Lorca y su “Corazón Nuevo”

Aún no dejo las sobres de la Iniciativa Regala un Poema en la plaza de la ciudad porque ha habido lluvias, pero espero poder hacerlo el día de mañana. Pero mientras tanto, hoy les vengo a compartir un poema hermoso, no suelo usar mucho esa palabra, pero eso es lo que fue para mi.

Estoy suscrito en una página que me manda un cuento y poema clásico por semana, que se llama Ciudad Seva. Sólo que se me han estado acumulando, debido a mi poca constancia de revisar mi correo. Pero fue entre los correos recibidos de ésa página donde encontré “Corazón Nuevo” un poema que me enviaron hace unos días, escrito por el renombrado autor español, Federico García Lorca (1898-1936), un poema que como dije se me hizo hermoso y que me ha gustado bastante. El poema es el siguiente:

Corazón nuevo

Mi corazón, como una sierpe,
se ha desprendido de su piel,
y aquí la miro entre mis dedos
llena de heridas y de miel.

Los pensamiento que anidaron
en tus arrugas, ¿dónde están?
¿Dónde las rosas que aromaron
a Jesucristo y a Satán?

¡Pobre envoltura que ha oprimido
a mi fantástico lucero!
Gris pergamino dolorido
de lo que quise y ya no quiero.

Yo veo en ti fetos de ciencias,
momias de versos y esqueletos
de mis antiguas inocencias
y mis románticos secretos.

¿Te colgaré sobre los muros
de mi museo sentimental,
junto a los gélidos y oscuros
lirios durmientes de mi mal?

¿O te pondré sobre los pinos,
libro doliente de mi amor,
para que sepas de los trinos
que da a la aurora el ruiseñor?


¿Verdad que es genial? Se lo leí a mi madre y al terminar de leérselo me preguntó “¿Cómo a quién se lo dedicarías? ¿Cómo para qué ocasión es?”, le dije que no me gustaba porque me identificará con el o porque quisiera dedicárselo a alguien, sino simplemente porque las palabras me parecen perfectas en la manera que fueron acomodadas, por la rima, por el sonido de las palabras elegidas, por la posible incertidumbre y tristeza cuando dice:

Mi corazón, como una sierpe,
se ha desprendido de su piel,
y aquí la miro entre mis dedos
llena de heridas y de miel.

Me gusta por la metáfora y por lo bien que se oye la palabra “miel” cuando es contrastada por la palabra “herida”.

Pero qué decir de ésta parte:

¿Te colgaré sobre los muros
de mi museo sentimental,
junto a los gélidos y oscuros
lirios durmientes de mi mal?

¿Dónde pones a un amor que deja heridas y miel, pero que al final de cuentas fue un amor, una historia? ¿En resentimiento? Lorca tiene una alternativa:

¿O te pondré sobre los pinos,
libro doliente de mi amor,
para que sepas de los trinos
que da a la aurora el ruiseñor?

Éste posiblemente se oiga mejor ¿Valdrá le pena esmerarse en buscar un lugar en especial o sólo se disfrutará del “Corazón Nuevo”?


¿Tú qué opinas? ¿Te gustó el poema? ¿No te gustó? ¿Por qué?

Nos leemos 🙂

Entrada 8 del "Reto de Escritura 1 pieza=1 entrada"

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s