Cuando intentas tomar el control (pero el enamoramiento no te lo permite)

dsc06135

Querido Press,

En algún lugar leí que el hombre debe mostrar siempre una seguridad firme. Leí que de ser posible evitara sonreír demasiado; este resultaba ser el gesto más complicado de dominar, es de esos gestos neutros: ni tan acá ni tan allá. Como para no parecer pedante pero tampoco un payaso. Recuerdo haber interpretado algo que en subtexto decía: no desemboques tus emociones y aprende a dominarte. Todo esto era con el fin de evocar una sensación, por medio de la imagen y el comportamiento algo así como que estoy súper enamorado, pero no quiero que lo sepas. Me la creí y admito que he intentado seguir esas “reglas”.

Hace un par de días tuve una cita. Si ese artículo fuera una materia escolar: la hubiera reprobado. No podía evitar las sonrisas. La emoción que sentía que cuando intentaba contenerla sólo lograba hacerla más grande y emocionarme más. Hacía tiempo que no la veía y sus comentarios de auto-crítica me pasaron desapercibidos, fue tal mi alegría que el mero hecho de observarla, me tranquilizaba. Me llevaba a un tranquilidad extraña y poco a poco hasta un pequeño trance mientras me narraba algún suceso cotidiano.

¿Cómo debo mantener la calma ante alguien que me gusta? Sólo sé que “mantener la calma” fue lo último en lo que pensé. Las formulas de comportamiento fueron reemplazadas en mi mente por la contemplación de sus ojos, de su ligera inclinación de cabeza cuando sonreía, de la manera tan sutil con la que juega con sus manos y la forma contenida de su risa que se refleja en el sonrojo de sus mejillas.

No digo que sea imposible imitar auto-control, sólo creo que puede resultar difícil. Además, no debería ser necesario. En fin, así sucedieron las cosas, Press; así sin más, fue cómo perdí el control. Y en verdad, no fue algo que me causó angustia, sino todo lo contrario; ver lo que esa persona ocasionaba en mí, hacía que la apreciara aun más. Me gustó ceder mi cordura y me permití ser el tonto enamorado que soy cuando la tengo cerca.

Saludos, Press.

Atentamente,

Edgar M.

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

2 comentarios sobre “Cuando intentas tomar el control (pero el enamoramiento no te lo permite)

  1. Te he de confesar que en algún momento pase por donde ahora tu pasas, y mi auto – control se fue al ver su sonrisa y escuchar su voz… tiempo después también esa persona se fue, y tuve que dominar mis ganas de buscarle, así que mi consejo es que, fluyas y seas como sientas en ese momento. Porque si no dices las cosas hoy, tal vez mañana se habrá ido.

    Le gusta a 1 persona

    1. Leí tu mensaje en la mañana y entendí lo que decías. Ahorita ya es de noche; lo releí. Esta segunda vez me hizo entender que la primera vez que leí tu comentario en realidad no me había quedado tan claro, en el sentido de que a la primera vez le encontré un significado desde fuera y la segunda vez me miré a través de tus palabras. Muchas gracias por comentar; tomaré tu consejo 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s