Reseña: “Los Ojos de Mi Princesa” por Carlos Cuauhtémoc Sánchez

Los Ojos de MI Princesa

“Otro libro que me habría caído mejor hace unos cuatro o cinco años atrás”

Autor: Sánchez, Carlos Cuauhtémoc
Título: Los Ojos de Mi Princesa
Título original: Los Ojos de Mi Princesa
Fecha de publicación: 2004
País: México
Editorial: Diamante
Formato: Físico Rústica pegada con solapas
No. Páginas: 304 páginas.
Género: Juvenil, Contemporáneo

Sinopsis

Además de ser ésta una de las historias de amor más originales y conmovedoras de la literatura actual, es también un agudo registro de los problemas con que los jóvenes se enfrentan a la vida.

José Carlos, un joven estudiante, halla en la figura de Sheccid el motivo para superar sus propias limitaciones y afirmar su madurez. En torno a estos dos personajes se suceden acontecimientos que nos permiten asomarnos al idealismo, al afán de perfección, pero también a los dramas y torturas interiores del mundo adolescente.

Sheccid es una niña-mujer llena de misterios, un personaje fascinante cuya belleza destructora esconde un terrible secreto; pero José Carlos, que la contempla como una musa y la mujer destinada, despliega un esfuerzo incesante para descifrarla y lograr conquistarla. El relato crece en intensidad en un poderoso vaivén que mantiene el interés a lo largo de todo el libro, hasta alcanzar un sobrecogedor dramatismo.

Los ojos de mi princesa es la obra de un escritor en plena madurez que nos lleva con mano firme y segura por los interiores de un mundo juvenil con una extraordinaria complejidad.

Lo que pienso…

La reseña la dividiré con comentarios a cada párrafo de la sinopsis. Los Ojos de Mi Princesa es un libro juvenil, tengo diecinueve años, pero estoy seguro que me habría gustado o por lo menos me habría impactado más hace unos cuatro o cinco años atrás. No es que haya o que el libro englobe cierta edad, aunque pues sí es un libro juvenil, no pasa nada si un adulto o un chavo a alguien más lo checa.

Además de ser ésta una de las historias de amor más originales y conmovedoras de la literatura actual, es también un agudo registro de los problemas con que los jóvenes se enfrentan a la vida.

Bueno, como les dije, éste es el primer párrafo de la contraportada del libro. En un inicio, el drama es quien se hace presente en primera instancia lo que resulta ser un buen gancho a seguir leyendo. La historia gira entorno a José Carlos, un chico de quince/dieciséis años que se enamora de una muchachita llamada *?*(No puse su nombre ya que el libro lo menciona casi hasta el final, tal vez no sea un spoiler, pero será mejor no ponerlo) Deghemteri, pero que el bautiza como Sheccid. Sheccid es el nombre de una princesa de un relato acerca de cómo un prisionero tomó de inspiración el amor que sentía por la princesa para salir adelante, ser mejor persona y para así poder conquistarla, entonces Deghemteri, venía siendo la Sheccid de José Carlos.
Éste libro no sé exactamente en qué porcentaje, es una autobiografía del autor, ya que muchos de los logros del personaje, de hecho fueron logros obtenido por el autor en la vida real.
Pero regresando a los personajes, Sheccid resulta ser una persona que esconde un misterio, alguien controversial en sus acciones, porque a veces parece corresponder, pero luego sin más, rechaza al niño soñador y podría decirse, ingenuo José Carlos.
La historia me gustó, pero fue el dramatismo rosa lo que no me permitía disfrutar bien el libro, osea que no podía imaginarme niños de quince años teniendo conversaciones tan dramáticas en la secundaria (de seguro puede pasar, pero me resultaba difícil creerlo, pero lo bueno es que logré dejar eso a un lado y no dejé que influyera en la lectura). A veces me gustaba imaginar las conversaciones, con personas más adultas, no sé si porque yo estoy más grande, deseaba imponer las conversaciones a personas más de mi edad, no lo sé.
Los círculos sociales de José Carlos son la escuela y su casa. Los personajes de la escuela eran algo fantasmales, estaban pero no estaban (Excepto de Ariadne), a veces resultaban un poco molestos, pero los personajes escolares fueron un elemento vital en cierto punto de la historia, donde José Carlos se ve envuelto en un lío. El círculo familiar tenía un poquito más de consistencia, las interacciones y las riñas con sus padres, fueron los pedazos que más disfrute, no porque discutían, sino porque José Carlos se empezaba a desarrollar más en empatía y por medio de la reflexión lograba entender a su familia y enfrentaba por medio del diálogo con sus padres, sus inconformidades. Esto es algo que la verdad es muy importante en cualquier familia.
La historia es original hasta cierto punto, puedo decir que sólo son unas cuantas páginas las que son inesperadas, pero hasta ahí.

José Carlos, un joven estudiante, halla en la figura de Sheccid el motivo para superar sus propias limitaciones y afirmar su madurez. En torno a estos dos personajes se suceden acontecimientos que nos permiten asomarnos al idealismo, al afán de perfección, pero también a los dramas y torturas interiores del mundo adolescente.

Es cierto, había mucho drama y entendí el lado de que los chavos hacían un drama gigante ante algo no muy grave, pero qué le vamos a hacer, así es la juventud, así soy yo y así solemos ser muchísimas personas, como bien dicen, nos ahogamos en un vaso de agua. El drama no me molesta, y como les digo aquí hubo mucho “drama juvenil”, pero a veces sentía como si leía un guión para la Rosa de Guadalupe, lo cual tal vez hasta cierto grado sea pues, no tan malo.
Algo que debo decir antes de pasar al análisis del siguiente párrafo, el enamoramiento de José Carlos hacia Sheccid, parece el de una princesa Disney, algo superficial, pero igual, bien dicen, los jóvenes se enamoran por los ojos.

Sheccid es una niña-mujer llena de misterios, un personaje fascinante cuya belleza destructora esconde un terrible secreto; pero José Carlos, que la contempla como una musa y la mujer destinada, despliega un esfuerzo incesante para descifrarla y lograr conquistarla. El relato crece en intensidad en un poderoso vaivén que mantiene el interés a lo largo de todo el libro, hasta alcanzar un sobrecogedor dramatismo.

Sí, como les dije Sheccid es misteriosa. Incesante es la palabra adecuada ante tanto esfuerzo hecho por José Carlos para acercarse a su musa. Debo decir que hay tres pedazos en especial donde pensé ponerle cinco estrellas en Goodreads, pero sabía que sólo era en esas páginas y que luego volvería al drama, así que no lo hice, le puse tres, lo cual no es tan mal tampoco.

Los ojos de mi princesa es la obra de un escritor en plena madurez que nos lleva con mano firme y segura por los interiores de un mundo juvenil con una extraordinaria complejidad.

¿Complejidad? Sinceramente no había tanta, la historia es bonita dependiendo de cómo la veas, a mi en cierto momento s me hizo que José Carlos nunca dejó de ser alguien egoísta. Es el primer libro que leo de Carlos Cuauhtémoc Sánchez y no puedo elaborar bien su forma de escritura, pero así a lo superficial, puedo decir que su narrativa es sencilla y fácil de digerir, el drama es bueno, pero sigo insistente (Parezco José Carlos), ésto hubiera sido algo que hubiera disfrutado más si los personajes tuvieran un trabajos, personajes con ideales ya más o menos planteados, con ajetreos, esas cosas serían lo que movería más la trama. Pero bueno es sólo mi deseo personal, sé que al final del día estoy agradecido porque creo que éste es de esos libros con los cuales podrían iniciarse muchos chavos a la lectura, ya que considero que puede surgir un reflejo personal a las vivencias de los personajes de “Los ojos de mi princesa”. Así que olviden eso de “gente mayor”.

Frases

mientras sufra por amor seré feliz”.- José Carlos

El redactor comprende las leyes de la gramática, el escritor las de la vida. El redactor es un ejecutor, el escritor es un soñador”.- Luis Alberto Machado

Nadie te dijo que la vida tenía que ser justa, correcta o coherente”.- Ariadne

En resumen:

Los Ojos de Mi Princesa es dirigida a un público joven, entre las palabras se percibe una voz que viene directamente del autor que nos dice que podemos hacer mejor, que la juventud no solo se relaciona con lágrimas, pero tampoco con puras risas, hay una voz que nos dice tú puedes ser mejor y hay que darle crédito al autor por hacer eso, porque como mencioné antes, la ligereza de narrativa se le adhiere a esa voz, lo cual, en mi opinión personal es casi perfecta para alguien joven y que piensa que siempre será joven y que no hay más que sólo el presente.

Escrito por

Estudiante de literaturas hispánicas en la Universidad de Sonora. A ratos es maestro de inglés. Fan de Instagram y a la búsqueda constante de su verdadero yo.

Un comentario sobre “Reseña: “Los Ojos de Mi Princesa” por Carlos Cuauhtémoc Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s