Suspiros salados

Luz subió una foto, el fin de semana fue a la playa con sus amigos para celebrar el año nuevo.

Hace tiempo que no voy al mar, la última vez que fui fue hace dos años, en invierno.

Siempre he pensado que el mar combinado con la brisa fría me pone nostálgico, un estado en el que disfruto estar; me parece romántico.

La arena del mar durante el invierno, no es pegajosa y hostil, sino que se convierte en granitos desinteresados y dóciles. Deja de ser un abrazo bochornoso, para volverse tacto vacilante.

Me gusta caminar a las orillas de un mar frío, me permite caminar con shorts y suéter, tal vez con un gorrito negro para proteger mis orejas de la brisa, esa que deja de ser jadeo apresurado como lo es en el verano, y se siente más como un suspiro ansioso.

El mar en invierno deja de ser Cáncer con colocaciones en Aries y Leo… No, el mar fresco se torna en un Escorpión con colocaciones en Libra y Acuario. Este mar no se entrega, solo te observa, el calor deja de emanar del sol y surge desde el deseo de nuestras miradas.

Hoy deseo estar en el mar, el de aguijón amenazador, el que suspira y me envuelve en sal, ese mar que se levanta y me acompaña para decirme que Luz nunca entenderá lo que significa ir a la playa en invierno.

Publicado por

Oscar Mares

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

2 comentarios en «Suspiros salados»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s