Conociendo: Café Mona | Casa Oaxaca | Fotos

Antier, visite por primera vez la Casa Oaxaca, un lugar donde congenia: un restaurante, cafetería, tienda de ropa, joyería, estética, estudio de clases de teatro infantil y una que otra cosa más. Ayer volví a visitar el lugar y hoy les quiero compartir mi experiencia y las fotos.


El primer día visité el lugar con Andrea. Pedí un late frappé y un rol de la casa que llevaba nuez, almendras y arándanos. Andrea pidió, si no mal recuerdo, un moca. Los precios no estaban mal y el café estaba muy bueno. El mesero que nos atendió fue precisamente eso: atento. Las áreas de estar en el interior son acogedoras. Hay una pequeña salita con chimenea, a un lado está la cafetería. Las mesas y sillas en el interior no combinan y eso le da un toque colorido y variado, así como también lo hacen las paredes de uno de los cuartos que está tapizado con páginas de libros y lo que remata es el candelabro de tazas. Las plantas y las decoraciones en el interior hacen que la Casa Oaxaca sea un lugar cómodo para charlar, hacer tareas, reuniones con amigos o estar solo. Otra cosa es que en una parte de los cuartos interiores está un piano que al parecer cualquiera, quien sepa y guste, puede tocar.

El segundo día que fui en el interior del café había un hombre tocando el violín y al final de cada pieza, unas mujeres que se reunían aplaudían con entusiasmo; luego lo acompañaron a la sala que está por la chimenea para verlo y escucharlo más de cerca. Ese mismo día, había un estudiante que podría apostar que era de medicina, estudiando en la parte exterior de la casa. Para cuando ya nos estabamos retirando, el joven se animó a tocar el piano. Ese día estaba más lleno, pero el lugar no perdía ese ambiente agradable para charlar.

En la mesa donde nos sentamos Andrea y yo, estaba justo a un lado, una ventana que daba hacia la cocina de la casa, así que podíamos ver cómo preparaban las comidas. Nos preguntábamos si ya se habrán acostumbrado los cocineros en sentirse observados cuando alguien se sienta en esa área.

Los candelabros y la iluminación con jarrones, tazas y cosas de cristal, son detalles que a mi en lo particular me gustan, ya que como no he salido a muchas partes, eso hace que me sorprenda por todo.

Agradezco a Andrea con la que descubrí el lugar y a  Jason del blog Singing to the body electric que me ayudaron a tomar algunas de las siguientes fotos de la casa.

Las siguientes fotos son de las áreas interiores de la Casa Oaxaca
Clic en la foto para ampliarla


La parte exterior de la casa Oaxaca es otra de las áreas más atractivas del lugar. Al salir te encuentras con mesas y sillas rústicas para comer en la parte exterior. Está techado y desde ese mismo techo hay unos rociadores que riegan una suave cantidad de agua para mantener el lugar húmedo, ya que es en este mismo espacio donde está concentrado gran parte de las plantas de la casa.

El techo está conformado por cristales de colores variados, así como las sillas y las decoraciones. Hay arbustos y un árbol. y al salir a la parte trasera hay dos torres de enredaderas y luego, lo que salta a la vista es un piano, que al acercarte te das cuenta que también es una fuente que detrás habita un árbol grande. Luego están los locales de estilo retro, de puertas coloridas, ladrillos y sillas de colores. En verdad, las plantas son una características destacable de la Casa Oaxaca, ya que afuera abunda la cantidad de plantas también.

Cerca de la estética que está en uno de los locales dentro de la casa, hay también un columpio en un pequeño espacio cuadrado, donde está un poco más callado debido a las tres paredes que rodean esa área.

Las siguientes fotos son en una de las partes traseras de la casa junto a la estética
Clic en la foto para ampliarla

Las siguientes fotos son en una de la parte exterior para comer
Clic en la foto para ampliarla

 

Las siguientes fotos son en una de la parte trasera y centro de la casa 
Clic en la foto para ampliarla


Cuando caminaba por la casa no podía evitar hacer una lista mental de los amigos y conocidos que sabía les gustaría el lugar. Creo que la finalidad de esta entrada es animarlos a visitar el lugar, el café se me hizo bueno, los panecillos también y la atención que recibimos fue estupenda. El lugar fue excelente para platicar, en cualquiera de sus áreas, ya sea interior o exterior; eso lo sé porque las dos veces que fui, pasé horas platicando. Puedo decir que la Casa Oaxaca es uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

Ubicación de la Casa Oaxaca en Hermosillo

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s