Festival Viso Out: Cosas que debes saber de este evento [Entrevista]

Hoy es el último día de la convocatoria Viso, festival que este 2019 realizará su quinta edición. A pesar de esto, sigue siendo un espacio desconocido para algunos. Es por eso que en esta entrada anoto las palabras y datos que me ha compartido Edgar García Véjar, uno de los coordinadores del evento, para que así puedan conocer un poco más acerca de este festival, así como su funcionamiento y evolución.


¿Qué es VISO?

Viso es una plataforma, un festiva y un espacio en el que los artistas de todas las disciplinas, todas las experiencias y todas las edades tienen la posibilidad de presentar su trabajo y convivir con otros artistas y con el público. Es un espacio que se abre para responder a una necesidad de infraestructura y de apertura a distintas visiones artísticas, a distintos tipos de expresión, distintos caminos de experimentación y para que cualquiera, sin restricciones, pueda presentar su trabajo.

Aquí, de alguna manera incluyes el objetivo de este espacio y plataforma.

Sí, creo que sí, pero quisiera esclarecerlo más. El objetivo por el que nace el festival y por lo que sigue siendo la bandera principal, es lo de responder a una necesidad de acceder a espacios que de pronto es difícil hacerlo de manera convencional, sobre todo los espacios institucionales. Es complicadísimo acceder a ellos, más aún si no tienes experiencia o renombre. De pronto también, a los festivales ya consolidados, es complicado entrar si no tienes cierto tipo de experiencia o apoyos a los que no puedes acceder por la misma razón. Entonces el festival responde a una necesidad de este tipo: a una complicación con respecto a la infraestructura cultural. Pero no sólo es para visibilizar el problema, sino que responde a una noción de que responder a estas problemáticas no es sólo responsabilidad de las instituciones públicas, sino que también es una responsabilidad de la sociedad civil, sobre todo los artistas. Es nuestra responsabilidad tener el dónde presentarnos y abrir espacios, abrir camino para los que van empezando, los que ya tienen trabajo hecho.

¿Qué edición es?

Estamos por empezar la edición número cinco. Cada edición ha sido muy distinta de la otra, con cada una han surgido objetivos y metas nuevas. Entre ellos: crear comunidad, por ejemplo, ha sido un tema interesante, ha sido una palabra que ha surgido en varias ocasiones, durante varias de las ediciones ¿Qué es eso de “comunidad”? ¿para qué sirve? ¿con qué se come? ¿será que somos comunidad o somos un gremio? ¿será que ser comunidad nos lleva a un lado? si lo somos, ¿fortalece y desarrolla el arte? ¿Somos una comunidad local, tenemos impacto aquí y en otros estados o en otras entidades de la república? Han sido muchas dudas que han surgido para eso a lo largo de las cinco ediciones, para lanzar dudas al aire, a partir de los que vemos y platicamos dentro de la convivencia del evento.

La edición pasada la sede fue Quinta de Anza…

No solo la vez pasada, Quinta de Anza ha sido la casa de Viso desde el primero. En ese entonces no se llamaba Quinta de Anza, era el Colegio Central, me parece. Era un espacio rescatado que recién había adquirido la nueva dueña de este espacio. Era una escuela primaria, me parece, que todavía estaba en ruinas cuando el festival lo adoptó. Fue un festival interesante porque no solo se trató de crear espacios para presentaciones, no solo se trató de comunidad, sino del rescate y la reapropiación de espacios. Todavía estaban los mesabancos, pizarrones, la biblioteca estaba intacta, por ejemplo, algunas áreas del espacio todavía conservan ciertas ruinas.

Vista actual de Quinta de Anza

Hay ahí una mezcla entre la remodelación y lo que estaba ahí…

¡Y es bonito! El festival ha ido avanzando junto con el espacio. Para el segundo año ya estaban empezando la remodelación, entonces lo que nos tocó ese año, fue un edificio que estaba como obra gris. Ya tenía paredes nuevas, tenía enjarres, era gris e interesante. Había plastas de cemento y de yeso sobre las paredes, montoncitos de grava por aquí y por allá, nuevos laberintos, escaleras que no llevaban a ningún lado, cuartos sin puertas. Era muy interesante.

Para el tercer año, ya Quinta de Anza era Quinta de Anza, pero todavía no abría tal cual, pero ya se parecía un poco más a como es hoy, como te tocó ver el año pasado. Y para la cuarta edición que te tocó visitarla, 2018, pues ya era Quinta de Anza con todos sus poderes y en forma. Es un salón de eventos muy particular, muy bonito.

Definitivamente, Quinta de Anza sigue siendo nuestra casa. Ayer tuvimos nuestra primer rueda de prensa en la que presentamos la convocatoria y fue ahí. Ese espacio no se va. La Universidad de Sonora desde el principio ha estado. El tercer año fue en el que más sedes hubo: el museo de la UNISON, el préstamo de sus espacios para los talleres del festival. Este año hay un compromiso de nuestra parte para involucrar de manera más activa a la Universidad y sus dependencias. Estamos viendo si nos unimos con otros lugares también. El festival regresa a distintas sedes para compartir junto a Quinta de Anza.

Y la convocatoria ya la presentaron…

Sí, la convocatoria tiene abierta casi un mes, ayer hicimos una presentación oficial para atraer a más gente y ya nos han estado llegando varias propuestas de diversas disciplinas.

¿Dónde encuentro la convocatoria?

En nuestras redes, puede ser en Facebook, Instagram o en Twitter. Igual también ya la están compartiendo distintos medios, en la página de Instituto Sonorense de Cultura, la página del Instituto Municipal de Cultura y Arte de Hermosillo y en otros medios de divulgación que ya la están compartiendo también, no va a ser difícil de encontrar. Es muy fácil acceder a la inscripción, y de hecho es un elemento que ha tenido la convocatoria desde el inicio, ha ido creciendo y perfeccionándose. La característica principal del festival es este, que no hay una curaduría tal cual. No hay un proceso que diga “esta obra sí, esta obra no” y tratamos que el acceso a la plataforma sea lo más fácil posible, para que pueda entrar quien quiera entrar y quien tenga el interés y el compromiso de mostrar su trabajo para hacerlo crecer. En este año es un formulario en línea que es muy sencillo de llenar. El formulario se encuentra en nuestra página o lo pueden solicitar directamente a nuestro correo electrónico visooutfestival@gmail.com

Dime la fecha en la que se llevará a cabo este festival, lo que esperas de esta quinta edición y las problemáticas a las que responde.

El mismo festival nos dice. Cada año es una lucha y es un reto mantenerlo vivo porque cada año es distinto y responde a necesidades diferentes. El festival ha tenido la constante de tener por lo menos cuatro o cinco días de programación.

La tercera edición fue la más larga, me parece; el año pasado fueron seis, casi una semana. En esta edición, decidimos que van a ser sólo dos jornadas, dos días en las que decidimos condensar la programación con el afán de atender a otros sectores que se han abierto en el festival: las actividades académicas, las actividades de reflexión, los talleres y los espacios de diálogo. Revisar cuales son los objetivos y metas que tenemos que replantearnos. A cinco años de haber empezado con este evento que definitivamente tiene que transformarse para responder a las necesidades del gremio artístico y de la sociedad en la que estamos ahorita; que no es la misma de hace cinco años, que parecen pocos pero son muchos para la vida de un festival. No todos llegan a cinco y estamos muy conscientes de eso y de que tiene que mejorar.

Se está elaborando un diagnóstico de los objetivos que se han cumplido en estos cinco años, de las necesidades que en verdad ha respondido, porque una cosa es lo que se planificó en principio y otras es lo que realmente ha pasado. Tenemos muchas ideas como por ejemplo, extender las actividades del festival durante el año o tal vez replantearnos si el espacio sirve sólo para presentarse o si habría que abrirlo a otras posibilidades como generar producciones, ciclos de conferencias… tenemos que ver en qué se va a transformar y ante qué va a responder esa transformación. De principio no queremos soltar la muestra artística porque creemos que es una característica que prima y que vuelve especial al festival: poder presentar tu trabajo sin curaduría, sin juicio, con la libertad y apertura de que tu trabajo se exponga ante artistas y público.


PD: Da clic aquí para ver algunos de los momentos de la cuarta edición de VISO (2018).


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s