Carta a la niñez absoluta

Estimado y querido niño,

Dime a qué hora empezaste a contar tus pasos y a medir el tiempo. Por favor recuérdame cuándo fue que dejaste de correr hacia montañas y planetas y empezaste a correr hacia títulos, reconocimientos y diplomas. Cambiaste la imaginación por la lógica, la intuición la haces menos y hasta dejaste de jugar.

Recuerdo que correteabas monstruos y alienígenas mientras cargabas una espada en mano y un escudo en la otra. Parece ser que el único monstruo que te alcanzó fue el tiempo y la rigidez del sistema social. Dime ¿por qué no lo conquistas? ¿acaso es demasiado veloz? Probablemente… ¿Será por eso que cambiaste la espada por una corbata y el escudo por un portafolio?

Pero dime, niño ¿Podrás recordar lo bonito que era convertir las escaleras en montañas? Quizá recuerdes los manjares que preparabas con hojas de árbol, lodo y pizcas de arena. Tal vez llegue a tu memoria los castillos, las princesas, las naves, los palacios que edificabas con el sudor de tu frente, una mesa, sábanas y unas cuantas hojas de cartón.

Dormías pensando en cómo vencer a ese enemigo que constantemente revivías en tu imaginación. Te molestabas con los adultos y ahora, ante tantos giros del reloj, como cuento de hadas, te miras al espejo y este te dice una verdad que no quieres escuchar.

Pero no quiero asustarte, es más quiero invitarte a que tomes esta carta y la dobles hasta formar un pequeño barquito al que te puedas subir. Navega, huye un rato de este mundo, déjate llevar por esa vocecita, escúchala más seguido. Cuando estés lejos, entre las olas del mar y el lejano canto de las ballenas, verás que esa vocecita se escucha más fuerte, ya que no habrá mirada que lo juzgue por querer danzar en la lluvia, por gritar de emoción ante una noticia o llorar ante la ternura de un cachorro. Verás que esa vocecita es un niño que a veces le tiene miedo al adulto que te has convertido.

Te invito a que lo abraces, pídele perdón y haz las pases. Aprovecha el viaje para jugar y vencer a quien tenga que ser vencido.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: Quiero pintar, así que le iré a pedir un color a la vieja Inés.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

pexels-photo-264109

Autor: Oscar Mares

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s