¿Por qué escribimos?

Uno se pregunta por qué alguien se animaría a hacer algo tan tormentoso y conflictivo como lo es el acto de escribir. A quién en toda esta extensión del mundo le agradaría la idea de quemarse la cabeza pensando en tramas, personajes e historias que se enlacen. ¿Por qué alguien decidiría atormentarse de esa manera? Bien, creo que me atreveré a contestar a esa pregunta de una manera muy personal y tomando en cuenta que habrá respuestas más sencillas, o más bellas, más elaboradas o simples.

¿Por qué la gente escribe?

¡Porque es una necesidad! Porque está en nuestra naturaleza de seres humanos. El hombre siempre ha tenido la necesidad de comunicar, de buscar conocimiento y de trascender. Esta trascendencia ha quedado plasmada de distintas formas. Desde la época de las cavernas en las pinturas rupestres, en la grandes obras del romanticismo y esta urgencia de comunicar es muy evidente en cada tuit, en cada fotografía o actualización de estado en una red social. Pero aquí nos estamos refiriendo vagamente al mero acto de escribir con fines de comunicación y expresión. Entonces ¿qué hay de aquellos que dedican su vida a escribir? No es que los escritores no escriban con fines de comunicación y expresión, ¡claro que lo hacen! Pero parece ser que el acto de escribir lo ven de una manera distinta.

¿Por qué hay escritores?

Por la misma razón que hay cocineros, danzantes, contadores, cantantes, pintores y políticos. Tal vez no en todos los ejemplos anteriores se de el dedicarte a algo por gusto, pero pensemos por un momento que todos trabajan en algo que les apasiona. Que nadie es infeliz en lo que hace. Teniendo la posibilidad de hacer cualquier cosa, encontraremos un gran nicho de personas de dedos ocupados, ya sea moviendo la pluma a velocidades increíbles mientras escriben el clímax de una novela o a alguien que hace justo lo mismo, los dedos se mueven casi danzantes sobre un teclado de computadora. Entonces creo que la respuesta se reguarda en el mismo funcionamiento de este mundo utópico donde todo el mundo hace lo que ama. El escritor escribe porque ama, porque crea, porque odia, porque destruye y porque necesita escribir.

pexels.com

Yo escribo porque tal vez no esté satisfecho con el mundo que me rodea, con la historia que estoy viviendo, tal vez me gusta el “tal vez” o más aun el “qué tal si…”. Escribo porque se vuelve una necesidad. Porque a veces es deseo fuertemente, acomodar las palabras correctas para acercarme a lo que muy en el fondo quiero decirle al mundo. Porque no veo palabras o oraciones, lo que veo son sentimientos, ideas, sueños y miedos. Escribo para conocerme y para conocer.

PD: Dime, ¿tú por qué escribes?

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s