio, interpretan a Emilia y Evangelina, respectivamente.

Sentí algo en el pecho al ver cómo todo iba y venía: las parejas, los problemas y el tren.  El verbo “pasar” cobró mucho significado. Tal como lo hace un pasajero de tren que sube en un punto y se baja en otro, así viajamos por la vida. Tan universal es esa sensación de pasajero y de soñador, que estoy seguro que la obra puede tocar de manera diferente a las personas según la edad que tengan. Tal vez a la gente mayor les provoque la memoria y el recuerdo. A los jóvenes probablemente los lleve a pensar cuál es su Roma, hacia dónde van y probablemente querrán aferrarse al “yo soy…” y no pensar en otro destino, olvidando que existen las desviaciones.
Estoy agradecido por el hecho de hacerme recordar mi Roma y por mostrarme que tal vez Roma no es el lugar al que quiero llegar.

27048039867_ff1dccf34f
Actrices- Guadalupe Gesen Arriola y Ángeles Cancio

La pluma que traza la vía

Gracias a Daniel Serrano, las actrices tenían a su disposición una historia maravillosa que explora la vida y sus matices a través de Evangelina y Emilia, dos niñas pequeñas provenientes de algún pueblo de Sonora que sueñan con llegar a Roma. Usando el dialogismo dinámico con la que escribiste esta obra, pudiste explorar distintas etapas de la vida usando las palabras, las frases y los dichos que caracterizan a cada edad que los personajes viven.

Esa primera visita por las vías del tren, lugar de sus confidencias, se repetirá a sus 13, 20, 40, 60 y 80 años de edad y en cada una de ellas dejarán ver sus aspiraciones, esperanzas, frustraciones, sueños, preocupaciones y amores, que pueden ser los de cualquier mujer, siempre con una mezcla de humor, inocencia, entrañable calidez humana y profundo sentido de la femineidad- Roberto Perea

Realmente no sabía a lo que iba y puedo decir que es de esas ocasiones en las que me fui de la presentación con una doble satisfacción, porque me gustó y porque tendré la oportunidad de verla de nuevo para así sentarme a disfrutar los detalles de los parlamentos y la puesta escénica que el profesor Arturo Velázquez ensambló y envolvió cuidadosamente para su audiencia. Recuerdo que alguien dijo “¿Arturo sigue dirigiendo?”, se me escapa una sonrisa y un “si supiera” susurra en mi cabeza.

Así que gracias a los tres, gracias por las letras y por las voces que las leyeron. Me despido porque debo alcanzar el tren…

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Daniel Serrano. (Magdalena de Kino, Sonora; 1968) Dramaturgo, guionista, actor y director de teatro radicado en Tijuana desde 1995. Inició su carrera dirigido por Ángel Norzagaray. También fue alumno de Vicente Leñero, Hugo Argüelles, Jesús González-Dávila y Jaime Chabaud. Egresado delCentro de Educación Artística de Televisa, San Ángel. De 1995  a 2008 dirigió el Taller Universitario de Teatro, además de promover dicha disciplina al fundar el Festival Universitario de Teatro, de la Universidad Autónoma de Baja California. Ha escrito alrededor de quince obras- DRAMARED

PD II: Estreno de Roma al final de la vía el martes 08 de mayo en Hermosillo, Sonora en el teatro Emiliana de Zubeldía a las 7:40pm. No te pierdas la oportunidad de ver esta historia.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

40111465740_7e1ceb4780
Martes 08 de mayo, estreno de Roma al final de la vía en el Teatro Emiliana de Zubeldía. 7:40pm. $40 entrada general

Entre florecimiento caótico y la simetría |Carta a la exposición BLOOM

Estimado Omxart,

Recuerdo que el haber llegado a tu exposición fue mera casualidad. Caminaba con algunos compañeros de artes plásticas y una señora con la que habíamos charlado aquella tarde. Habíamos comentado el mural llamado “Nuestras raíces” de Raúl Ruiz y Marlen Loss ubicado en el lobby de uno de los edificios del Colegio de Sonora. Llegué a tu exposición, gracias a mi colegas. Esa tarde estaba ansioso por ejercitar mi lado perceptivo. Descubrí la importancia de una inauguración, le comenté a una compañera que si podía comparar la inauguración de una exposición con la publicación de un libro y ella me dijo que era algo similar. Me alegré por ti y hasta recuerdo haber estado ansioso por recorrer tus pinturas.

Caminé entre los cuadros pero me detuve ante un panorama vertical. Fue inevitable ver aquella pared llena de pinturas de flores. Pensé que ahí cobraba sentido el título: BLOOM o el florecer. Me dejé llevar por la música y la simetría de tus cuadros.

Recuerdo que al terminar de ver las pinturas, me acerqué a ti y me comentaste acerca de la cronología de la exposición. Ahí es cuando el primer cuadro de la serie adquirió para mí un significado nuevo. “Conspiración Geométrica” ahora parecía el origen, ese destello delicado que fundamenta la serie. Ante la luz de dimensiones maleables, las figuras geométricas parecen querer encuadrarla, generando una especie de respaldo a las cuadro consecutivos. Había un tipo de lucha, como su nombre lo dice: una conspiración.

20180427_160308
“Conspiración Geométrica”. Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Le sigue “Future”, una pintura que sugiere una secuencia casi inmediata de la primera, en la que pareciera retratar el génesis. En este aparecen los colores verdes, azules y unos tonos tierra. Ante las abstracciones de unos cuerpos vemos que este pequeño mundo sigue encuadrado por la simetría.

20180427_160318
“Future”. Óleo sobre tela. 50×50 cm.

Con el aspecto “cronológico” en mente, tuve una mirada distinta a lo que la serie posiblemente narraba o de lo que buscaba provocar. BLOOM fue redescubrir la belleza de la simetría, lo agradable que es el paralelismo como si se tratara de un acompañante infinito en donde la seguridad de un elemento complementario siempre está ahí. Enamorarse de la simetría es enamorarse del orden. Nos cautivaste en el orden, nos presentaste la disciplina y nos hiciste ver lo bonito de las intersecciones.

Cuando más sumergidos estábamos, te vemos a ti en un autoretrato colorido y oscuro a la vez. Manteniendo la simetría en todo, la exposición cierra ante el florecimiento. La exposición empieza con “Conspiración geométrica” y termina en ese caos de flores que resulta confuso. Nos enamoraste de lo simétrico y ante semejante pieza, la desproporción de las flores resultaba chocante pero agradable. Había un choque entre la belleza de las flores y la manera desproporcionada en las que estaban acomodadas. Pensé en las escenas en cámara rápida de una florecimiento, como esta parece llevar un ritmo uniforme para crecer de manera libre. Fue ahí cuando lo vi…

Vi la complejidad de lo humano, como lo simétrico resulta atractivo pero a veces claustrofóbico y como el caos tiene un orden propio, con una belleza particular que sólo puede ser apreciada ante la apertura. Nuestro propio florecimiento.

Fue agradable apreciar más allá de la letra, la dualidad de caos-orden y ver como su forma plástica nos lleva a nuevas perspectivas. Gracias por ello, Omar.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: La exposición BLOOM de Omar Mendoza seguirá hasta el 11 de mayo en la sala de arte del Instituto Sonorense de Cultura (clic aquí para ver ubicación). La última vez que visité la sala, habían unas tablas grandes que entorpecían el recorrido, pero que no pasaba más allá de un obstáculo para “recorrer el espacio”.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

20180427_160352
“Relación”. Óleo sobre tela. 101×55 cm.

Carta a la niñez absoluta

Estimado y querido niño,

Dime a qué hora empezaste a contar tus pasos y a medir el tiempo. Por favor recuérdame cuándo fue que dejaste de correr hacia montañas y planetas y empezaste a correr hacia títulos, reconocimientos y diplomas. Cambiaste la imaginación por la lógica, la intuición la haces menos y hasta dejaste de jugar.

Recuerdo que correteabas monstruos y alienígenas mientras cargabas una espada en mano y un escudo en la otra. Parece ser que el único monstruo que te alcanzó fue el tiempo y la rigidez del sistema social. Dime ¿por qué no lo conquistas? ¿acaso es demasiado veloz? Probablemente… ¿Será por eso que cambiaste la espada por una corbata y el escudo por un portafolio?

Pero dime, niño ¿Podrás recordar lo bonito que era convertir las escaleras en montañas? Quizá recuerdes los manjares que preparabas con hojas de árbol, lodo y pizcas de arena. Tal vez llegue a tu memoria los castillos, las princesas, las naves, los palacios que edificabas con el sudor de tu frente, una mesa, sábanas y unas cuantas hojas de cartón.

Dormías pensando en cómo vencer a ese enemigo que constantemente revivías en tu imaginación. Te molestabas con los adultos y ahora, ante tantos giros del reloj, como cuento de hadas, te miras al espejo y este te dice una verdad que no quieres escuchar.

Pero no quiero asustarte, es más quiero invitarte a que tomes esta carta y la dobles hasta formar un pequeño barquito al que te puedas subir. Navega, huye un rato de este mundo, déjate llevar por esa vocecita, escúchala más seguido. Cuando estés lejos, entre las olas del mar y el lejano canto de las ballenas, verás que esa vocecita se escucha más fuerte, ya que no habrá mirada que lo juzgue por querer danzar en la lluvia, por gritar de emoción ante una noticia o llorar ante la ternura de un cachorro. Verás que esa vocecita es un niño que a veces le tiene miedo al adulto que te has convertido.

Te invito a que lo abraces, pídele perdón y haz las pases. Aprovecha el viaje para jugar y vencer a quien tenga que ser vencido.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Quiero pintar, así que le iré a pedir un color a la vieja Inés.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

pexels-photo-264109

Carta a la danza

Querida acción purificadora,

Aquí me tienes escribiéndote una carta, celebrando el día de la danza, tu día. Muchos dirán “qué mejor manera de celebrar este día que danzando”, pero desde que lo recuerdo, tú has sido un ritual que disfruto en la intimidad de mis movimientos. Es curioso cómo desde pequeño sentía que bailando podía llegar a ser algo más que un espíritu capturado en un cuerpo. Bailar fue en muchos momentos un escape a dimensiones oníricas y al mismo tiempo a un estado de alta consciencia corporal. Y ahora sólo bailo en escenarios para honorar tu nombre como tu fiel discípulo.

Me encanta encontrarte en las pistas de los rincones nocturnos, los cuerpos alabándote entre la evaporación del alcohol. El tacto y el flujo de cuerpos tejiendo latidos vibratorios en sus caderas, los hombros, la cabeza y los pies. Celebro el día de la danza con esta carta, con esta confesión.

Confieso que temo perder el acceso a tu Nirvana, temo a que llegue un día en el que baile sin sentir y que danzar se quede en el vago recuerdo de algo que fue. Por eso te pido que permanezcas a mi lado, porque puedo renunciar a las pistas, a los escenarios, pero no a ti.

Aquí, todos tus hijos te honran con las cumbias, con la banda, con la música clásica, el reggaetón, el hip hop, flamenco, tango, salsa ¡aquí te invocamos oh danza! con violines, tambores, sonidos digitalizados, con el temblor del bajo, con guitarras, flautas, la musicalidad de las olas del mar y las hojas cayendo. Te regalamos nuestros cuerpos para que hagas con ellos lo que te plazca, ya que el placer ha sido nuestro al poder atravesar la belleza de la metamorfosis a través de los caminos que nos llevan a ti.

Me despido pensando en que el tiempo es nuestro único rival, el único que intentará separarnos. Yo sólo disfrutaré de ti antes de que ese momento llegue.

Felicidades en tu día.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Bailemos, cuando todo caiga, bailemos, en el orden y el caos, sigamos bailando ¿no?

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

pexels-photo-175659
Foto: Pexels

Carta a la catarsis escénica

Querida sensación terriblemente placentera,

¿Cómo explicarte? ¿Cómo empezar siquiera a describir esa sensación que recorre mi cuerpo cuando emanas de mis movimientos e inundas el espacio? Esa emanación que bien es purificación, alivio y libertad. Admito que te Googleé antes de escribirte esta carta. Te anoto lo primero que encontré…

“Entre los antiguos griegos, purificación de las pasiones del ánimo mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica”- Escribe catarsis en Google y te saldrá esto como primera definición.

Me llama la atención la parte que dice “que provoca la contemplación de una situación trágica”. Me pregunto ¿cuál sería esa tragedia? ¿de qué me purifico cuando mi cuerpo recorres? ¿Tragedia será pensar que sólo estás en mí en lo que duré la obra de teatro o lo que tarda en terminar la canción que he decidido bailar? ¿Será que me purifico de la realidad que a veces me resulta intolerable? Probablemente la tragedia resida en el hecho que puedas permitirme tanto placer al recorrer mi cuerpo, tanto miedo, tanta felicidad, tanta alegría y tristeza… tanto equilibrio, sólo para darme cuenta que eres una sensación momentánea. He llegado a pensar que me he vuelto adicto al escenario, tal vez por eso a veces cuando veo a grupos bailar, les pido su bocina para hacer del espacio una pequeña cita contigo.

Querida catarsis escénica, por ti he dudado de quién soy y con el tiempo tú has contestado esas preguntas. Para lograr llegar a ti, soy quien necesite ser, soy quien la escena requiera y lo que la música me pida. Ya sea actuando o bailando, admito que a veces me subo a los escenarios con ansias de que llegues a mí.

Muchos te viven por medio de diversas formas y yo sólo deseo que todos tengan la oportunidad de sentirte. Eres como una anestesia que adormece y al mismo tiempo una lucidez eufórica que dilata y sensibiliza los sentidos. Tenerte siempre, me volvería loco. Cómo explico esa ansiedad que me da cuando no toco el escenario por largo rato y no te he sentido. Cómo explicar la desesperación de no expresar lo que siento, de no purificarme. Cómo decirte lo irritable que me pongo cuando a veces me presento en escena, cuando se cierra el telón y no apareces. Siempre en esos casos: la desilusión me abraza y mis ansias me empujan a intentarlo de nuevo.

Me he acostumbrado a esta dinámica, probablemente esté enamorado de esa sensación, no lo se… yo seguiré buscándote, CATARSIS.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: ¿Qué sientes cuando estas en el escenario? Porque normalmente la puerta de entrada de la catarsis suelen ser la emoción y el miedo.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

 

 

 

Carta a Súper Miau

Querida Meme,

Ayer te vi y justo después que salí de la obra, al estar sólo en mi habitación, te busqué en Instagram. “Me gusta actuar, maquillar y el circo! Quiero que mi obra siempre mezcle estos tres elementos” es lo que se lee en la bio de tu cuenta. Meme, lo lograste, sinceramente yo no esperaba quedar envuelto en lápiz labial, aros, luces, sueños y en esa actuación tan entrañablemente curiosa que nos otorgaste.

Gracias por la noche dinámica y refrescante. Ese juego de dualidades, realidad-sueño, Clara-Súper Miau, orden-caos, gritos-silencios, me llevaron de la mano… me sumergieron a tu historia début que decidiste narrarnos ¡Por un momento pensé que vería sólo un show circense! pero cuando se levantó el telón y miré ese gran reloj abstracto en el centro del escenario, algo cambió. Fue interesante y divertido, descubrir ese algo.

En medio de toda tu energía, había un pequeño maullido que nos advertía lo fácil que nos manipula el tiempo, las responsabilidades, la tecnología, la familia, el trabajo y todo eso que podría encerrar en un largo “etcétera”. Escuchaba un miau que anunciaba cómo el tiempo puede convertirse en un tornado que nos arrastra por la vida junto a todo lo demás y nos olvidamos de jugar y soñar. Pareciera que el sistema/tiempo nos enseña a esconder nuestro Súper Miau interior, a ignorar nuestros sueños, a dejar de luchar y a rendirnos. Pero por más arrastradas que atravesemos, por más escurrido que esté nuestro maquillaje, el show continúa y no queda más que seguir con el espectáculo y ser nuestros propios héroes.

Disfruté la degradación que hubo en tu personaje, porque no era una degradación derrotada sino una degradación con vías a un eminente despegue, que llevaba a la reflexión, hacia algo íntimo y personal. Nos bajaste algunas estrellas, nos metiste en tus sueños y pesadillas. Gracias por enseñarnos a no rechazar nuestro alter-ego, a nuestro niño o “inmadurez” interior, sino todo lo contrario, gracias por invitarnos a jugar con ese lado nuestro y hacer las paces con nuestros monstruos.

Finalmente, quiero felicitarte por la manera en la que atrapaste a tu audiencia, por activar nuestra creatividad, por hacer de los asientos un escenario más y por compartir con nosotros una porción de tu catarsis escénica.

Fue algo guau, digo, mmmiiaaauuu.

cropped-firmacad3.png


PD: Admiro como la utilería formó parte de tu pequeño caos y la memoria administrativa de tu espacio. A pesar de que el personaje de Súper Miau me abrumó un poco en su primera intervención, terminó cayéndome bien. Es por demás decir sobre qué va la historia.  Considero que el tema es actual y que muchos podríamos relacionarnos.

PD II: Hermosillo, Sonora (México). La obra Súper Miau de la actriz y maquillista sonorense, Meme García se estrenó en el Teatro del Cobach el día 19 de abril del 2018.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

29695232_1752575278133363_1316476901509950593_n

Fotos: Betto Robles

Querida Meme,

Gracias por la noche tan dinámica y refrescante. Ese juego de dualidades, realidad-sueño, Clara-Súper Miau, adulto-niño, orden-caos, gritos-silencios, me llevaron de la mano… me sumergieron a tu historia début que nos decidiste narrar. Pensé que vería sólo un show circense (y hubo circo, aunque la obra es mucho más que eso), pero cuando se levantó el telón y miré ese gran reloj abstracto en el centro del escenario, sabía que tenías mucho que decir.

En medio de toda esa energía tuya, había un susurro, un pequeño maullido que nos advertía lo fácil que nos manipula el tiempo, las responsabilidades, la tecnología, la familia, el trabajo y todo eso que podría encerrar en un largo “etcétera”. Escuchaba un miau que nos anunciaba como el tiempo puede convertirse en un tornado que nos arrastra por la vida junto a todo lo demás y nos olvidamos de lo que realmente importa: jugar. Pareciera que el sistema/tiempo nos enseña a esconder nuestro Súper Miau interior, nos enseña a ignorar nuestros sueños, a dejar de luchar, nos enseña a rendirnos. Pero por más arrastradas que atravesemos, por más escurrido que esté nuestro maquillaje, el show continua y no queda más que disfrutar el espectáculo y ser nuestros propios héroes. Me encantó la degradación que hubo en tu personaje, porque no era una degradación derrotada sino una degradación con vías a un eminente despegue, una degradación que llevaba a la reflexión, una degradación íntima y personal. Gracias por bajarnos algunas estrellas, por meternos en tus sueños y pesadillas, por regalarnos sonrisas y preocupaciones. Gracias por enseñarnos a no rechazar nuestro alter-ego, a no rechazar a nuestro niño o “inmadurez” interior, sino todo lo contrario, gracias por invitarnos a jugar con ese lado nuestro, por bailar con nuestro niño interior y hacer las paces con nuestros monstruos.

Finalmente, quiero felicitarte por la manera en la que jalaste a tu audiencia, por activar nuestra creatividad, por hacer de los asientos, un escenario más y por compartir con nosotros una porción de tu catarsis escénica.

Fue algo guau, digo mmmiiaaauuu.

cropped-firmacad3.png


PD: El día 19 de Abril del 2018, se estrenó la obra Súper Miau de la actriz y maquillista profesional, Meme García. Admiro la manera en la que la utilería formó parte de tu pequeño caos y la memoria administrativa de tu espacio y cómo te desplazabas entre él. Me abrumó un poco la primera intervención de Súper Miau debido al tiempo el cual se me hizo algo extenso pero que en general fue genial.

PD II: Queda por demás contar de qué va la historia porque considero que eso puede crear expectativa y reducir audiencia. Considero que se podría aprovechar la universalidad del tema que es tan actual y del que todos podríamos relacionarnos. Así que si tienes oportunidad de ver esta obra, dale una oportunidad y te aseguro que pasaras un rato agradable.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

30714469_1495646213879309_1407664099432261746_n
Fotos: Betto Robles