Nostalgia, discriminación y neoliberalismo en escena

La semana de VISO out fest ha sido testigo de cómo el calor va aterrizando en la ciudad. Las noches son el regocijo del movimiento, el resguardo de los susurros que provocan y arrastran al expectador a las diversas piezas que componen el festival. Quinta de Anza, la casa que cobija a los artistas y que enmarca en el interior de sus paredes la actividad nocturna de la expresión corporal.

 

A los 16

34633258_1857461547880289_8612780794357743616_n

Autor: Aziz Córdova
Dirección: Carlos Murguía
Elenco: Adriana González, Claudia Paola Ávila, Katur Bejarano, Ramsés Carranco

Esta presentación colorida que narra la etapa juvenil donde los imposibles no parecen descabellados. La narrativa de esta pieza toma de la música en vivo, material audiovisual, luces e interacción con el público para transportar al expectador a su yo de 16 años. A los 16 es una convergencia de las disciplinas de danza, teatro y literatura, partiendo del texto del poeta Aziz Córdova. Una presentación que puede resultar como una saturación de elementos composicionales o bien, una mera exploración escénica Pero esto nos lleva a una pregunta a considerar antes de impartir un juicio: ¿a caso la etapa de los 16 años no es: un choque de sueños y exploración de identidad?

Femme

34726548_1857461631213614_645387877823283200_n

Colaboradores: Andrea Fernanda Godoy Gonzáles, Danahee Félix Medrano, Jacqueline Flores Barceló, Ivanka Argüelles Figueroa, Odalis Livier Retano Rascón.

¿Te gustan mis zapatos?
¡POSE!
Soy una mujer. 


Estas eran algunas de las declaraciones intermitentes de Femme. El diálogo que surge a raíz de esto fue: ¿contiene esta ejecución alguna denuncia o propone un didactismo escénico? Veamos. La pieza utiliza el recurso de la repetición tanto de la música como del movimiento corporal. Llevado por tres muchachas con lencería y unos zapatos llamativos de un intenso color rojo que resaltaban sobre un escenario de colores planos. Cada golpe sordo de la música era una pose nueva por parte de las chicas. Estas poses son cíclicas ya que una vez terminada la secuencia de las poses, inicia de nuevo. Lo interesante de Femme es como el ritmo va incrementando y como las chicas deben mantener la sonrisa y la misma expresión a lo largo de todo el número. La rapidez de los movimientos da como resultado una exhalación más golpeada, el sudor corriendo por el rostros de las interpretes y una expresión neutra pero con tintes de súplica. La premisa de la obra se concibe dentro de si misma como un retrato paradójico de la situación femenina, que si bien no denuncia tal cual, llega a poner sobre la mesa las problemáticas imposibles de evadir. El hecho de tener que seguir un ritmo musical, mantener sólo ciertas poses y de utilizar lencería y las zapatillas como símbolo de lo femenino, hacen que los recursos escénicos se vuelvan alegorías. Todo podría resumirse en imposición y violencia. Habría que preguntarnos ¿por qué se seguirán repitiendo estos patrones de violencia a pesar de los movimientos sociales? ¿qué tan enterrada está la raíz de la adopción del ideal impuesto: “Soy una mujer”?

Cinco dosis de muerte en do para la libertad

34640481_1857461747880269_5659420741708283904_n

Dirección: Carlos Contreras
Intérpretes: Claudia Paola Ávila, Katur Bejarano, Gabriel Monroy, Carlos COntreras.
Producción: Desierto Imaginario y Theatrum Manus

Una instalación escatológica que denuncia las dinámicas neoliberalistas. Pero si hay algo que se debe cuestionar en este tipo de aproximaciones es ¿cómo denunciar sin apoyar? Considerando que la instalación estaba rodeada de varios logotipos de Coca-Cola y que las hamburguesas que se digerían en la pieza, eran, creo yo, provenientes de alguna empresa de comida rápida. Aunque me he de imaginar que es complejo aterrizar temas de este tipo sin caer en el juego planteado por esa entidad que está siendo denunciada. Porque como escuché a alguien comentar “¿no crees que mínimo a uno de los que estaban ahí presentes se les anotojó una Coca-Cola bien fría? Porque ahorita con sólo comentarlo se me antojó” o otra voz que mencionaba que al final de cuentas, a estas empresas nos les pasará nada. Pero es interesante y me parece que por lo menos, Cinco dosis nos deja reflexionando en alternativas y estrategias de representación de lo que resulta ser una hidra o mecanismo inteligente capaz de idear maneras de boicotear las denuncias artísticas. Pero la exploración debe continuar, si el hombre creó este sistema, el mismo hombre debe ser capaz de retratarlo o enfrentarlo de una manera igual de eficaz.

mi post data


PD: Me gustaría comentar que junto al ejercicio de reseña o comentario de cada pieza del VISO, parto de una interpretación previa que puede resultar para muchos parcialmente subjetivo.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

34633231_1857461524546958_4269752298919428096_n

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s