Carta a la catarsis escénica

Querida sensación terriblemente placentera,

¿Cómo explicarte? ¿Cómo empezar siquiera a describir esa sensación que recorre mi cuerpo cuando emanas de mis movimientos e inundas el espacio? Esa emanación que bien es purificación, alivio y libertad. Admito que te Googleé antes de escribirte esta carta. Te anoto lo primero que encontré…

“Entre los antiguos griegos, purificación de las pasiones del ánimo mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica”- Escribe catarsis en Google y te saldrá esto como primera definición.

Me llama la atención la parte que dice “que provoca la contemplación de una situación trágica”. Me pregunto ¿cuál sería esa tragedia? ¿de qué me purifico cuando mi cuerpo recorres? ¿Tragedia será pensar que sólo estás en mí en lo que duré la obra de teatro o lo que tarda en terminar la canción que he decidido bailar? ¿Será que me purifico de la realidad que a veces me resulta intolerable? Probablemente la tragedia resida en el hecho que puedas permitirme tanto placer al recorrer mi cuerpo, tanto miedo, tanta felicidad, tanta alegría y tristeza… tanto equilibrio, sólo para darme cuenta que eres una sensación momentánea. He llegado a pensar que me he vuelto adicto al escenario, tal vez por eso a veces cuando veo a grupos bailar, les pido su bocina para hacer del espacio una pequeña cita contigo.

Querida catarsis escénica, por ti he dudado de quién soy y con el tiempo tú has contestado esas preguntas. Para lograr llegar a ti, soy quien necesite ser, soy quien la escena requiera y lo que la música me pida. Ya sea actuando o bailando, admito que a veces me subo a los escenarios con ansias de que llegues a mí.

Muchos te viven por medio de diversas formas y yo sólo deseo que todos tengan la oportunidad de sentirte. Eres como una anestesia que adormece y al mismo tiempo una lucidez eufórica que dilata y sensibiliza los sentidos. Tenerte siempre, me volvería loco. Cómo explico esa ansiedad que me da cuando no toco el escenario por largo rato y no te he sentido. Cómo explicar la desesperación de no expresar lo que siento, de no purificarme. Cómo decirte lo irritable que me pongo cuando a veces me presento en escena, cuando se cierra el telón y no apareces. Siempre en esos casos: la desilusión me abraza y mis ansias me empujan a intentarlo de nuevo.

Me he acostumbrado a esta dinámica, probablemente esté enamorado de esa sensación, no lo se… yo seguiré buscándote, CATARSIS.

Atentamente,

cropped-firmacad3.png


PD: ¿Qué sientes cuando estas en el escenario? Porque normalmente la puerta de entrada de la catarsis suelen ser la emoción y el miedo.

Instagram: Soy Oscar Cartero
Twitter: Oscar sin acento

¡MUCHAS GRACIAS POR LEER!

 

 

 

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s