[Cartas a Diana] Carta IV

Diez de marzo del 2017

Antes creía que el tiempo solo podía suspenderse cuando estás con la persona que amas y debo decirte Diana que no es así; esto puede suceder en otros momentos también. Lo digo porque he experimentado el teatro. Es increíble como algo que ensayas una y otra vez, de repente se esfuma ahí mismo, frente a los ojos de muchos espectadores. No se trata de la presentación final, sino más bien de todo el trasfondo que hubo en su elaboración. Solo que el recuerdo del proceso de elaboración es solo una sensación del ejecutante y para construir un círculo completo de exaltación, este debe provocar esa catarsis al espectador también. De esa manera todos pasan por esa faceta de disfrute.

******************

Amar por ver amar, envidia ha sido;
y primero que amar estar celosa
es invención de amor maravillosa,
y que por imposible se ha tenido.
De los celos mi amor ha procedido
por pesarme que, siendo más hermosa,
no fuese en ser amada tan dichosa,
que hubiese lo que envidio merecido.
Estoy sin ocasión desconfiada,
celosa sin amor, aunque sintiendo:
debo de amar, pues quiero ser amada.
Ni me dejo forzar ni me defiendo;
darme quiero a entender sin decir nada;
entiéndame quien puede, yo me entiendo.

Lo anterior lo dijo Diana, condesa de Belflor. Una mujer hermosa, muy inteligente que aparece en la obra El perro del hortelano del dramaturgo español Lope de Vega. Sin duda, un personaje que creó mucha controversia en el grupo,por no comer y no dejar que coman. La obra se caracteriza por la contención no solo de ella, sino de Teodoro también, el caballero a quien ama pero que no confiesa su deseo por razones sociales que no le permiten consumar dicho amor. Me emocionaba la tensión que se generaba entre los protagónicos. Entiendo perfectamente a Teodoro, su confusión y el amor que siente por Diana. Disfruté mucho esta obra. Hay una película muy bien dirigida que mantiene los parlamentos tal cual de la obra, algo nada sencillo de lograr. Imagina leer en verso y que parezca natural. El personaje Diana a veces  me recuerda a ti y creo que por eso sugerí el cambio de tu nombre. Mi realidad se distorsiona y mientras escribo estas cartas no sé si soy yo o Teodoro, no sé si eres Anaid o Diana. A veces, refugiarme en el verso /entiéndame quien puede, yo me entiendo/ parece una salida fácil a todos los problemas. Así se evitan explicaciones que desnudan a la verdadera intención.

Pido disculpas si al cambiarte el nombre te ofendo de alguna manera, ya que esa no es para nada el propósito. Puede que solo sea una construcción desesperada por tener una historia propia. De momento, el final de El perro del hortelano me parece tan distante como final para mi historia. La que se acondiciona mejor es Las penas del joven Werther escrito por Goethe. Werther escribió una carta a su amigo donde le dice lo siguiente.

13 de julio

¡No, no me engaño! ¡Leo en sus ojos negros un auténtico interés por mí y por mi destino! ¡Sí, y en esto puedo confiar en mi corazón, siento que ella… (¡oh!, ¿acaso puedo expresar la gloria con estas palabras…?) que ella me ama!
¡Me ama! ¡Y cuán digno me siento, cuánto – a ti puedo decírtelo-, cuánto me venero a mí mismo desde que ella me ama!

Aunque siento por ti lo que Werther siente por Lotte. Aunque seas mi historia y persona favorita. Aunque siga viviendo esa falta de valor, una y otra vez. Aunque me revuelva en el hubiera. Aunque mi cobardía se anude en mi garganta y quiebre mi voz cada que intento justificarme. Aunque mis amigos me digan “nunca te amó”. Aunque todo indique la muerte de algo que probablemente no existió. Me niego a pensar que lo único real que he sentido haya sido algo falso o un “nunca te quiso”. Prefiero ser Werther y un intérprete estúpido de señales. Quizá quiera permanecer como el cobarde y no como el no amado. Puedo jurar que también vi ese interés en tus ojos, en algún momento. Ahora, todo lo posterior a ti lo mido con base a lo que sentía cuando te veí. Comparo lo que siento con lo que sentía ante la hermosa pesadez de tu mirada que me hacía voltear a otra parte, no porque no quisiera contemplarte, sino que tenía miedo a quedarme atrapado. Si supiera que ya estaba preso desde mucho antes. Ahora, sólo te escribo desde esta hermosa jaula en donde veo personas pasar, donde me van queriendo y luego se marchan.

******************

Alguna vez transporté tu belleza a la luna sin saber que en la mitología romana, la luna se llama Diana. En algún momento, cuando en vano intentaba olvidarte, me arrepentía de haberte adjudicado a semejante astro. Era inevitable pensar en ti. Luego me daría cuenta que tu recuerdo parecía ser el alimento necesario para no recurrir a ti en persona. Pero no, nunca faltaba ese mensaje o llamada esporádica en mis momentos de flaqueza.

Por favor no tomes estas palabras como reclamo o reproche. Que tu presencia en mi vida ha sido de lo más maravilloso y real que he sentido. Por más que mis amigos me digan lo contrario, te tengo fe. Vivo en tu recuerdo, ese espacio que atesoro y revivo ante cada decepción con las personas. Admito que siempre intento recrear una historia que se asemeje a la tuya. Pero me he rendido ante el hecho de que nunca podré y que solo me queda amar aunque no sea tan fuerte como el anhelo de alcanzar a Diana, tan majestuosa, de gran belleza… tan inalcanzable. Agradezco tu recuerdo lunar que a veces es amor lleno, amor menguante y amor nuevo. Gracias, Anaid|dianA.

Tuyo siempre,

firmaCAD

PD: Aquí te dejo un fragmento de la película de El perro del hortelano, con el soneto que escribió Diana y que según ella había escrito una amiga suya. FRAGMENTO.

 

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s