#16 La edad del sol

El sábado intenté trabajar el tema de la soledad, escribir al respecto, dibujarlo, tal vez. Terminé pintando el suelo, quemando una foto, fotografiando y hundiéndome en dudas. Esta dinámica del Programa de Actualización de Arte Contemporáneo me ha hecho pensar en el proceso de abstracción de las ideas ¿Cómo podrá una idea materializarse de un dibujo a una fotografía o video? Es un proceso divertido y solo se vuelve angustiante cuando intentas controlarlo. El vídeo final de ese experimento lo comparto aquí. No es una idea aterrizada, es un bosquejo, un fragmento perdido, una idea amorfa, una pincelada sin rumbo, una fotografía atrapada en un rollo irrevelable.

¿Qué se ha quedado en el olvido? Esa memoria olvidada representa la soledad

Un punto sobre una hoja en blanco. Un gatito maullando en la noche del 25 de diciembre. El sol en un atardecer de primavera. El eco. El sonido de un grillo y el sonido de veinte. La mosca atorada en la ventana. El sol en el amanecer del 3 de enero. El calor acumulado. La bolsita de té en la taza de la abuela. La agenda de 1998. Las copias de aquella clase enfadosa. La propina del 20%. Los restos de un lápiz aún usable. El control sin baterías. El reloj que en realidad no era de pulso. El cable que no sirvió. El bote de basura. El silencio paterno. Un secreto revelado. El tiempo con dos minutos de adelante. La vela del primer cumpleaños. El correo no entregado. Un viaje interrumpido. Una fotografía borrosa, veinte fotografías borrosas. La pregunta mental. La planta no regada. El vestido una talla más pequeña. No voltear a la cámara. El error de dedo. El cigarro arrebatado y aplastado. La mujer del fondo. La cruz de la habitación. Reintentar. Caer dos veces. La sonrisa ahogada. La mancha en el saco. La fotografía no perfecta. El sol en la tarde invierno. La foto familiar. La santa cena. El lunar en la espalda. La verruga en la mano. La amiga de la primaria. La ocasión especial que no llega. Las manchas del borrador. La pluma sin tinta. El gis hecho polvo. El diente faltante. La almohada sucia. Un tenis roto. La película. La excitación. Las tardes de 1952. La firma. La huella digital. Captcha. 5 mil millones de años. El grito de una señora triste…

¿Serán las cenizas la única memoria de aquello que alguna vez fue? ¿Qué es entonces el encendedor que lo ha quemado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s