Experimento: ¡Adiós Facebook!

20160515_115254.jpg

El año pasado o antepasado, no recuerdo muy bien; intenté dejar Facebook, desactivar y seguir sin tener acceso a ese espacio donde se ve concentrada la mayor parte de mis amigos; pero no pasó una semana cuando ahí voy de regreso. Ahora, luego de pensarlo y de hacer un presunto análisis de las otras plataformas sociales que uso, tales como Twitter e Instagram, de nuevo decido emprender un segundo intento de abandono; solo que esta vez ejecutaré una que otra estrategia para prolongar mi retorno o, mejor aun, ya no regresar. Hago hincapié en el hecho de que yo soy una persona que tiene cierta dependencia hacia el uso de esta red social, así que puede que se oiga dramático pero creo que el hecho de cerrar una cuenta de Facebook se facilita dependiendo el uso que le das, así como también habrá personas que no sientan necesidad de hacerlo, y eso está bien.

Un amigo me preguntó que si cuál era el punto de dejar Facebook. Creo que el beneficio de Facebook que para mí me resulta problemático, es la concentración de tantas cosas en una sola plataforma y pues no lo juzgo, Twitter ha estado haciendo lo mismo. Pero por ese motivo que contiene todo en un mismo espacio, es, para mí, más fácil perderme y dedicarle sin querer, mucho tiempo. Es por eso que el abandono me orillaría a buscar fotografías, voluntariamente buscar convocatorias, explorar otras plataformas, apuntar los cumpleaños de mis amigos y cosas así. Creo que lo otro es algo más personal, que es ir en contra de la ideología del “es que es necesario”. Uno nunca sabe, esto más que nada es un experimento un poco más planeado que la vez anterior.

¿Cuáles son mis usos prioritarios en Facebook?

  • Revisión de eventos locales: Obras de teatro, venta de libros, intercambios, galerías, exposiciones, cineclubes, convocatorias, etcétera.
  • Plataforma para subir mis fotos.
  • Comunicación con familiares, compañeros de escuela, los grupos de Facebook para algún trabajo, las conversaciones grupales, etcétera.
  • Compartir y comunicar algún evento.

Cada punto, luego de pensarlo un poco, puede ser transportado a distintas plataformas; por ejemplo, Twitter para los eventos, Instagram/Blog/Youtube para fotos, Whatsapp para la comunicación y claro está, mi blog que es a la vez multifuncional.

 

Plan de abandono

La primera vez que intenté dejar Facebook no hubo planificación ni nada, esta vez me tomé un tiempo para transportar, depurar y tomar ciertas estrategias para evitar el regreso.

  1. Depuración de Twitter. Una de las herramientas de Facebook que uso más es la de “Eventos” que es donde los grupos locales publican eventos, tanto formales como informales. Lo que hice fue depurar mi cuenta de Twitter; para esto, dejé de seguir a más de 200 cuentas internacionales y cuentas poco activas para reducir la cantidad de tuits extranjeros y aumenté el seguimiento de personas y grupos locales. En este punto solo hay un detalle, si bien los eventos “formales” como galerías, presentaciones de libros, cursos, talleres etcétera, de organismos públicos son alcanzables; otros como tocadas en bares o eventos al aire libre para recaudar fondos, serían un poco más difíciles de ubicar.
  2.  Ubicación de cuentas de Facebook en las otras plataformas sociales. En Facebook sigo a varias revistas culturales, fotógrafos y museos que publican cosas bastante interesantes y para esto, tuve que localizar dichas cuentas en Instagram y Twitter para no dejar de seguir el contenido de estas páginas.
  3. Incrementar el uso de mensajes por Whatsapp. Omitir el uso de messenger me ayudó a no pensar mucho en el momento de desinstalar la aplicación de mi teléfono.
  4. Destinalar la aplicación de Facebook. De hecho fue primero la aplicación de Facebook y a las semanas, el messenger.

NOTAS

Estos último días he reducido la cantidad de tiempo que paso en Facebook y he aumentado mi actividad en las otras plataformas. La diferencia es que las aplicaciones de Twitter e Instagram son más minimalistas y prácticas, es por eso que casi no paso mucho tiempo en ellas.

Me gusta tomar fotos y Facebook era una plataforma en la que tengo álbumes enteros y ahora con todo esto, buscaré concentrar esas fotos en mi blog, Instagram y en servicios de almacenamiento en línea.

No sé cuál vaya a ser el impacto en dejar una red social que tengo activa desde casi siete años, pero por algo se empieza.

Me pregunto cosas como si llegará a haber alguna presión voluntaria o involuntaria que me haga regresar. Trabajos escolares, de trabajo… no lo sé, espero que no. Han sido solo unos cuantos días sin usar Facebook tanto y todo va bien.

He calendarizado la desactivación para el 20 de mayo del 2016.

Me dicen que las páginas que administro serán eliminadas junto con mi cuenta. No hay problema.

 

20160515_115304.jpg
Bye

 

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

2 comentarios sobre “Experimento: ¡Adiós Facebook!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s