Reseña: “Momo” de Michael Ende

Autor: Michael Ende
Título: Momo
Fecha de publicación: Enero 2016 (Originalmente publicado 1973)
País: Alemania
Editorial: Alfaguara
Formato: Físico
No. Páginas: 320 páginas
Género: Literatura infantil y juvenil

Sinopsis

Momo es una niña muy especial, posee la maravillosa cualidad de hacer sentir bien a todo aquel que la escucha. Pero la llegada de los hombres grises, que pretenden apoderarse del tiempo de las personas, va a cambiar su vida. Será la única en no dejarse engañar y con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, emprenderá una aventura fantástica contra los ladrones de tiempo.

Reseña

Momo es una historia que puse en pausa a lo largo del año y me parece que lo he terminado en el momento perfecto: en un fin de año. Lleno de personajes entrañables que narran las diferentes maneras en la que una vida sin juego, sin rumbo y sin una clara visión de nosotros mismos, es solo una vida monótona, de apuros, cansancio, frustraciones y en donde el tiempo pareciera nunca ser suficiente. Momo nos cuenta sobre la llegada de los hombres grises a un pequeño pueblo y cómo logran convencer a todas las personas que la calidez de sus tratos y costumbres de convivencia, les está ocasionando “perdida de tiempo”. Esta en manos de Momo y sus amigos en hacerle ver a la gente el daño que esos hombres grises están ocasionando. Esta misión se vuelve más y más difícil, y no será hasta la llegada de otros fascinantes personajes; entre ellos una carismática tortuga llamada Casiopea, cuando Momo tendrá la posibilidad de salvar a las personas de esos fríos y cenizos hombres grises.

Disfruté de esta lectura porque tiene ese formato de sorpresa, en donde no todas las preguntas quedan resueltas. El autor permite un espacio al lector para divagar en su propia imaginación. La ingeniosidad del texto lleva al lector a leer el libro de manera rápida (a pesar de que a mí me haya tomado más de lo que pensaba), ya que sus elementos de fantasía crean un gancho que no puedes dejar de seguir.

Al leer este libro no pude evitar pensar en mi propia infancia, en mi propio tiempo. Recordaba cuando jugaba y creaba mundos sin importar el espacio. Recordé aquellas noches en las que le contaba historias de aventuras a mi hermana menor. Cuando en el invierno ambos dormíamos en la cama de abajo de nuestra litera, poníamos cobijas alrededor sujetadas por el colchón de la cama superior para hacer una pequeña casita en la cama de abajo. Mi hermana me pedía historias y yo las creaba con los referentes que tuviera, dinosaurios, realeza, quimeras, bestias míticas, ángeles, vampiros, personajes históricos, máquinas del tiempo… en fin, mucha fantasía. Cuando aprendí a escribir de manera coherente, esas historias pasaron a papel y me acuerdo de los bocetos de una historia que por ahí debe de andar. El punto es que antes me preocupaba por crear, imaginar, darle vida a los personajes de mi cabeza. Es inevitable llegar a la reflexión de cómo vivo mi tiempo ahora. Creo que de no ser por el arte, estaría completamente desquiciado, batallando para encontrarme en este mundo que cada vez quiere que seamos más productivos.

Momo llega a sembrar varias incógnitas que proponen una introspección al lector, ya uno decide si las toma o no. Pensé: ¿Por qué le tememos al aburrimiento? ¿Qué tanto nos ha afectado la rapidez del internet? ¿Qué tanto queremos que nuestra vida sea igual de rápida? ¿Por qué no me puedo concentrar más de 3 minutos en algo? ¿Por qué he creado una dependencia a mis dispositivos? Y no me mal interpreten, no busco satanizar la tecnología, sino buscar un campo de negociación. Necesitamos crear, cuestionar, observar y agradecer. El personaje de Momo me enseñó que hay algo lindo en el proceso y en el estar presente. Irónicamente es algo que no es tan fácil, pero si algo puede enseñarnos Momo, es que podemos tomarnos el tiempo a aprender siempre y cuando sigamos avanzando.

Me pregunté varias veces sobre qué tantos pensamientos tienen origen en mí y cuántos son externos. La historia de Michael Ende es atemporal y para todas las edades. Dicen que los libros llegan en el momento justo, y eso sentí con este libro. Definitivamente les recomiendo que lean este libro. Me alegra saber que hace un tiempo, por tan solo 20 pesos mexicanos, compré una edición gastada de otro libro de Ende: La historia interminable. Espero darle la oportunidad también, porque Momo me ha gustado mucho.

Les comparto una adaptación del libro de Momo que me he encontrado en Youtube. No soy muy fan de la adaptación, pero tiene elementos lindos.

PD: Cuando terminé el libro, me dieron ganas de tener una tortuga, y ya dije, si llego a tener una, se llamará Casiopea.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Publicado por

Oscar Mares

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s