#14 Carta al “Buenos días”

Querido “Buenos días”,

Te escribo para disculparme. Ayer pasé junto a una señora mayor y me quedé en silencio. Antes solía sonreírle a la gente. Te he encerrado. Mi amiga dice que las personas que son de fuera, son más amables. Yo no soy de aquí y no se por qué no he dicho “Buenos días”, antes solía hacerlo. De verdad les sonreía con amabilidad. Ahora llevo una máscara en mi cara y no se si se escuchará mi voz cuando digo tu nombre. A veces sonrío debajo de la máscara, pero nadie lo ve. Debo empezar a decir tu nombre con más frecuencia, creo que resulta hasta curativo. No había pensado en lo bien que puedo hacer sentir a las personas, o lo bien que me hace sentir la respuesta de alguien pronunciándome tu nombre: “Buenos días”. Aunque sabes, no se si te has enterado, pero parece que hablarte ya es más un acto de fe, realmente los días no han sido muy buenos. Pero tú no tienes la culpa y por eso te escribo, para decirte que creo en ti y en el futuro buen día. Prometo invocarte más seguido, como si estuviera lanzando un hechizo al pronunciar tu nombre y tu apellido (ya sea en plural o singular). Espero que estés bien, me saludas al “Buenas tardes” y al “Buenas noches”.

Abrazos,

O. M.

Publicado por

Oscar Mares

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s