¿Por qué renuncié a mi trabajo?

screenshot_2016-04-18-22-02-10.jpg
En mis horas de descanso y lonche, me subía al techo del edificio. Me gustaba observar los atardeceres, el aire y pensar que sólo yo podía disfrutar la posibilidad de ser sólo yo, dueño de ese techo; de mi vida. 

“Cuando tenía dieciséis años mi padre me dijo que podía ser lo que yo quisiera en la vida, sólo tenía que estar dispuesto a trabajar duro para obtenerla. Es ahí cuando decidí que cuando muera quiero ser recordado por la vida que viví no el dinero que hice”. Inicio del vídeo musical The Nights de Avicii


El viernes pasado mientras en la UNISON se contaban los votos para ver si habría huelga o no (que por cierto no hubo), yo estaba en las oficinas de mi trabajo preguntando con quién tenía que ir para firmar mi renuncia. Fue algo precipitado, digno de un adolescente quien cree que todo es fácil en la vida. Un día antes se llevó a cabo el Floricanto, ese evento literato tradicional que se impregna de danza, pintura, música y en esa ocasión: de una media luna hermosa. Sentado ahí en el pasto me di cuenta cuanto echaba de menos estar en esos lugares, capté lo miserable que era estando en aquel trabajo ahora que tenía algo tan vívido con qué compararlo. La idea era solo faltar un día al trabajo (sólo porque parecía ser lo correcto), ese jueves, pero llegando a casa luego de una noche agradable y después de haber platicado con un amigo acerca del trabajo; sabía que tenía que renunciar.

Mi discurso se basaba en el análisis que le hice a mi zona de confort y de cómo el dinero era el único factor que me hacía recabar fuerzas para  tomar mi bicicleta e ir a trabajar, era el motivo por el que levantaba el teléfono, lo que me hacía repetir esa introducción de contestación una y otra vez. Me percaté que la información que recibía era algo que realmente no podía explotar, además de ser información que quedaba prohibido proporcionar fuera del área de trabajo. Me di cuenta que estoy en busca de algo más acorde a lo que me quiero dedicar en un futuro, no lo sé, algún trabajo que tenga por lo menos un contacto mínimo con algún arte.
El supervisor de los supervisores, quien es un hombre agradable y muy buena gente se acercó a indagar acerca del por qué quería renunciar. Luego de ver que no tenía un trabajo asegurado una vez que renunciara ahí, me dijo que me quedara el tiempo necesario de aquí a que encontrara algo seguro; realmente era una buena oferta, pero la rechacé; sólo quería salir de ese cubículo, de esa zona. Mi supervisora inmediata también intentó retenerme y casi lo logra, pero luego de hablar con una amiga que me brindo su punto de vista, habiendo sido ella supervisora algún tiempo; recobré el valor para cumplir con la misión de renunciar cuanto antes.

no importa lo que ganará mínimo tenía que ser algo que pudiera satisfacer mi consumo económico y que al mismo tiempo me brindará una oportunidad de desarrollo en algún área de mi interés.

Ahora, luego de haber tenido un fin de semana sin trabajo y más días futuros que pintan ser iguales, me doy cuenta que estoy agradecido y preocupado ¿curiosos, no? Quisiera desglosar los motivos que puede que hayan influido en mí decisión.

  • Sentir que estoy en control de mi vida. Era típico esa sensación mecánica de levantarse, comer, prepararse para la escuela, comer, prepararse para el trabajo, comer, prepararse para dormir y repetir el proceso. Lo peor era cuando mis días libres los sentía como con una obligación a tener que divertirme y pasarla bien. Me es sofocante, temo a que la vida adulta sea de esa manera y de que el hecho que intente sacarle la vuelta, sólo sea un vano intento.
  • La cancelación de eventos. El semestre pasado me había acostumbrado a salir a varios eventos, desde obras de teatro hasta exposiciones de pinturas y necesitaba de eso.
  • Periodo académico. A veces me decía que estar en la universidad era algo que no se iba a repetir y me di cuenta que quiero aprovechar al máximo el tiempo que estoy aquí.
  • No compras cosas con dinero, las compras con tiempo. Una amiga me dijo que esto lo dijo el presidente de Uruguay, José Mujica. Tuve que pensarlo y me di cuenta que si iba a estar en un trabajo, no importa lo que ganará mínimo tenía que ser algo que pudiera satisfacer mi consumo económico y que al mismo tiempo me brindará una oportunidad de desarrollo en algún área de mi interés. Fue ahí cuando me di cuenta lo importante que es el tiempo y que si tú no la valoras, va a llegar una empresa que le pondrá precio.
  • A casi nadie le gusta su trabajo. No quería formar parte del grupo que no le gustaba lo que hacía.
  • Quiero saber si realmente vale la pena perseguir mis sueños.

Para muchos el mero gesto de renunciar sea algo reprobable poniendo como argumento la crisis actual del país y la escacez laboral, pero considero que bien o mal, ya soy o estoy por ser un adulto y como tal, debo empezar a ser responsable de mis actos. Mi jefe no sabe si voy a encontrar un trabajo, yo tampoco. Si encuentro uno, excelente; si batallo en conseguir uno, pues adelante, no es el fin del mundo; pero la diferencia radica en que yo sí sabré que hay fuera de las paredes de aquel trabajo y mi jefe no. Creo que le estoy atribuyendo un valor muy grande al tiempo y temo desperdiciarlo en algo que no me gusta hacer. No sé si esta idea la tenga mientras siga siendo joven y luego pase, no lo sé, pero es lo que creo y es una ideología a la que me pienso atar para dirigir mis acciones.


 

Ahora no sé si encuentre eso que busco, los del trabajo no sabían si lo encontraría; yo tampoco. Sólo quiero empezar a tener fe en mí y en la vida. Quiero seguir mi intuición porque quiero tener algo que contar y algo con que fundamentar la idea de “sigue tus sueños”. No sé si la idea sea de tontos o valientes, por lo pronto es mía.

 


 

 

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Un comentario sobre “¿Por qué renuncié a mi trabajo?

  1. Vaya, confieso que apreté like antes de entrar y leerte por completo. Esto ha sido bastante… revelador. Siempre he visto la vida como la describes, siempre ansiosa con querer controlar mi tiempo, con no mal desperdiciar un minuto como si la vida se tratara de invaluables momentos y no hubiese segundas oportunidades. Y es así, en parte, pero, tan ocupada estoy en mi meta que me da miedo ir por mal camino y darme cuenta demasiado tarde. Me siento como esos caballos con anteojeras, propuestos a no mirar a otro lado, corriendo por un propósito dado y sin siquiera ser ellos mismos los que tienen el control de ello.
    Pero, de algún modo tengo esa sensación… de libertad.
    A veces pienso que es la juventud, como dices… que toda esta exaltación de sentimientos es obra de mi ingenuidad y que cuando conozca la verdadera cara de la vida dejaré de sentirme de esta forma. Aunque te confieso que siento que si eso pasa lo lamentaré mucho. No quiero que la madurez me deforme.
    …Supongo que así somos los que se inclinan al arte…
    Te comparto un texto que realmente no recordaba de dónde lo había sacado pero acabo de reencontrarme con que se llama “Walden” de Henry David Thoreau (google hace su magia, que si no lo has leído te recomiendo que ahora que tienes ratos libres le eches un buen vistazo), cito: “Es algo poder pintar un cuadro, o esculpir una estatua, y de
    esa forma hacer bellos unos pocos objetos, pero mucho más glorioso
    es esculpir y pintar la atmósfera a través de la cual miramos, cosa que
    podemos realizar moralmente. La más elevada de las artes consiste en
    alterar la calidad del día. Todo hombre tiene como tarea hacer su vida
    digna, hasta en sus menores detalles, de la contemplación de su hora
    más elevada y crítica.”
    Link del texto más completo, que seguro viene como anillo al dedo: https://sites.google.com/site/craneosacralformacion/henry-david-thoreau

    No dejes de escribir, se te da bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s