Reflexiones de un disco duro asesinado | Blog Personal

DSC09459
Ahora debo ser más cuidadoso.- Yo luego de hacer una pendejada

El mismo día que decidí eliminar mi cuenta de Facebook pasó otra cosa que me tomó un poquito por sorpresa. Resulta que la unidad donde resguardaba miles de fotos, miles de canciones, muchas películas, un sinfín de documentos escolares y de ocio: mi disco duro, dejó de funcionar. Digo que me sorprendió un poquito porque en realidad ya sentía que en cualquier momento le iba a pasar algo a mi maquina, voluntaria o involuntariamente. La unidad se descompuso de la manera más tonta posible y es frustrante pensar que en realidad no era el disco duro el del problema, pero que yo terminé ocasionándolo. Mi laptop presentaba una falla con el sonido que parecía quitarse al darle golpes en la esquina inferior derecha de la maquina. En una ocasión, un compañero de cuarto me cachó golpeándola y me dijo que ne debería hacerle eso a la computadora y tenía razón, más no sé exactamente por qué decidí no hacerle caso. Continué dándole “golpecitos” a la maquina para que funcionara y en una de esas, como todo, ya no aguantó. La pantalla se congeló, yo me desesperé y la apagué forzosamente, luego la volví a encender; cuando miré una pantalla extraña al intentar encenderla de nuevo, supe que le había dado en la torre a mi bebé, pronuncié un “No me jodas” de manera automática.

El área receptora de golpes que fue muchas veces la solución a los problemas de sonido, era la misma que alojaba el disco duro ¡en tu cara wey! (Me enteré de esto cuando la llevé a arreglar) En verdad merecía que pasara eso. Cuando la llevé a reparar, el muchacho intentó ver si se podía recuperar la información del disco duro; no se pudo. Empecé a contemplar la pérdida y fui notando lo mucho que era, estaba molesto por lo tonto que fui. Algo que me consoló fue pensar que da la casualidad que eso sucedió en el día en el que buscaba desprendimiento y vaya que me desprendí de mucho. Sí, sí me dio coraje por un rato pero se me pasó muy rápido. Son estas las situaciones que me hacen valorar las cosas, ya que ahorita paso de usar un disco duro de 1 TB (1000 GB) a uno de 160 GB, a penas el 20% de lo que solía tener. Pero además reflexioné acerca de otras cosas. Me di cuenta del sinsentido acumulador de música, películas y toda esa basura que a veces se acumula en nuestras maquinas, tal y como lo son nuestras vivencias, rencores, amoríos a medias, el seis en la clase, el arrepentimiento; el pasado en si resulta ser una carga acumulativa que no nos hace bien.

No lo sé, ahora que escribo esto, luego de una semana sin computadora, me doy cuenta de lo que realmente quiero. Quiero mi música, películas, libros, fotos y pues alguna de ellas las puedo tener en línea y aunque sé que no es lo mismo, me evitaría problemas.

Reflexiones de un disco duro muerto

  • Me di cuenta que son en estos momentos en la que ser budista viene muy bien, ya que el apego a las cosas son malas y si evitas atenerte a ellas, evitas sufrir cuando ya no estén. Quiero aprovechar esto para practicar.
  • Me di cuenta que a veces me daba vergüenza compartir algunas de mis fotografías en el blog, pensando que no eran lo suficientemente “buenas”, pero con esto, en verdad comenzaré a subir todo… en verdad espero hacerlo.
  • Cada nuevo comienzo es un filtro de “¿realmente necesito esto?”, programas que no utilizaba y que solo estorbaban, fueron las cosas que pensé dos veces y busqué un valor más allá del acto de buscar tener. Algo que me llama la atención es que me gustaría aplicar este filtro cada cierto tiempo; creo que es importante hacer este tipo de revaloraciones, en las computadores, celulares y en nuestras vidas.
  • Habrá cosas que podré recuperar y otras que no, pero que no es el fin del mundo. Los recuerdos no se acaban hasta que mí disco deje de funcionar.
  • Puede que no me sea posible desprenderme totalmente de la tecnología, pero sí la puedo regular.
  • Compartir, compartir y compartir que uno nunca sabe cuando pueden pasar cosas como estas.

Creo que cada formateo de maquina es un equivalente a las preguntas, porque son las preguntas, las que tienen la capacidad de borrar un ideal establecido para reemplazarlo por otro. Las preguntas restauran y puede que marquen un inicio, así como el formateo de las maquinas. Como dije, habrá cosas que se puedan recuperar, otras que no y otras más que ni siquiera son necesarias tener de nuevo. Creo que el fallo de mi disco duro me llevó a pensar en estas cosas. Solo espero ya no ocasionar este tipo de “errores voluntarios” y tomar los consejos de las personas.

DSC09458
Ahora a dejar las cosas atrás y seguir

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

4 comentarios sobre “Reflexiones de un disco duro asesinado | Blog Personal

    1. Sé lo que se siente. En una de mis entradas más recientes, escribí acerca de la nube de Google. Creo que es un buen recurso para ir guardando tus avances y archivos. Podrías darle una oportunidad (:
      Muchas gracias por leer.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s