#23 ¿Qué quieres que sientan?

El siguiente texto es una tarea del Programa de Actualización de Arte Contemporáneo, en donde nos pedían que escribiéramos cómo nos gustaría que se sintiera el espectador al ver nuestra. La primera parte es una narración de ficción en donde me imagino lo que posiblemente se interprete. La segunda parte ya es más directo y anoto lo que quisiera que el espectador sintiera.


Hace tiempo no me echaba una vuelta por el museo. Me invitó una amiga, creo que ya se la acabaron las ideas de lugares a donde salir “sanamente”. Como si le importara. Supe que no iba a venir desde que me envió el sticker de gatito sorprendido. Ya habían pasado quince minutos así que decidí entrar. Me presento y me dicen que el primer grupo ya está avanzado y que si gusto esperarme al segundo grupo de las dos de la tarde. Pregunté si podía comprar un agua y me dijeron que sí. Fui directamente a la máquina expendedora, se supone que mi amiga me iba a traer algo de tomar. Empiezo a beber agua porque no había tomado más que café en la mañana. Cuando volteo, veo lo que parece ser una obra de la exposición… Busco la ficha y ahorita realmente no recuerdo ni cómo se llamaba. La obra consistía en seis cuadritos enmarcados y un bote de basura en la parte inferior. Me acerqué al bote y se veían unas fotos y unas figurillas. Ya de cerca, noté que las fotos estaban editadas, y había lo que parecían textos escritos por encima. En las primeras dos fotos había un texto sobre recetas, encimadas a unas fotos. Las otras dos tenían otro tipo de textos y las últimas dos eran de una letra infantil, como si hubieran sido escritas por un niño. La letra y las fotos me hicieron pensar en el tiempo. Creo que intentaba hablar sobre la evolución de uno como persona. Noté que me estaba enfocando mucho en las fotos colgadas y me quise asomar un poco más a lo que había en el bote de basura. La removí tantito, al parecer eran más fotos que formaban parte de las de arriba. Pero me hacía mucho ruido que las fotos parecían de personas extranjeras y lo que parecía haberse escrito sobre las fotos, simplemente no encajaba. Algo no resultaba congruente. Tal vez esa era la intención. Me empecé a preguntar por qué algunas fotos estaban en la basura y las otras estaban colgadas. Me recordó a lo que a veces quisiera que vieran de mí y lo que no. Probablemente quiso hablar sobre ese proceso selectivo para armar una identidad… quién sabe, igual solo son fotos. Salgo de ahí y espero al siguiente grupo. Al salir alcanzo a ver algunas obras, se ven muy interesantes. Decido irme al parque de al lado para esperar. Decido mandarle un mensaje a mi mamá: 

“YA ESTOY EN EL MUSEO” 


Quisiera que mi obra conectara con el espectador para que tuviera un segundo para repensar su historia personal desde un lente familiar, en un proceso de reconocimiento de su espacio y el tiempo que no se detiene. El ensamblaje que narro en este pequeño texto no es definitivo y sin duda, el escribir sobre ello me ha dejado un poco más claro cómo podría presentar la obra.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s