Hablemos del espacio

Hablemos del espacio, ese que queda entre tu almohada y tus sueños; entre el antojo y el apetito; entre la sed y el deseo. Ese espacio temporal entre enero y noviembre; entre las siete de la mañana y las once doce de la noche; o entre los minutos que te tardas en leer una página del testamento. Hablemos como me arrastro entre los días para ser la pluma donde te recuestas y juntos sobrevolar el mar abierto. Digo juntos porque yo no soy nada, soy un par de alas que se encuentran pegadas a ti, que te envuelven… soy una carga de tu ligereza. Por eso te propongo que hablemos sobre el espacio, ese que hay entre cada pluma que me compone, o la distancia de tus labios entreabiertos cuando piensas; los milímetros que hay entre el cadáver asesinado y la superficie, y la longitud del humo cuando lo exhalas… En el sigilo de tus secretos, tal vez para crear ese ritmo armonioso debía haber una distancia entre sonidos, fuimos demasiado estridentes. Entre las luces, tus alas fueron un reflector, una luz para los insectos nocturnos que se abalanzaron sobre ti. Ciempiés, cien brazos, cien dioses y un ángel. Ante la temperatura de tan pequeño espacio, me derretí al acercarme a la bola de cristal, los cuerpos quemaban y tu cuerpo jamás voló.


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s