¿Esa cosa? Pfff, yo no escribí eso *sí lo escribió* [Blog]

El internet y las redes sociales en especial, suelen tener una interacción con características dicotómicas en relación al contenido creativo: por un lado no quieres que nadie vea lo que publicas y por el otro, a veces esperamos pacientes a alguna reacción. Una maestra nos sugirió que aseguráramos una buena aproximación a la escritura, ya que esta representa la primera impresión que la gente tendrá de nosotros. Pero creo que hay mucha presión en esta forma de pensar ¿qué tal si en busca de la “perfección”, retraso el momento de sólo salir y exponerme? y si esa primera aproximación no es buena, ¿seré catalogado como un mal escritor de por vida?

Quise iniciar este 2019, escribiendo. A finales de diciembre me encontré un concurso de microrrelato en un comercial de Instagram, por parte de la plataforma de Sweek en colaboración con Milenio. Consistía en “escribir un microrrelato de máximo 500 palabras de tema libre pero en el que incluyas una palabra en portugués o un elemento de Portugal”.

Da clic en la imagen para ver más acerca de la convocatoria.

Nunca he confiado mucho en mi escritura creativa. Puedo generar una idea, pero plasmarla es la parte que se me complica. Creo que esto se debe a que simplemente no he hecho lo que se tiene que hacer: leer más y escribir más. Esta vez decidí idear algo, lo que fuera. Me dije “500 palabras no es tanto, es más o menos la extensión promedio que busco en mis posts del blog”. Con la idea de “no estará tan difícil”, me senté a escribir.

¿Estoy hablándole al vacío o conociéndome mejor?

Hace unos días vi la película de Bo Burnham: Eighth Grade. Esta peli explora la vida de Kayla (Elsie Fisher), en la idea de que encajar es la solución y que formar parte del grupo “cool” es lo mejor. Es una comedia dramática agradable y llega a ser como una ventana a las dinámicas interactivas de las nuevas generaciones. Pero opino que por más pantallas que insertes en esta generación y en las que vengan, los problemas de pertenencia e identidad seguirán siendo exactamente los mismos (o por lo menos lo seguirá siendo por un buen rato).

En la película hay una escena en donde alguien le dice a Kayla que esa persona ve sus vídeos de su canal en Youtube. En estos vídeos ella platica sobre experiencias de vida y da tips para “sobrellevar” las cosas. Cuando se lo mencionan, ella se niega y se avergüenza de ese material. Pero cuando está sola, a pesar de que tenga muy pocas vistas, ella sigue moviéndose entre Instagram, Twitter, Youtube, Snapchat (Facebook ya no porque “eso es para gente vieja”- algo así dice un personaje de la peli), para ingresar a lo que ella cree ser “mejor”.

Kayla, una niña de 13 años, tiene que lidiar con las inseguridades y terremotos del inicio de la adolescencia en la última semana de colegio, tras un año desastroso, antes de empezar el instituto. (FILMAFFINITY)

Método Kayla

Al estilo Kayla, les dejo los enlaces (en los títulos e imágenes) de los microrrelatos que escribí para la convocatoria de Sweek y la sinopsis de cada una. Digo “Método Kayla” porque siempre hay un elemento de vergüenza y vulnerabilidad detrás de toda creación artística. Los microrrelatos:

Aláti

Un joven mexicano encuentra una misteriosa criatura en los canales de la ciudad de Aveiro. Duda un poco, no de la criatura misma sino en la propuesta que le sugiere ese ser acuático.

Clic en la imagen para leer

En el amor no hay secretos

Un chico de alguna ciudad turística de México conoce a Danilo, un joven portugués y con características de alma gemela que un día se va sin previa explicación. Un estuche de guitarra portuguesa, su gatita y el chico; juntos lidearán con esa repentina ausencia.

Clic en la imagen para leer

El sueño de Coímbra

Luego de haber fallado dos veces en el proceso de ingreso, André aún sueña con ingresar a la Universidad de Coímbra. Una noche, un poco antes de que cerraran la biblioteca de la universidad, André conoce a Hypna, una joven que le propondrá ingresar a un mundo más fascinante que al de una vida universitaria.

Clic en la imagen para leer

Prueba y error

Dos errores de ortografía y una letra volando, esos fueron los errores en los diseños de las portadas. Equivocaciones que alcancé a detectar justo AHORA que lo estoy compartiendo. No me quiero imaginar los errores en los textos, pero ahí se los dejo. Una vez escuché a alguien decir que “se aprende a escribir, escribiendo” y yo creo que eso aplica para todo.

PD: ¿te acuerdas de eso que no querías compartir o que aún no compartes?


¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Sígueme en
(Clic en nombre)

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s