Una taza caliente de estrofas y otras “Palabras de desayuno” [Reseña]

Autora: Laura Fernanda
Título: Palabras de desayuno
Fecha de publicación: 2018
País: México
Editorial: Grupo Rodrigo Porrúa
Formato: Físico
No. Páginas: 65 páginas
Género: Poesía

Sinopsis

Son todas las recetas de mis amores, inquietudes, respuestas y preguntas sin signos de interrogación
Los ingredientes son mis derechos, mis izquierdos, mis frentes que van en alto y las que van al borde de la zona donde crece mi cabello y mis locuras; son pizcas de mis miedos que nunca se atrevieron a salir y jugaban en mi cabeza a saberlo todo; cucharadas de mis ganas ahorradas e invertidas; son gotas de suposiciones y sus posiciones.
Son medicina sin prescripción y mi refugio sin descripción.
Son espacios separados de caracteres. Son espacios unidos de carácter.
Son palabras que alimentaron mis mañanas, sazonaron mi razón y nutrieron mi corazón.
Son para ti, lector. que desayunas cereal y rutina todas las mañanas, agarres y cocines tus huevos como te pegue la chingada gana.

Reseña

La mesa está servida entre las 65 páginas que conforman la variedad de platillos de este poemario. Publicado por el Grupo Rodrigo Porrúa, Laura Fernanda o como la llegué a conocer por Instagram, La Pinche Fer, nos presenta un texto como vía de escape de esta ajetreada realidad. Pero más allá de un “escape” es un camino a ver desde su fresca perspectiva y elección de palabras, esas situaciones que compartimos todos: ganas de ser fuertes, débiles, ganas de coger, de cuestionar o de mandar todo a la chingada. Laura toma algunos sentimientos y sensaciones universales y las ensambla de manera que tengamos un flashback a ese momento incómodo, a ese minuto placentero, a esa sensación de inutilidad, de plenitud y de inconsistencia. En una entrevista para el portal de Playboy México, Iván Montejo anota ” buena parte de los poemas siguen lo que Laura Fernanda llama “Polisemia Emocional”, un signo lingüístico donde una palabra tiene dos o más significados, las emociones no son las mismas”. Así, como en busca de nuevos sabores, Laura experimenta a través de la búsqueda para encontrar una estética sencilla, una propuesta agradable y fácil de digerir por las mañanas en el desayuno, durante el caos de la comida o el agotamiento de la cena.

Palabras de desayuno deja un espacio para esos pensamientos que a veces se oyen bien en nuestras cabezas y que no es hasta que lo leemos en papel cuando vemos que lucen mucho mejor. Es en ese momento cuando vemos que la sinceridad es poesía en sí misma.

Gracias

por abrirme
tu puerta
tu corazón

y tus piernas

——–apio y piña en cuadros

O ¿qué tal la reiteración de los hechos para superar los miedos?

Ya no me da miedo
saber que existes
y no saber quién eres
ni dónde estás.

——– media toronja y tostada con hummus

Tal vez hasta esa angustia irrazonable que narra “——–parfait de frutas” (fragmento):

En el momento que
acogí,
acepté
y amé
mi parte romántica
y cursi,
(esa parte que se comparte)
comprendí
que vivo el riesgo
de enamorarme
en cualquier momento.

Se puede observar mi afinidad por las frutas, partiendo de la selección de poemas que elegí, pero de igual forma hay otros más agridulces, salados y otros sin sabor (sin que este llegué a saber mal).

Ante la alta competencia entre los medios de comunicación para capturar al espectador, la estructura y forma de la poesía de Laura, se adhiere a las dinámicas fugaces y rápidas impuestas por las alternativas de entretenimiento. El libro como objeto se enfrenta a esta característica de “fugacidad” y el texto llega a suplir este aspecto para dar pie a las relecturas y redescubrimientos en las palabras de los poemas.

Palabras de desayuno es un buen libro para llevar, acompañar esos pequeños espacios vacíos del día y un buen sustituto a las pantallas pequeñas. Palabras que se adaptan a los desayunos tranquilos o apresurados. Tal vez, a los lectores habidos, el libro les llegue parecer breve, dependiendo que tanto quieran detenerse en cada platillo. Otra característica del texto es que lo considero como un buen inicio para los lectores interesados en la poesía y para aquellos que buscan sin intenciones de encontrar.

Pueden conseguir el libro en Otros mundos café dentro de Casa Madrid en Hermosillo, a través de la página oficial de la autora o mandando un mensaje directo a a su cuenta de Instagram. Es fácil de distinguir el libro con su color amarillo madrugador. En fin, no se pueden perder la oportunidad de leerlo y para cuando lo encuentren, les deseo un “buen provecho”.

PD: Sólo anoto que encontrar a autores es uno de mis hobbies favoritos. Laura Fernanda es originaria de Cananea, Sonora; muy cerca de “El Charco”, el nombre por el que conocemos a la ciudad donde nací: Agua Prieta, Sonora.

Sígueme en

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s